Ecologistas en Acción denuncia «irregularidades» en la batida que acabó con la vida de 46 jabalíes en Llamas

El colectivo exige un mayor control sobre las batidas por parte de las administraciones, ya que, según afirman, «año tras año se conocen abusos y anomalías durante las actividades de caza»

Rueda de prensa de Ecologistas en Acción

Ecologistas en Acción durante una rueda de prensa. Foto: Enrique López.

Ecologistas en Acción ha denunciado «irregularidades» en la batida que se saldó con 46 jabalíes abatidos en los montes de Llamas de Cabrera durante los días 20 y 21 de febrero. Tras conocer la noticia de la cacería la organización ecologista ha afirmado en un comunicado que «el número de animales que se permitió matar parece excesivo y cuestiona el respeto a los principios de uso razonable y regulación equilibrada desde el punto de vista ecológico de las especies sometidas a aprovechamiento cinegético», por lo que ha solicitado información al Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León.

Asimismo sostienen que «hay que tener en cuenta que las poblaciones de jabalíes fluctúan mucho y que una gestión cinegética irresponsable puede romper la estructura de las piaras, siendo la escasez de estos animales perjudicial para sus depredadores naturales que, al no poder alimentarse de fauna salvaje, intentan acceder a presas más fáciles, como el ganado, para poder sobrevivir».

También ponen en duda que el número de cazadores autorizados que participaron en esa cacería cumplieran con el cupo legal autorizado, así como a la correcta señalización para evitar accidentes mortales como los sucedidos en años pasados: 2015 en Trabadelo, 2014 en Valdefrancos, 2013 en Oencia, 2012 en Tejedo o 2010 en Sobrado.

Por estos motivos exigen a la Junta más vigilancia y que «cumpla con su deber de controlar de forma estricta el cumplimiento de la legalidad en el ejercicio de la caza, dotando las cacerías del personal que sea necesario: agentes forestales y celadores de medio ambiente». Para ello van a iniciar una campaña de denuncia para evitar el «descontrol, los incumplimientos y los abusos en el ejercicio de la caza: falta de publicidad de las batidas, delimitación imprecisa de la zona donde se lleva a cabo la cacería, participación de más cazadores de los autorizados, corte de caminos públicos, disparos en caminos, falta de vigilancia por parte de los agentes medioambientales, la no realización de análisis toxicológicos a la persona que dispara».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *