El magostu y Los Santos

Nos prencipios de la era cristiana foron los romanos quien nos trouxeron al noroeste de la península ibérica’l cultivu de la castaña

magosto

Castañas asadas

Outramiente, nuevos estudios basaos nas polinizaciones amuestran qu’esti árbol d’enxendra asiática yá estaba presente na península antias de la sementeira masiva que despuéis fecieran los romanos.

No casu cabreirés, esta sementeira de nuevos castaños yiera pa dar de cumer a toda la pobración de trabayadores qu’apicaban nas pequeiñas minas d’ouru qu’había a lo llargo de mueitos valles ou na construcción de las carrunas que llevaban l’augua a estas mirmas esplotaciones. Na Valdería, en Morla, podemos atopar güellas de dalgún d’estos castaños milenarios que prantaran los lexonarios de Roma.

Las castañas son un alimentu típicu de los meses d’outoñu y enviernu, y pueden cumese de maneiras bien distintas: crudas, fervidas ou asadas. Cuna castaña podemos preparar sabrosos pratos de cocina. Cumo’l puré de castañas, que yía un acompañamientu ideal pa los guisos de caza. Tamién puede cumese en sopa ou cumo postre, adulzada n’almíbare, ou molidas a modu de farina pa facer tortas ou pasteles.

Na Edá Media foi una importante fuente d’alimentación, sobremaneira naqueillos llugares inaccesibles de montaña onde la farina de centenu ou trigu escasiaba. Nesos casos la falta d’hidratos de carbonu qu’apurría’l pan yiera suplida cunas castañas.

A partir de la introducción n’Europa no siegru XVII de la pataca y el maíz que los colonos españoles trouxeron d’América, el consumu de castañas prencipióu a ser menore, onque no noroeste d’España on güei sigue siendo unu de los alimentos más populares, quiciás pulo enrayizáu que culturalmente s’atopa’l sou consumu cunas creyencias de los d’antias, y cunas suas ánimas.

calabaza

Típica calabaza vacía qu’en Cabreira se ponía na viéspera de Los Santos

Esi ritu ou tradición tan nuesu, y tan cabreirés, alcontrámoslu na festividá del magostu. Una fiesta que finca las suas rayíces nos oríxenes paganos de la nuesa tierra y no cultu qu’especialmente pur estas fechas siempre se tovo eiquí pulos muertos, cuantusimás na viéspera de Los santos. El magostu representa hasta tal puntu esi alcuentru entre los vivos y los que yá nun están, que d’antiguo en dalgunas casas se deixaba pur esa nueite la puerta prencipal arimadina, pero sin quedar trancada ou pechada del todu, y poníase un pratín cun castañas asadas xuntu al llar pur que las ánimas de los difuntos pudieran cumer d’esa oufierta.

Crudas, cucídas ou asadas, cualquier xeitu no que cumamos la castaña va senos bien beneficiosa. De feitu, trátase d’unu de los frutos secos que menos calorías tien, similar a las granas del trigu ou la cebada, onque las suas propiedades pueden mudar dependiendo de cúmo la cucinemos. Nesti sentíu la Universidá de Trás-os-Montes e Alto Douro fezo un estudiu no que determinóu que las castañas asadas presentan un mayor índiz d’aminoácidos esenciales muei beneficiosos pal nuesu organismu.

En definitiva, las castañas podemos cumelas asadas y acompañadas d’un gotín de vinu, peru tamién hai outras maneiras bien cabreiresas de cumelas, pur exemplu, untadas cun miel ou migadas en lleite. Outru xeitu bien interesante y deliciosu yía fervelas directamente no lleite maciáu, cumo se fora un arroz cun lleite, y cun trenta minutines de coción yía abondu pa tener un manxar bien llambrión.

 


SOPA DE MIEL Y CASTAÑAS


Ingredientes

  • 1 quilu de patacas.
  • Dúas cucharadas de miel.
  • Mediu llitru de lleite.
  • Mediu llitru de caldu (qu’estía un pouco esllavazáu).
  • 1 caña d’apiu.
  • Sal.

Ellaboración

Partimos las castañas en dous cachos y fervémoslas pur cinco minutines. Despuéis, quitamos l’augua y pelamos las castañas, y una vez qu’estían todas peladas maciámoslas bien.

Nuna perola ponemos a cruquiare espacín no llume el miel, el lleite, el caldu y l’apiu. cuando yá fierva bien tiramos dientru la perola las castañas maciadas. Salamos y deixamos cruquiar un poquín más.

Pa rematar podemos empratar cun unos cachines de pan turráu.

¡Buen proveitu!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *