El negocio de la pizarra no crece

La facturación y la exportación en los once primeros meses de 2015 indican una ligera caída, acompañada del descenso del precio de la tonelada de pizarra

Pizarras de Cabrera, en una instalación cabreiresa, listas para su venta.

Pizarras de Cabrera, en una instalación cabreiresa, listas para su venta.

El sector de la pizarra no remonta vuelo. El último dato conocido corresponde a la facturación del pasado mes de noviembre cuando al cierre del balance oficial las empresas de Cabrera, del Bierzo, de Valdeorras (Ourense) y de Quiroga (Lugo) sumaron una facturación total de 237,87 millones de euros en lo que iba de 2015, es decir, de enero a finales de noviembre.

Esta cifra supone una facturación de un 1,1% por debajo del pasado ejercicio y en la línea con el descenso acumulado de 2015. En los tres primeros trimestres el volumen facturado alcanzaba los 197 millones, un 1,5% menos que en el mismo periodo del año anterior, lo que evidencia un descenso sostenido del negocio de la pizarra durante el ejercicio pasado.

Caída del precio

Esta ligera caída puede deberse, en parte, al descenso del precio de la tonelada de pizarra, ya que a finales de septiembre, el precio de la tonelada estaba a 536 euros, mientras que los más recientes datos indican que los importadores la pagan a 533 euros. Tres euros menos que se aproxima al uno por ciento de su precio.

También cae ligeramente la exportación. En los once primeros meses del pasado año el sector pizarrero consiguió vender en los mercados exteriores 446.102 toneladas, un 0,3% menos.

Sin embargo, en el horizonte del sector pizarrero están las previsiones de que en España se va construir este año el doble de viviendas que en los últimos dos años, lo que podría aliviar su situación, a pesar de que gran parte de la producción de las canteras de esta zona se vende en otros países.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *