Balance sobre la campaña de lucha contra incendios forestales

La Junta de Castilla y León ha cerrado la campaña contra incendios con un total de 1.139 incendios y 9.773 hectáreas de superficie forestal calcinada en toda la comunidad, de las que ya sólo en Cabrera en el último més se contabilizan más de 800 hectáreas quemadas, lo que supone un grave problema ecológico a considerar

Las brigadas antiincendios, en el incendio de Truchas, esta madrugada. Foto: Brif

Las brigadas antiincendios en uno de los incendios de Truchas de este verano. Foto: Brif

En el cómputo total de la región leonesa, sólo dos incendios localizados en Fabero y Encinedo, al que hay que sumar otro en la provincia de Salamanca, han arrasado con casi 4.100 hectáreas, lo que supone casi la mitad de toda la superficie quemada de la comunidad de Castilla y León.

En lo que va de año, Cabrera deja un largo balance de incendios forestales cuya causa probable ha sido determinada como intencionada por los centros operativos para la lucha contra incendios. Sin duda el municipio más castigado ha sido el de Encinedo donde el 12 de septiembre se llegaron a quemar más de 800 hectáreas forestales en la sierra de Cabrera, entre las provincias de Zamora y León, afectando al término de la localidad de San Ciprián de Sanabria y al de Santa Eulalia en el incendio intencionado más devastador del verano en nuestra comarca.

La mayoría de los más de 12 incendios registrados durante este verano en Cabrera y comarcas limítrofes han resultado ser intencionados, aunque también se registraron varios incendios originados por las diversas tormentas eléctricas que azotaron durante los primeros meses veraniegos nuestra comarca. Entre los principales pueblos afectados podemos nombrar a Santa Eulalia, La Baña, Llamas, Sigüeya, Silván, Truchas, Truchillas, Baillo, Iruela y Corporales, así como las localidades vecinas de Torneros de la Valdería, San Ciprián de Sanabria o Las Médulas.

Tal y como informamos días atrás en este periódico, el alcalde de Benuza Agapito Encina ha solicitado con urgencia la creación de una balsa antiincendios junto al arroyo de Silván que podría mejorar sustancialmente los tiempos de respuesta y actuación contra los fuegos que habitualmente se provocan en Cabrera.

En este sentido, desde algunos de los grupos parlamentarios de la oposición, en las Cortes de Castilla y León, apuntan en la necesidad de tomar mejores medidas en la vigilancia y prevención de incendios, así como en endurecer las penas a los pirómanos, y en mejorar, por otra parte, la situación laboral de los efectivos de las brigadas antiincendios como la BRIF de Tabuyo, que debido a esa precaria situación convocó una huelga el año pasado para reclamar unas condiciones y un convenio de trabajo más justos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *