El incendio “sin control” acecha Robledo y Nogar, mientras Trabazos se salva en última instancia

El foco norte del fuego declarado en Cabrera extiende el desastre por el municipio de Castrillo

La localidad de Trabazos, en la tarde de este jueves. Foto: Briftabuyo

La localidad de Trabazos, en la tarde de este jueves. Foto: Briftabuyo

El incendio de Cabrera sigue descontrolado, al menos, en su foco norte que avanza por el municipio de Castrillo. En concreto, por los montes de Robledo y Nogar, según ha confirmado este jueves el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, durante el Consejo de Gobierno. La localidad de Trabazos, cuyos vecinos siguen desalojados en el polideportivo de La Baña, ha estado este jueves cercada por el fuego, aunque, como atestigua la imagen que acompaña esta información, finalmente, los servicios antiincendios han conseguido salvar el pueblo de las llamas.

Suárez-Quiñones comentó el carácter intencionado del incendio que cuenta con cuatro frentes y lanzó un mensaje de tranquilidad a la población. El principal frente, el norte, está “sin control” y se acerca a las localidades de Nogar y Robledo de Losada, que ya cuentan con un plan de defensa establecido para evacuar a la población si fuera necesario, ha explicado.

Los frentes sur, este y oeste, actualmente “no tienen llama y no avanzan”, pero admitió que son un “mar de rescoldos” y cualquier viento superior a 20 kilómetros por hora “puede dar lugar a reproducciones”, indicó el consejero.

Suárez-Quiñones se refirió a las circunstancias que dificultan los trabajos de extinción como la orografía escarpada de algunas de las zonas y el viento que no disipa el humo, queda en la superficie e impide la labor de las aeronaves y profesionales, a lo que se une la sequedad de la vegetación, más vulnerable a las llamas.

En estos momentos en la zona se encuentran desplegadas 535 personas que trabajan a turnos y con los descansos oportunos y 21 medios aéreos “que no pueden actuar con normalidad” ante la presencia de un denso humo.

El consejero abogó por mantener la “tranquilidad y serenidad” de la población, cuya seguridad es el primer objetivo, y aprovechó para agradecer la colaboración de los ayuntamientos y el trabajo del personal, “que desarrollan su labor en unas condiciones muy complicadas”.

El fuego ha afectado hasta el momento a una área de alto valor medioambiental, declarada Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) por la Unión Europea, en la que destacan grandes bosques de roble y de pinos de repoblación. Sin embargo, Suárez-Quiñones descartó que se hayan calcinado grandes áreas de arbolado, y quiso quitar importacia a los daños al asegurar que se trata de matas de roble, pinos y matorral “ya dañado por incendios anteriores, incluso quemados en este último invierno, al que no da tiempo a regenerarse”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *