Froriamientu Sacramental

Floración

Ramas d’escobas froridas nas paredes. Fotu: Juanma.

Los montes de Cabreira principian a tiñise n’abril del moráu de la urz pa dir mudando al mariellu de la escoba. Esta fror adorna las caleyas de los ñuesos puebros el día de las fiestas qu’arrodian no tiempu al Corpus.

Yá lu diz el reflán:

“Marciu ventosu, abril chuviñosu, sacan a mayu, froríu y fermosu”.

Y yíe que los montes de Cabreira principian a tiñise n’abril del moráu de la urz pa dir mudando a modín al mariellu de la escoba. Y yíe esta fror la qu’adorna las caleyas de los ñuesos puebros el día de las fiestas qu’arrodian no tiempu al Corpus.

Son estas celebraciones, que tenemos estos días nos puebros de Cabreira, las fiestas sacramentales. El diumingu pasáu foi San Salvador en Trueitas y esti diumingu que vien en La Cuesta, La Trinidá; y pa la selmana siguiente, el Corpus en La Baña; y San Antonio en Saceda y Corporales… y asina en casi tódolos puebros festéxase esta fiesta que se caracteriza pur solemnizar las cais cun frores.

Las arterias de las ñuesas caleyas pur onde pasa la procesión onde’l recorríu yiera distintu a la fiesta patronal, engalánanse cun ramas d’escobas froridas, y d’antiguo colgábanse nas ventanas de las casas los meyores cobertores y xuegu de cama bordaos.

La mañana chénase de rueidos. El piar de los pardales nos ñiales cunas suas críyas; las pasadas de los gadaños segando la yerba nos praos nos que creciéu prematuramente, y dacuando’l rueidu de las piedras d’esmeril qu’afilan el corte; los secos golpes cuna fouz sobre las ramas de las escobas que van sirvir p’adornar las ouriellas de las caleyas; las escobas secas barriendo los suelos peillí pur onde va pasar la procesión. Estas frores, qu’heredorun el cultu al símbolu protector que se facía a los árboles, y nou yá cumo arreglu froral, sinóu cumo protección, son axeitadas bien curioso nas paredes de las casas de piedra de Cabreira.

D’antiguo tocaban las campanas a Conceyu, pur que todos acudieran a preparar el recorríu de la procesión, pero yá nou. Güei dalgún vecinu on, pur añoranza ou pur pasión, encárgase de decorar las caleyas cunos ramayos.

IMG-20150526-WA0012

Cualesquier sitiu yíe buenu pa engalanase cun escobas. Fotu: Juanma.

Esi día va haber xente no puebru, van venir amigos y familiares de los puebros vecinos, consuegros, padrinos que viven na capital y dalgunos fíyos del puebru que van volver despuéis d’años emigraos. Dalgunos, los poucos, trayen a los sous fíyos ñacíos alluende los mares. Quieren que s’empapen d’estas vivencias que tanto han añoráu.

Pero poucu queda yá d’antaño. Antias, los mozos, diban al monte tempranín ou días antias pa sacar un carru de cepas y deixalas al pía la igresia. Facíase la lliturxa na que s’oufiertaba’l ramu, esa estructura de madeira cun andas, engalonada cun tirelos d’oufrienda, candelas y frores, y que cada añu dalgún vecinu oufrecía pur dalguien. Llevábanlu cuatro mozas, y diban acompañadas pur outras dous detrás d’eillas. Esti ramu, al eigual que las frores, yíe tamién un cultu arbóreu que quedóu de los d’antias.

La fiesta relixosa terminaba y principia la fiesta profana. Los mozos sorteaban las cepas y cun lo que sacaban, pagaban al gaiteiru que facía’l beille.

Esti diumingu tóca-ye a La Cuesta na que saldrá la Trinidá en procesión, una imaxen bien chamadeira yá que son las tres figuras exentas qu’arrincan d’un mesmu tueru. Una bella metáfora plástica. Liderando la comitiva saldrá’l pendón del puebru, onque mueitos son en La Cuesta que dicen que “na fiesta sacramental nun se sacaba’l pendón”, y mueitos outros dicen que “se saca’l pondón, qu’en La Cuesta nunca houbo pendones”. La música despuéis de misa la pondrá’l gaiteiru local que lleva poucu tiempu nesto, pero que “lo fa con toda la ilusión del mundu”, según cúntanos.

L’Asociación Cultural Trimuella, empecinada en rescatar tradiciones, quier rescatar el ramu, tal que se facía no puebru, cuna estructura orixinal, cunos cantares similares, y na dómina adecuada. L’orixen de rescatar esta tradición débese a que la última vé que se realizóu foi no añu 1937, y nun foi en Ñavidá, sinóu que se cantóu’l ramu a la Trinidá oufrecíu a Ángel Miguélez. El ramu foi cantáu porque la madre d’Ángel Miguélez lu oufreciéu al volver sanu y salvu de la guerra. Pero anguaño on nun yíe’l tiempu, yíe pronto pa tenelu bien preparáu. Meyores tiempos han de venir pa la llírica…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *