Cabrera, territorio del lince ibérico

Un ejemplar macho, nacido en cautividad en Portugal y provisto de un collar transmisor, ha sido detectado recientemente en el Morredeiro después de que ya fuera localizado en noviembre en la sierra de Cabrera

Un lince espera una presa.

Un lince espera una presa.

Una de las especies más amenazadas del mundo, el lince ibérico, cuenta con un refugio en Cabrera. Parece que a este felino le han gustado las condiciones de vida en la comarca ya que desde que en noviembre el lince ‘Kentaro’ fuera detectado en la sierra de Cabrera éste ha tomado la zona como parte de su área de movimientos.

Se trata de un único ejemplar nacido en Portugal y liberado hace más de un año en los Montes de Toledo. ‘Kentaro’, nombre que le dieron sus criadores en el Centro de Cría en Cautividad de Silves (Portugal) en marzo de 2013, fue puesto en libertad junto a su hermano ‘Khan’. Los collares provistos con un sistema de geolocalización que llevan estos dos ejemplares han permitido hacer un seguimiento de sus desplazamientos. ‘Kentaro’, el lince localizado en Cabrera, ha sorteado ríos, carreteras y vías de tren desde que lo soltaron en Toledo para recorrer las provincias de Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Zaragoza, Soria, La Rioja, Burgos, Palencia, Valladolid y Zamora, además de Portugal. Su hermano Khan efectuó un recorrido en sentido opuesto y en junio de 2015 regresó a Portugal.

‘Kentaro’ estuvo en las Lagunas de Villafáfila, al sur de Benavente, antes de desplazarse a Cabrera el pasado año, pero parece que le ha tomado gusto a la zona ya que ha vuelto a ser localizado recientemente en la zona del Morredeiro, han asegurado los responsables del seguimiento del gran felino peninsular, que lo ubican también en la zona de Ourense.

En sus continuos desplazamientos, este depredador ha alternado zonas con abundancia de conejo de monte y otras en los que lo ha sustituido de su dieta por otras presas, como roedores o cérvidos. Para los colectivos ecologistas y de protección de los animales el hecho de que un ejemplar nacido en cautividad haya sobrevivido en Cabrera significa que uno silvestre no tendría por qué tener problemas. Además, su presencia y la de otras especies que han regresado a Cabrera, como el oso pardo, certifican una mejora de la calidad ambiental. «Nuestros montes se han recuperado y aquí tienen un hábitat ideal, a pesar del problema del furtivismo y la escasa vigilancia», destacan.

El lince ‘Kentaro’ forma parte de un proyecto Life de la Unión Europea y que tiene como objetivo la recuperación de la especie en su hábitat histórico en España y Portugal. Este gran felino, que es capaz de recorrer más de 25 kilómetros diarios, forma junto al oso y al lobo los tres grandes depredadores de la península y los tres están presentes en Cabrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *