El Castillo de Peña Ramiro se rodea de andamios

Comienzan las obras de restauración de uno de los atractivos turísticos de la comarca y la principal huella medieval de Cabrera que cuentan con un presupuesto de 33.000 euros

Las obras llegan al castillo de Peña Ramiro

Las obras llegan al castillo de Peña Ramiro. Foto: elcabreires.com

Hacía 50 años que la tranquilidad no se alteraba en el cerro de Peña Ramiro, cuando instalaron la escultura del Cristo sobre el castillo medieval. Sin embargo, estas semanas, las obras se han vuelto a asentar en lo más alto de la colina. Los andamios y algunos trabajadores anuncian el inicio de las obras que preservarán para un tiempo los más de seis siglos de historia del viejo castillo. El Ayuntamiento de Truchas, con apoyo de Montañas del Teleno, acomete dichas laboras de consolidación y la puesta en valor de un icono patrimonial de Cabrera como es el torreón y los muros que se conservan de la construcción medieval.

El goteo incesante de turistas que recibe la fortaleza apremia a un municipio que quiere atraer el turismo a sus tierras y por ello, el Consistorio pretende que este reclamo patrimonial esté listo para “antes del verano”. El objetivo es “convertir este lugar en un reclamo de primer orden turístico, porque el lugar es único” y además, supone “un incentivo más para la hostelería” de la zona, señalaron fuentes municipales. Sin embargo, las labores no son sencillas y el propio alcalde de Truchas, Francisco Simón, señalaba las dificultades que implica la obra “por lo escarpado de la zona donde se asienta el torreón”. El proyecto cuenta con un presupuesto de 33.000 euros que sufragarán el Ayuntamiento de Truchas y el Grupo de Acción Local Montañas del Teleno.

La intervención, aprobada por la Comisión Territorial de Patrimonio, prevé mejorar los accesos y la mejora del entorno, lo que se ha estimado en unos 10.000 euros, mientras que los otros 23.000 euros se emplearán en la supresión de la escalera interior de la torre que asciende a la estatua del Sagrado Corazón y en reparar las daños propios del paso del tiempo y la falta de inversión por parte de sus propietarios, los herederos del Conde de Villafranca.

De no actuar a tiempo, según los informes, los daños irían a más y acabarían con la precaria estructura en un espacio de tiempo no muy amplio. Por ello, el Ayuntamiento de Truchas ha decido realizar la obra y actuar sobre esta espectacular atalaya cuyas vistas dominan gran parte de Cabrera  y el serpenteante valle del río Eria. Hacia el mes de julio, los turistas ya podrán visitar la remozada fortaleza medieval cabreiresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *