Cabrera también teme a Trump

Las excluyentes políticas económicas del nuevo presidente estadounidense preocupan al sector de la pizarra, una industria que en la última década ha conseguido incrementar notablemente la exportación al país norteamericano

Donald Trump, presidente de Estados Unidos de América

Cuando Estados Unidos estornuda el mundo se resfría y en los últimos días hay síntomas evidentes de ambas cosas. Los cambios que Donald Trump está introduciendo en sus políticas económicas y de importación preocupan ya a medio mundo y Cabrera no es ajena a ello. El principal producto que exporta la comarca, la pizarra, tiene en el país norteamericano uno de sus mercados preferentes, aunque no el principal.

Pese a que el porcentaje de exportación de la pizarra española a Estados Unidos de América no alcanza el volumen que se comercializa en el resto de Europa, el año pasado la exportación a América creció un 7%. En total, fueron 6.855 toneladas de pizarra las que Estados Unidos importó, por lo que el sector pizarrero de Cabrera y el Bierzo facturó 3.158.276 de euros. A pesar del incremento de las ventas, supuso una facturación de un 8% menos que en el año 2015, debido a que el precio por tonelada descendió un 14%.

El mercado estadounidense, por su gran potencial económico, supone, sin duda, un terreno de negocio aún en expansión, ideal para un producto de calidad como es la pizarra del noroeste español; la mejor pizarra que se puede encontrar hoy en día en el mercado internacional. Sin embargo el giro económico que pretende tomar Estados Unidos con la imposición de las políticas económicas de Donald Trump, basadas en un proteccionismo extremo de sus mercados nacionales y en contra del resto de mercados internacionales, no han hecho más que inquietar al sector pizarrero español que ve peligrar sus exportaciones a EE.UU.

En declaraciones recientes a la prensa, Eliseo López, presidente de la patronal pizarrera de Castilla y León (Apical), ha confirmado esa inquietud, ya que se teme que los nuevos aranceles que EEUU pueda aplicar a los productos importados puedan suponer un revés económico para la industria pizarrera. Un temor que se agrava con la reciente comercialización de un producto estadounidense de bajo coste, elaborado a partir de derivados del petróleo y del alquitrán, que pretende imitar y competir con las pizarras españolas elaboradas en El Bierzo, Cabrera o Valdeorras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *