Antes de que en América se celebrase Halloween, en Cabrera ya se vaciaban calabazas

Xepe Valle recoge en su libro que “en Cabreira, nos días previos a Los Santos, vaciábanse calabazas nas que se tallaba una cara humana y no sou interior poníase una candela”

Nabo vaciado con rasgos humanos utilizados en los días previos a Todos los Santos, en Irlanda.

Nabo vaciado con rasgos humanos utilizado en la víspera de Todos los Santos, en Irlanda.

En Cabrera y en buena parte de Europa el culto a los muertos se remonta a la época prerromana, muchos siglos antes de que los españoles llevasen esta celebración a latinoamérica y de que los irlandeses la exportasen a Estados Unidos. La tradición de la víspera o de los días previos de vaciar calabazas o nabos está documentada en muchos puntos de Europa y también en Cabrera, siglos antes de que los estadounidenses popularizaran esta tradición gracias al cine y a la televisión. Son muchos los autores que datan esta tradición en los pueblos indoeuropeos que ocuparon Irlanda, Escocia y la cornisa cantábrica, entre otras zonas en Europa.

En esta línea, Xepe Valle recoge en su libro ‘Mitoloxía y simbolismu alredor de la ñaturaleza y l’arquitectura tradicional de Cabreira’ que se trata de una celebración de origen prerromano con raíces en Cabrera y que a Estados Unidos fue importada por los emigrantes irlandeses.

“El cultu a los difuntos tien la sua máxima espresión no ritu del magostu y el día de Los Santos. El magostu —ritual qu’anguaño on perdura cun mueita fuerza— yiera celebráu xeneralmente la víéspera de Los Santos, entre l’equinocciu d’outoñu y el solsticiu d’enviernu”. Con  la castaña y la lumbre como principales elementos, “la familia xuntábase frente a una fugueira, y sobre las suas áscuaras asaban las castañas que diban acompañadas por treitos de vinu ñuevo. D’antiguo la celebración sirvía pa l’alcordanza de los antepasaos y los acabantes de morrere, creyando una atmósfera na que se pensaba que los espíritos de los difuntos acompañaban a los vivos nesi yantare. Pur esi motivu, en dalgunos llugares d’El Bierciu deixaban esa ñueite la puerta la casa abierta pa qu’entraran las ánimas de los difuntos al calor del llar y comieran las castañas que-yes habían deixáu sobre la mesa”, explica Valle en su obra, que puede adquirirse en la librería Artemis de León o en nuestra tienda online.

Además, añade que “la festividá de difuntos ou de Los Santos puede considerase cumo la cristianización del que pudo ser l’añu ñuevu celta, más cuñocíu cumo Samhain. El Samhain yiera la fiesta na que vivos y muertos podían convivir xuntos; yiera’l ritu del cultu a los muertos y los sous espíritos. Simbolizaba’l final de las culleitas y del branu, y la entrada del enviernu, que supón la muerte de la lluz y el comienzu del periodu escuru, momentu que pudo representar l’iniciu del añu pa los celtas —d’esti xeitu, los periodos escuros yieran usaos pulos celtas pa contabilizar el cambiu de xornada, que prencipiaba pula tardiquina, cuna ñueite. De maneira que’l día siguía a la ñueite y el cómputu del tiempu realizábase al traviés d’ésta—”.

Calabazas iluminadas

En Cabreira, prosigue Valle en el capítulo de su libro dedicado a esta celebración, “na época na que se facían los magostos —coincidiendo en gran midida cuno Samhain y la ñueite de difuntos—, tal y cumo oucurre n’outros llugares de tradición celta —cumo Irlanda y el sou Halloween, contracción de «All Hallows’ Evening» ‘viéspera de Tódolos Santos’—, vaciábanse calabazas nas que se tallaba una cara humana; no sou interior colocábase una candela qu’allumaba al xeitu d’un farolicu ou candil de llucerina.

Las calabazas iluminadas “deixábanse en llugares escuros cumo cruceiros, caleyos ou nas cercanías de ciminterios, cuna única intención d’asustar y xenerar miedu a quien pur eillina pasaba. Yía evidente que l’usu de la calabaza cumo elementu prencipal nesta tradición, nun pudo ser viable nas dóminas más antiguas, pur cuenta de qu’esti cucurbitáceu procedente d’América nun foi introducíu n’Europa hasta’l siegru XVI. Pulo tanto, el ritu tovo de facese nún prencipiu utilizando prencipalmente, bien melones introducios na península a rayíz de la romanización ou remolachas, ñabos bravos, etcétera —ou bien pudienon ser calaveiras humanas nos tiempos más primitivos—”.

Según constatan las fuentes antiguas, “los celtas yieran un puebru belicosu qu’en ganando al enemigu na batalla, cortaban el craniu a maneira de troféu. El craniu depositábanlu nos muros y entradas de las suas casas ou llugares de cultu, nos buracos las fachadas, qu’allumaos pur piqueiñas candelas sirvían cumo métodu pa escabildar a los enemigos y espíritos de los derrotaos, asina cumo p’amostrar la victoria. Onque n’outras oucasiones, tratábase de calaveiras de los sous achegaos, que mantenían cumo reliquias de los antepasaos y la familia; pa los celtas la tiesta yiera’l centru del espíritu de la persona”. Este autor cabreirés también nos indica que algunos vestigios o “güellas d’esta arcaica lliturxa pueden atopase na igresia vieya de Forna, onde van unos años alcontróuse, en retirando’l cal de la parede del sou pórticu, una cruz axeitada na piedra, na que los cabeiros de la mesma había varias calaveiras humanas incrustadas; inequívocu símbolu d’esi arcaicu pasáu cabreirés qu’anguaño se fa cenisas y muerre sin remediu”.

 

2 thoughts on “Antes de que en América se celebrase Halloween, en Cabrera ya se vaciaban calabazas”

  1. Pingback: El magostu y Los Santos – El Cabreirés
  2. Trackback: El magostu y Los Santos – El Cabreirés
  3. Pingback: El Bruxu, una tradición navideña muy cabreiresa | El Cabreirés
  4. Trackback: El Bruxu, una tradición navideña muy cabreiresa | El Cabreirés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *