El roscón, la meyor merienda pa lus gulosones

Untáu en chocolate calentín de Santocildes ou moyáu en café cun lleite, esti manxar yía la meyor opción contra la bollería industrial

Roscón cabreirés. Foto: Isabel Zibaia (CC 3.0).

Roscón cabreirés. Foto: Isabel Zibaia (CC 3.0).

Y nun yía pa tomalu en groma, lus índices de salú indican añu tras d’añu que la ñuesa alimentación empioróu. Cada vez cumemus más alimentus cun altas cantidades d’aditivus, grasas saturadas y azúcaras industriales que nus facen mal al cuerpu.

Pur esu, se queremus buena salú, yía tan fácil cumu volver a las recetas que facían las ñuesas gulicas, las recetas ñaturales y de toda la vida. Cumu’l roscón, un postre deliciosu que se facía siempre en tódalas fiestas y que val tantu cumu merienda, almuerzu, ou pa cumer tan solu de postre, y qu’amás se mantien frescu y en buenas condiciones durante mueitus días.

Lus sous ingredientes son bien comunes, peru bien combinaus facen un postre muei equilibráu y llixeiru, que quitante la dichosa azúcara y las suas calorías, facen del roscón un postre bien baxu en grasa yá que nun lleva nenguna añedida, salvu la mirma que tienen lus güevus.

Ingredientes

  • 6 güevus.
  • 160 gramus d’azúcara.
  • 100 gramus de fariña de repostería.
  • Una pizquina de sal.

Ellaboración

En primer llugar yía importante que lus güevus estean a temperatura del tiempu antias de principiar a cucinare, purque asina va salir un meyor roscón.

Separamus las yemas de lus güevus y batémuslas durante 20 ou 25 minutus hasta que ganen más volumen y formen una crema bien amorosa. Y las craras, montámuslas n’outru cuencu a puntu de ñieve eichando un pouquinín de sal.

Despuéis, vamus añediendo espacín la fariña a la crema de yemas, y cun suavidá vamus removiendo hasta que quede bien envueltu. Al intre envolvemus tamién las craras montadas cuno restu de la masa intentando mantener las burbuyas d’aire, yá qu’al ser una receta que nun lleva furmientu, l’aire conteníu na masa yía’l que va facer que’l bizcuechu seya buecu.

Vertimus la masa sobre un molde que primeiramente heimus untáu cun un poucu de manteiga y tamién heimus cerníu cun fariña (el molde tien de ser de lus que tienen la forma pur que quede un buracu no centru), y metémuslu a 180º no fornu.

Cucémuslu entre 40 ou 60 minutus, depende del tipu de fornu, y vamus pinchar cun una aguya de tecer pa comprobare, se sal llimpia, que yá está cucináu.

Deixamus enfriar el roscón y despuéis quitamus el molde. Pa rematar lus más llambiteirus pueden espolvoriscar purcima azúcara “glass”.

¡Buen proveitu!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *