10.000 litros de agua embotellada para Cabrera

Tras el devastador incendio sufrido en Cabrera ha sido necesario abastecer con agua potable a los pueblos afectados debido a la insalubridad de ésta

Agua corriente enturbiada por los efectos del incendio originado en Losadilla.

Las tormentas sufridas el pasado domingo convirtieron los ríos Cabrera y Eria en auténticos lodazales de cernada. La erosión sufrida en los montes a consecuencia del incendio ha facilitado que el manto de cenizas haya contaminado la mayoría de corrientes de agua, así como los depósitos que abastecen a los pueblos.

Ríos ennegrecidos, cantos rodados cubiertos por una espesa lámina de tizne y truchas muertas flotando varadas en las orillas; unas trágicas consecuencias que también afectan directamente a los suministros de agua potable de las viviendas, ya que el agua que sale de sus cañerías sale turbia y contaminada.

Ante esta situación, los ayuntamientos de Truchas y Encinedo solicitaron a principios de esta semana a la Diputación de León, el suministro de agua embotellada para el consumo doméstico con el objetivo de paliar los efectos de las cenizas sobre el agua potable. Una medida que ha servido para mitigar de algún modo la demanda, pero que de momento no resuelve los problemas de salubridad de la traída de agua corriente, ya que ese agua no sirve ni para cocinar ni para la higiene corporal.

Desde el pasado lunes se han repartido un total de 8.640 litros de agua envasada en el municipio de Encinedo (repartidos entre las localidades de Encinedo, Losadilla, Robledo de Losada, Forna y Quintanilla de Losada) y de 1.440 en el de Truchas. Aproximadamente unas tres garrafas de agua por familia o vivienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *