Estabilizado el incendio de Cabrera, pero no controlado

Quintanilla de Losada. Foto: Jorge Carrera.

Los servicios antiincendios han logrado este viernes detener el avance de las llamas en el frente que amenazaba el pueblo de Robledo, que finalmente no ha sido desalojado

A lo largo de este viernes, el operativo de lucha contra incendios forestales de la Junta de Castilla y León, apoyado por los medios del MAPAMA y de la UME, ha logrado estabilizar el perímetro del incendio de Encinedo y ahora trabaja para lograr su control definitivo y tratar de evitar que reproducciones puedan ampliar su perímetro exterior que actualmente supera los 55 kilómetros de longitud. Dada las dimensiones del incendio y las posibilidades de reproducción, se sigue manteniendo el Nivel 2 de alerta de INFOCAL.

En las últimas horas, medios aéreos han logrado frenar un frente que se dirigía hacia la localidad de Robledo, cuyos vecinos, finalmente, no han sido desalojados. Entre las labores para combatir el incendio, se están realizando ataques a las reproducciones, todas ellas controladas, quemas de ensanche y contrafuegos para asegurar el perímetro, aseguran fuentes de la Junta de Castilla y León. Estas tareas han llevado a tener que cortar la carretera LE-126 de Quintanilla de Losada al puerto de Carbajal, entre los kilómetros 36 y 43, que aún permanece cortada a medianoche de este viernes, y la carretera LE-7207 de Quintanilla de Losada a Nogar, que ya está abierta al tráfico, para que los medios de extinción pudieran realizar su trabajo con seguridad.

Los vecinos de Trabazos, población respecto a la que existía una restricción de estancia en la localidad por seguridad, una vez levantada la medida, han regresado a sus casas. Se ha recomendado que, en las zonas con humo, especialmente las del interior del perímetro del incendio, como Santa Eulalia, permanezcan en sus viviendas, para evitarlo.

Los trabajos de remate del perímetro se mantendrán a lo largo de toda la noche, cuando las condiciones meteorológicas serán más favorables al haber disminuido las temperaturas y aumentado la humedad relativa y haber presencia de rocío en la madrugada, y se prolongarán en los días sucesivos hasta lograr el control definitivo enfriando los puntos calientes.

De momento, no se ha realizado una medición precisa de la superficie actual, dado que los esfuerzos se centran en consolidar el perímetro y evitar reproducciones. Sin embargo, por las imágenes de satélite la Junta de Castilla y León estima que la superficie afectada rondará las 8.000 hectáreas, si bien quedan algunas zonas dentro del perímetro exterior aún sin quemar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *