Cabrera, un lugar privilegiado para ver la mayor lluvia de estrellas de los últimos años

Las noches de este jueves y viernes son los momentos en los que mejor se verán las Perseidas. A continuación os ofrecemos los mejores lugares y algunos consejos para disfrutar de hasta 500 meteoros a la hora

Perseidas en CabreraEs bien conocido que Cabrera es un lugar privilegiado para ver las estrellas. La poca contaminación lumínica y la elevada altitud media de la comarca favorecen la nítida visualización de los cuerpos celestes en las muchas noches despejadas de que disfruta este zona.

La noche de este jueves y la de este viernes, además, se une a este privilegiado firmamento un espectáculo único y gratuito, la lluvia de estrellas más intensa de los últimos años.

Se trata de las Perseidas que llegarán a su máximo en la noche del jueves y también del viernes. Esta intensa lluvia de estrellas, en la que se esperan hasta 500 meteoros a la hora, es el fenómeno que se produce entre finales de julio y agosto y que este año será cinco veces más potente. Ante la ausencia de actividades y eventos astronómicos organizados para estos días en Cabrera os ofrecemos algunos consejos para disfrutar más de este espectáculo del universo.

Dónde y cuándo ver la mayor lluvia de estrellas de los últimos años

La única y principal condición es alejarse de los pueblos con contaminación lumínica y buscar un cielo oscuro. La mayor parte de los eventos que se han organizado en España son para la noche de este jueves, cuando a partir de las dos de la madrugada se podrán llegar a ver, en el mejor de los casos, hasta 500 meteoros a la hora.

Más allá de la observación de las también llamadas “lágrimas de San Lorenzo” hay algunos datos que conviene conocer.

¿Qué ocurre?
La lluvia de estrellas fugaces, que empezó suavemente a mediados de julio, se acerca a su máximo estas noches. Entre los astrónomos hay una guerra de cifras sobre las que se podrán ver este verano: desde los 150 a los 500 meteoros por hora, pero sea cual sea la cantidad exacta, el espectáculo astronómico está garantizado.

Cientos de estrellas fugaces dejarán su efímero rastro durante unos instantes para el deleite de los observadores.
¿Quienes son las protagonistas?
Las perseidas. Reciben su nombre porque los meteoros emergen de la constelación de Perseo, en el horizonte noreste, y parece que se dirigen en todas direcciones. Es lo que en astronomía se denomina ‘radiante’, aunque es solo una sensación óptica.

En realidad las trayectorias de los meteoros son paralelas, pero por un efecto semejante al de mirar las vías del tren, parecen unirse en un punto lejano. Las perseidas también se llaman lágrimas de San Lorenzo porque aparecen en torno a esta festividad (10 de agosto).

¿Cuándo es el mejor momento para su observación?
En 2016 la actividad de las perseidas ocurre entre el 17 de julio y el 24 de agosto. Aunque el máximo se producirá el 12 de agosto durante el día en España (entre las 15 y 17:30h hora peninsular), la mejor noche para su observación es la del 11 y al 12 de este mes.

La Luna estará en su fase creciente a primera hora de la noche, así que su luz podría restar un poco de belleza a la lluvia, pero entre las dos y las seis de la madrugada de este 12 de agosto el cielo mostrará a las perseidas en todo su esplendor. Según algunos astrónomos, la noche siguiente, del 12 al 13 de agosto, podría ser incluso mejor.
¿Dónde ver las Perseidas?
En cualquier lugar donde se pueda observar un cielo oscuro y estrellado. Conviene, por tanto, alejarse de los pueblos con contaminación lumínica.

Así la lluvia de estrellas podrá observarse desde cualquier punto de España sin la necesidad de telescopio. A pesar de ello los expertos recomiendan no observar directamente hacia la constelación de Perseo -de donde provienen las Perseidas- sino a unos 40 grados de la misma.

¿Por qué suceden?
La famosa lluvia de estrellas, que en los primeros días de agosto ya se pudo observar, se producen cuando la Tierra atraviesa en su trayectoria en torno al Sol la estela del cometa Swift-Tuttle.

Este cometa, que completa una órbita alrededor del Sol cada 133 años aproximadamente, se calienta cada vez que se aproxima a la estrella y emite chorros de gas y pequeñas partículas sólidas que forman la cola del cometa. De esta forma, multitud de meteroides -pequeñas partículas- se desprenden y chocan contra la atmósfera. El cometa, denominado así por los astrónomos estadounidenses Lewis Swift y Horace Tuttle, fue visto por primera vez en el año 1862, cuando se pensó que iba a chocar contra la tierra. Tres años después, Giovanni Schiaparelli se dio cuenta que este cometa era el origen de las perseidas.

Swift-Tuttle es del mismo tamaño del asteroide que hizo desaparecer a los dinosaurios hace 65 millones de años, pero los científicos han confirmado que, de momento, no existe peligro de que colisione contra la Tierra. Con esta tranquilidad, solo queda hacernos con una tumbona, saco de dormir o manta para acercarnos a un punto alto, sin luz y sin árboles, con los pies apuntando al noreste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *