Carta a la procuradora popular Ana Rosa Sopeña Ballina

Estimada Sra. Ana Rosa Sopeña Ballina, vocal de la Comisión de Educación del Grupo Parlamentario Popular de las Cortes de Castilla y León:

El motivo de esta carta es para hacerle llegar a usted y a su grupo parlamentario mi perplejidad ante la decisión que el pasado 18 de octubre tomaron al votar en contra de la Proposición No de Ley presentada por Podemos Castilla y León en la que se pedía el oportuno desarrollo del artículo 5.2 del Estatuto de Autonomía.

Como bien sabe, este artículo establece sobre el leonés que «su protección, uso y promoción serán objeto de regulación».

Usted, como portavoz de su grupo parlamentario dice en su intervención del pasado miércoles que no existe una demanda de la sociedad leonesa para poder desarrollar el artículo 5.2 y validar por tanto esta PNL. Dice creer que “este tema es más bien una preocupación de, a ver quién trae aquí (a las Cortes) esta iniciativa y a ver a quién se la aprueban y qué se hace, y cada grupo dice, pues yo empecé, yo lo traje, yo lo aprobé, yo lo vuelvo a traer… y me parece que es menos preocupación la que tienen en general los ciudadanos con este tema”.

Yo le pregunto, ¿si no existe una demanda de la sociedad ni una preocupación por el leonés, por qué existen al menos 6 asociaciones culturales en activo en la región leonesa  dedicadas al estudio y divulgación del leonés? ¿por qué estas asociaciones llevan prácticamente 20 años realizando cursos de aprendizaje del leonés? ¿por qué se escriben libros, se publican diccionarios y métodos de autoaprendizaje del leonés si no hay una demanda real?.

Continúa diciendo en su intervención en las Cortes que usted no dice “que no haya que proteger (al leonés), y que es un patrimonio que tenemos y que hay que darle valor, pero desde luego no me parece a mí que el valor se le dé, pues diciendo, yo la traje primero y aprobé y no se hizo nada, y el otro viene y dice, pues yo también la voy a traer”.

Con todos mis respetos, no soy quién a entender en absoluto el significado de sus palabras, y tengo toda la impresión de que ustedes lo que en realidad pretenden es echar balones fuera ante algo que al parecer les incomoda.

Dice que hay que poner en valor al leonés, pero le recuerdo que el día 18 de octubre tras pronunciar esa promisa ustedes votaron no al desarrollo del artículo 5.2, mientras que el resto de partidos de la oposición, salvo Ciudadanos que se abstuvo, votaron a favor. Los partidos representan a las personas, a sus votantes, y son los encargados de escuchar y actuar ante las demandas de los propios ciudadanos. En este sentido tengo serias dudas de que las diferentes agrupaciones, distintas en color e idearios políticos, que en varias ocasiones se han interesado en proponer medidas para proteger el patrimonio lingüístico, jueguen como usted dice a algún tipo de competición por ver quién es el primero en llevarse los honores ante tal iniciativa.

Sra. Sopeña, usted insiste en su discurso en que el leonés es un patrimonio y que hay que potenciarlo a través de la Diputación de León y las AMPAs. Totalmente de acuerdo, pero usted se olvida de que en el propio Estatuto de Autonomía, de la comunidad a la que usted pertenece y representa, se reconoce y se indica expresamente que el leonés tiene que ser objeto de protección específica por parte de las instituciones por su particular valor dentro del patrimonio lingüístico de la comunidad y que su uso y promoción serán objeto de regulación. ¿Acaso la Junta de Castilla y León a través de su Consejería de Educación no es la institución más idónea para llevar a cabo esa tarea de regulación y de puesta en valor, tal y como sucede en Aragón con la lengua aragonesa?.

Con la negativa del grupo parlamentario del Partido Popular, ustedes están incumpliendo el mandato de la legislación vigente. La Junta de Castilla y León incumple el artículo 5,2, incumple por tanto su propio Estatuto de Autonomía, motivo por el que ya ha sido amonestada en varias ocasiones por el propio Procurador del Común, el defensor del pueblo de Castilla y León, y por el Consejo de Europa por incumplir la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias, tratado ratificado por España en 2001 pero ignorado sistemáticamente por la Junta.

Le adjunto al término de mi escrito un artículo de opinión que fue publicado en el año 1981 en la revista cabreiresa Serano, con el que le quiero transmitir la sensibilidad y demanda real que se viene reclamando desde hace décadas sobre la protección de la lengua leonesa (contextualizado, eso sí, en base al conocimiento lingüístico general que sobre este idioma había en aquella época en León). Este artículo redactado a principios de los años ochenta habla de una lengua que hace 35 años estaba muy viva y muy presente en muchos de nuestros pueblos de Zamora y León y que hoy desaparece y muere a una velocidad vertiginosa.

Sra. Sopeña, usted y su grupo parlamentario consideran que no existe una demanda social, pero se olvidan de que su obligación como políticos es proteger y fomentar el patrimonio cultural, no dejar que muera por inanición. Según lo dicho, me apena decirle que con su indiferencia están condenando al leonés a su desaparición, aunque espero que en un futuro, usted y su partido, puedan reconsiderar su postura antes de que eso suceda. Estoy seguro de que usted, cuyo apellido materno sólo es entendible desde la lengua asturleonesa, lo entenderá.

 

Sinceramente,

Xepe Valle Carrera.

 

revista-serano-agosto-1981EL LENGUAJE CASTELLANO Y EL DIALECTO CABREIRÉS

Una de las muchas cosas que llaman la atención del forastero que visita la Cabrera es el modo de hablar de los habitantes de esta comarca. Porque aunque se expresan en castellano, casi siempre utilizan alguna expresión típica de estas tierras.

Dícen los entendidos que la creatividad del hombre es tan rica inventando palabras, que si se juntaran todas las que no están en el idioma oficial se haría un diccionario tan grande como el de la Real Academia. Además, dicen que estas palabras sólo se usan en pequeñas zonas, de unos 20 kilómetros cuadrados. Solamente cuando uno de estos localismos es utilizado en muchas regiones, pasa a formar parte del castellano.

Aquí, en la Cabrera, ocurre algo parecido, pero como es tan grande el número de palabras propias, con su acento particular, sus verbos, etc., yo me atrevería a llamarlo dialecto.

A lo largo de mi vida profesional, me ha tocado vivir en varias zonas de nuestra provincia que no emplean el castellano para expresarse. A este respecto, recuerdo que, en un pueblecito situado cerca de los Ancares leoneses, casi rayando con Lugo, me contaron que una maestra castigaba a los niños cuando les oía hablar gallego, incluso fuera de la escuela. Con todos los respetos hacia la buena voluntad que pudiera tener esa señora, a mí me parece que eso es una barbaridad. No hace falta ser un lince para observar que todas las personas nos expresamos muchísimo mejor en nuestro idioma materno.

Actitudes como la de esta maestra son las que han ayudado a que muchos habitantes de estas comarcas se sientan avergonzados de hablar su propio idioma o su dialecto. Algo que ocurre en la Cabrera. “Perdone, pero no sabemos hablar de otra manera”, se oye de vez en cuando. ¿Señores, si no hay nada que perdonar! ¡Que tienen ustedes una gran riqueza expresiva y no la saben valorar! ¿Acaso los andaluces o los extremeños piden perdón cuando hablan su dialecto? Sin ir más lejos, hasta hace bien poco tiempo oíamos hablar por televisión a una locutora con acento canario. Y de vez en cuando sale algún ministro con acento andaluz.

Yo creo que una de las causas por las que existe este complejo es porque no se distingue bien lo que es propiamente castellano y lo que pertenece al dialecto cabreirés. Por eso aprovecho estas páginas para felicitar a los niños de Castrillo de Cabrera por su esfuerzo en confeccionar un diccionario cabreirés. Estoy seguro de que estos chicos, cuando sean mayores, se sentirán orgullosos de hablar su dialecto.

Aprendamos bien el castellano, pero que no nos dé vergüenza hablar en cabreirés.

Miro, Castrillo de Cabrera. Revista Serano (1981)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *