Cuentos de maricastaña con sabor a pera en los colegios cabreireses

Manuel Ferrero en La Baña

El escritor de literatura infantil y cuentacuentos, Manolo Ferrero, ofreció este miércoles sus divertidos relatos y lecturas en el colegio agrupado de Quintanilla-Truchas-La Baña, un acto pensado para niños a partir de 4 años. Ferrero es autor de libros como Kikiño, Anastasia la valiente el cordero conquistador o el brujo mangachuscos

Los escolares del colegio agrupado de Cabrera, vivieron emocionantes aventuras con el Gallo Kirico, Garbancito o incluso la leyenda de Juan sin miedo, e interpretaron el cuento de los 3 cercitos “un poco versionado”. En Truchas cantaron todos los niños con un “cochu”, la canción de la carrera de los Cochus, una marioneta que sirve para que Ferrero haga participar a los más pequeños.

Ferrero afirma que “estoy muy agradecido con el CRA de Cabrera, ya que siempre hacen un esfuerzo por traerme y poder enseñar mis cuentos, cambiar un poco el ritmo de las clases, y aprender de la tradición oral que es muy importante. El CRA de Cabrera hace el doble de esfuerzo que otros colegios que tienen mas presupuesto y por eso yo lo valoro y estoy eternamente agradecido”

Manuel Ferrero en Truchas

Ferrero añade que “En la Baña, muchos de los rapaces sonreían cuando les traté de explicar que es la tradición oral y en que consiste la transmisión de leyendas y cuentos no escritos de boca en boca y de generación en generación, muchos de ellos me confirmaron que a ellos aún les cuentan muchos cuentos” Ferrero también apuesta por la lengua y dice que “me lleno de ilusión saber que los niños han estado trabajando con alguno de mis libros, sobre todo con el cordero conquistador y con Anastasia la valiente. De igual forma trato de defender nuestra lengua leonesa en este caso el cabreirés para que los niños lo identifiquen y aprendan a valorarlo”

“Soy un cuentacuentos, contador o cuentero, nacido en León y ciudadano de la vida. Criado a base de narraciones, mina de carbón, cariño, nieve y mucha paciencia. Decidí dejar el mundo de la abogacía y vivir del cuento.Recojo historias de la gente mayor y las vuelvo a rodar. Escribo también las mías propias para seguir la estela, fugaz o eterna, de los miles de soñadores (que a la luz del fuego o en la sombra de la noche de los tiempos), hicieron de la emoción y de la palabra un arte. Estoy comprometido con la segunda alfabetización; la emocional. A través de los cuentos espero hacer recuperar a la sociedad: la pasión por vivir, la sinceridad y la libertad frente al consumismo. No estoy solo en el camino, miles de voces me acompañan”, así se define Ferrero, uno de esos artistas comprometidos con su tiempo y con su tierra, tal y como ha demostrado en numerosas ocasiones.

Manuel Ferrero es ya un conocido entre los ‘peques’ de la Cabrera gracias a las actuaciones de cuentacuentos ya el año pasado en los propios colegios, sino que también actuó en la fiesta de Cabrera en Nogar y en muchas otras casas de cultura.

Su última obra es ‘El brujo Mangachuscos’, un cuento que nos enseña a ser valientes y a respetar a todos los seres del planeta, y que cuenta con ilustraciones de la artista cántabra Paula Vallar Gárate. Este cuento sigue la estela de publicaciones anteriores del autor leonés como ‘La hormiga Pasmina’ (Algar) y ‘Anastasia, la valiente’ (Babidi-bú). El protagonista de su nueva publicación se hace llamar Mangachuscos y es, según el escritor, un brujo moderno que vuela con fregona porque lo de volar con escoba le parece cosa de carcamales. Es tan malo que hasta el cocodrilo del pantano le teme, pero un acto a priori tan insignificante como pisar una hormiga le hará perder buena parte de su poder y desde entonces ya nada será lo mismo en el mundo del brujo Mangachuscos.

Manuel Ferrero en Quintanilla de Losada

El nuevo libro de Ferrero es un cuento que nos enseña a ser valientes y a respetar a todos los seres del planeta, por pequeños e insignificantes que parezcan. Cuando las personas colaboran unas con otras son capaces de protegerse de quienes disfrutan haciendo daño, viene a decir el cuenta cuentos leonés en este libro que promueve el respeto y agradecimiento a nuestros ancestros, porque el tenerles presentes es “una fuerza mágica” que llena al mundo de buena fortuna. Y es que el amor termina derrotando al mal, en este caso el de la abuela hormiga que consigue desposeer de su poder al malvado brujo y provocar incluso las burlas de su gato Ponzoña.

En esta odisea ha contado con la inestimable colaboración de la joven ilustradora cántabra Paula Vallar Gárate, una apasionada del dibujo desde niña que cursó estudios en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad del País Vasco. Desde entonces la fotografía, el dibujo y la pintura la han acompañado en su quehacer profesional.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *