El llubetu

llobu– Di la xente que tien la fuercia de siete homes.

– ¿Cúmo? ¡Se ye una muyere!, nun pue ser verdá.

– Nestoncias, ¿cúmo esplicas que llevantara l’outru dié un carru cargau de lleña? ¿Y qué nun haiga mozu que pueda con eilla?

– Pos nun será una muyere. Será home vestíu de muyere. ¡Ou una moura! ¡ye esu, una moura! Ou mediu bruxa que vos fa ver cousas que nun son verdá.

Nese precisu intre dobróu la esquina la Xoaquina y con voz tan fuerte que los asustóu, dixo-yes:

-¿De quién falades?

-Eeehhh aaahhh. ¡De naide!. Acertoron a arrespondiare.

-Sentívos falar y creyo que sei de quién falábades. ¡Yá vos atoparei n’outra!

Y marchóuse aspaciu nou sin antias mirar outra vé a los dous asustaos rapaces.

A los poucos diés, nunos praos cerca’l riéu ascueitoron unos ximíos. Quedoron mudos p’ascueitar meyor y sin mediar palabra, foron arimándose al llugar del que salién.

Con prudencia arrastroron los sous pecicos sobre la yerba moyada hasta ocultase embaxo una inmensa conchal. Las miradas asustadas de los rapaces entrecruzóronse.

– Vai tú, Manuel.

– ¡Calla la boca, ho! You on nun fici la comunión y se muerro nun voi pal cielu.

– ¡Mira que sos bobalán!, pos nestoncias marcha pa casa que yá voi you.

– Nou, ¡you quedo eiquí!, estoi cagáu de miedu y nun quiero dir solu.

Colás, el más mayorín, engurrubitóu l’aceñu pero a la fin punxo todu’l sou valore. Los ximíos venién de detrás d’una escoba, dióu un pasu, dous, tres… y nestas, un mixín espelutriáu saliéu de la escoba.

Y detrás d’él apareciéu eilla, la vieya’l monte, conel sou pelu gris y las fondas arrugas del entreceyu de la sua piel, castigada polos años…

Colás quedóuse petrificáu, nou por eilla, senóu pol llobu grandón que siempre-ye acompañaba y que de seguru asustarié al mixín.

– ¡Hola! – dixo-ye eilla con voz amorosa – ¿Quies un poucu de pan de raposa?

– Gracias, tengo mueita fame – dixo’l rapá entovía muei asustáu.

– Di-ye al tou amigu que s’asome, qu’el mieu llobu Baltu nun vos va facer nada.

– ¡Manuel! ¡ven p’acá!

Pero Manuel siguía cagáu de miedu y nun moviéu un solu deu. Ouyiéulos falar y solo con mentar la palabra llobu, todu’l sou cuerpu tembraba. Alcordábase de las hestorias que-ye cuntaba’l sou güelu Román y nun pudo por más qu’agachar la tiesta y metela entre las piernas.

– ¡Manuel! Ven p’acá que nun pasa nada – espetóu Colás.

– ¿Seguru? – ascueitóuse levemente entre las escobas.

– Se nun vienes, voi cumer el ricu pan y vas quedar sin nada.

Manuel saliéu tembrando sin deixar de mirar al ñiegru llobu que se deitaba al llau de la vieya’l monte.

Eilla tenía un vieyu sentayu de madeira y prencipióu a falare.

-Ya lu di la profecié. Nun hai fuegu sin augua, dié sin ñueite y sol sin lluna. Hasta’l llume más intenso afuégase, el dié más lluminosu ñúbrase y el sol que más relluma amátase. Y está por chegare. Bien ceu. La lluna ocultará’l sol y vendrá la ñueite en plenu dié. Los homes y las muyeres correrán a las súas casas y será nestoncias cuando’l mieu llobu camude’l pilleyu, dixo la vieya.

Nese momentu’l gruñíu’l llobu espertóu a los rapaces que s’habían quedáu absortos ascueitando a la vieya. La bestia enseñóu los sous llargos y brancos caneiros, chenos de saliva, conos güeyos entornaos y vidriosos.

Los rapaces escaporon espavoríos pa metese nún payar y cubrise con un capote vieyu. Eillí, guardaos embaxo’l capote dixo-ye Manuel a Colás…

-Di la xente qu’hai homes que se facen llobos.

-Anda, esu son cuentos, espetóu Colás.

-Sí, -respondiéu acontrariáu-. Hai conxuros y ñueites con lluna chena que facen a dalgunos convertise en llobos. Ye verdá, -prosiguiéu Manuel-. Nun sei bien pero dilo Ludivina, la güela de Marillina, que cuando un home se cubre con un pilleyu d’este animal conviértese en llobu.

Unos poucos diés más tarde, na xornada más caliente de la primavera, el sol rellumaba nel altu’l firmamentu. Pero, al intre, prencipióu a amatase y ficiéronse las tiniebras, cumo habié anticipáu la vieya.

Los rapaces volvieron al sou refuxu del payare. Pol buqueiru la yerba asomaban el fucicu pa ver se podién ver dalgu entre tanta escuridá. El friéu de la ñueite, a pesar de ser mediodía facié-yes tembrare. De repente un aullíu ensordador fizo-yes apurgazase de nuevo por baxo’l capote vieyu que llevaba años sin usase n’aquel payare.

Los dous pensoron nel llobu la vieya hasta qu’el aullíu volviéu a ouyise tras la puerta’l payare. Conel pelu enrepulizáu Colás apresuróuse a poner la tranca a la puerta y actu siguíu unos golpes grandísimos volvieron a facer guardase a los dous rapaces baxo aquel capote protectore.

– Cundanáu llobu. ¿Quéi faces, malditu? Dixo-ye la vieya al chegare.

Garróulu pol pescuezu y llevantóulu del suelu una cuarta. Solo la cola asomaba pola gacheira, mientras los pías deixoron d’asomar por baxo la puerta.

Y dixo-ye la vieya con tonu seriu:

– ¡Marcha! ¡Vai pal monte!. Tienes el tiempu xustu pa chegar a la Peña’l Mouru. Solo nestoncias quedarás llibre del conxuru al que te condenoron los güelos d’estos rapaces.

La vieya soltóu al llobu que saliéu escapando mientras ximía cumo un perrín asustáu.

Los dous hermanines estaban acochaos tembrando de miedu. Manuel estaba quietín, tenié la gorxa seca y el corazón golpiába-ye tan fuerte contra’l peitu que parecié un botu de ferir el lleite maciáu. La voz de la vieya tras la puerta pechada yera tranquilizadora pero’l miedu nun-yes deixaba reaccionare.

El llobu saliéu corriendo contra onde la vieya indicáralo pa llegar y revolcase na tierra ñiegra de la Peña’l Mouru. Al momentu xurdiéu’l tresformamientu. El llobu encomenzóu a adquirir figura humana. Siete años fuera animal fieru, vixilando a los sous conxéneres pa que nun s’acercaran al ganáu, siete años permaneciera conel pilleyu de llobu pa soportar la condena impuesta polos sous padres, siete años deseyando ver a los sous niños Manuel y Colás conos sous propios güeyos y nou los d’una bestia… Llevantóuse sobre las dúas piernas yá recuperadas, y sin roupa que lu tapara baxóu corriendo hacia’l puebru.

La ñueite prencipióu a retirase y parecié que volvié l’alba, onque’l sol estaba nel altu’l firmamentu. Nel payar siguién Colás y Manuel, con una titiriteira más debida al pánicu qu’al friéu. Una débil llucina prencipióu a entrar pol buqueiru la paya y Colás tiróu del capote p’atrás pa ver se la vieya ou’l llobu siguién nel caminu. Eillí nun habié naide. Sólo silenciu.

Volviéu a guarecese baxo’l capote, xunto al sou hermanu que permanecié inmóvil, pero al tirar p’alantre de la revenida capa notóu que tenié un tactu raru por cima, cumo se tuviera pelu. Colocóu las manos del mesmu xeitu que Manuel, por cima las piedras del buqueiru pa mirar pa fuera mientras siguían escondios y al tocar aqueilla xoga un escalofriéu recorriéu’l sou cuerpu enteiru que-ye enrepulizóu’l pilleyu. La mano de Manuel tenié pelu y las uñas estaban curvadas, llargas y mediu ñiegras. Al xirar la cabeza viéu que los caneiros-ye principiaban a afilar na boca del sou hermanu y qu’el pelu-ye ruchaba pola faz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *