El Ayuntamiento de Puente prohíbe el consumo de agua por presencia de arsénico

«No debe usarse ni para beber ni para cocinar», avisa el Consistorio en un bando en el que alerta, sin mencionar el compuesto altamente tóxico, de que el líquido «no se encuentra en condiciones óptimas»

Arsénico en el agua del grifo. Según ha podido saber EL CABREIRÉS, este es el resultado del análisis realizado al agua de consumo doméstico de la red de abastecimiento municipal de Puente de Domingo Flórez. La presencia de este compuesto altamente tóxico ha obligado a este ayuntamiento cabreirés a prohibir su consumo y también su uso para cocinar «hasta nuevo aviso», según consta en el bando emitido por el alcalde, Julio Arias Escuredo.

Este miércoles el Ayuntamiento de Puente de Domingo Flórez ha prohibido el consumo de agua tras comprobar en un análisis programado que contiene arsénico, una sustancia altamente tóxica, cuya ingestión en altas cantidades produce síntomas gastrointestinales, alteraciones en las funciones cardiovascular y neurológica y eventualmente la muerte.

Concentración de arsénico en el suelo. Cabrera cuente con niveles altos.

Concentración de arsénico en el suelo. Cabrera cuente con niveles altos.

El agua «no se encuentra en condiciones óptimas», ha reconocido  en un bando que ha hecho público este miércoles el Consistorio en el que indican que «no debe usarse ni para beber ni para cocinar, hasta nuevo aviso». Aunque la presencia de esta sustancia tóxica se ha detectado en el agua de abastecimiento municipal Puente, lo cierto es que el problema del arsénico afecta en mayor o menor medida a otras zonas de Cabrera y de León, ya que el suelo de la provincia tiene unos valores altos de este elemento que según los científicos actúa como ‘motor’ para activar el cáncer en sus diferentes vertientes. Es lo que los científicos del Centro Nacional de Epidemiología han detectado y que lo que han dado en denominar como una «asociación estadística».

Dentro de las alteraciones que puede producir está la depresión de la médula ósea, hemólisis, hepatomegalia, melanosis, polineuropatía y encefalopatía. La exposición crónica al arsénico en cantidades menores puede producir una serie de trastornos dermatológicos, neuropatía periférica, encefalopatía, bronquitis, fibrosis pulmonar, hepatoesplenomegalia, hipertensión portal, enfermedad vascular periférica («síndrome del pie negro»), ateroesclerosis, cáncer y diabetes mellitus, según los estudios epidemiológicos realizados hasta ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *