El incendio que asuela Cabrera tiene cuatro focos y sigue descontrolado

La administración estima que tardará días en estar bajo control y pide la colaboración ciudadana para “perseguir” al criminal que provocó este peligroso fuego que ya ha arrasado 5.000 hectáreas

El incendio que arrasa Cabrera. Foto: Briftabuyo

El incendio que arrasa Cabrera. Foto: Briftabuyo

El fuego declarado el lunes en Losadilla y que se ha extendido a Ambasaguas, Encinedo, Villarino y Truchillas sigue descontrolado, después de haber arrasado alrededor de 5.000 hectáreas. Pese a que la Junta de Castilla y León asegura que la superficie quemada sido “fundamentalmente brezo”, lo cierto es que también han ardido bosques mixtos y de roble en una zona de alto valor ecológico, declarada por la Unión Europea como Zona Especial para la Protección de las Aves.

Las fuertes rachas de viento, que azotan la zona en las últimas horas, dificultan las labores de extinción y favorecen el avance de las llamas. El fuego cuenta este miércoles con cuatro frentes activos, tres de ellos estabilizados, aunque no se prevé que el incendio quede controlado hasta pasados varios días.

Así lo ha expresado el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, que ha acompañado a la zona en la que se desarrollan las labores de extinción al presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, quien ha pedido el “auxilio” y “colaboración” ciudadanas para perseguir a los “criminales” que provocan estos peligrosos incendios.

En las labores de extinción de este fuego, originado en Losadilla, trabajan unos 300 efectivos, a los que se suman otros de Protección Civil, Cruz Roja, la Unidad Militar de Emergencias, según fuentes de la Junta.

El presidente de la comunidad, Juan Vicente Herrera, ha remarcado que se trata del fuego de mayor extensión que se ha producido en lo que va de año, y ha incidido en su intencionalidad, a una hora en la que además era más difícil su extinción, casi a las 21.00 horas del lunes 21 de agosto, dado que ya no pudieron intervenir medios aéreos, a lo que se han sumado las condiciones orográficas y climatológicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *