Güei dous de febreiru yíe la celebración tradicional del día de las Candelas

 

Lupercos

Lupercos

La fiesta, qu’íe d’orixen precristianu y se remonta a las fiestas lupercales romanas, tien una gran tradición en toda la provincia de Llión, y por supuestu en Cabreira, onde esta pasada fin de semana adelantróuse la sua misa y celebración en dalgunos puebros cabreireses pa poder vivir esti día de festividá nún día nou llaboral, yá que güei dous de febreiru yíe’l sou día de celebración tradicional.

Orixen precristianu de la fiesta

Los historiadores nun se ponen d’alcuerdu na exendra d’esta tradición yá que dalgunos determinan que la fiesta de la Candelaria, ou de la Lluz, tovo un orixen cristianu no Oriente cono ñome del “Alcuentru”, pola Presentación del Siñor conos bíblicos Simeón y Ana. Outros historiadores, por embargu, aseguran que la enxendra de la fiesta de Las Candelas vien de l’antigua Roma, de las fiestas “lupercales”, onde tenía llugar una procesión similar cumo parte de los actos dedicaos a la purificación. La mesma tien llugar a los 40 días de la Ñavidá, onque hasta’l siegru VI se celebraba a los 40 días de la Epifanía, esto yíe, el 15 de febreiru.

Las Fiestas Lupercales yieran, na Antigua Roma, unas fiestas que se celebraban el día 15 del mes de febreiru. El sou ñome deriva supuestamente de “lupus” (llobu, animal que representa a la deidá Faunus Lupercus) y “hircus” (castrón, un animal impuru). Foron establecidas por Evandru (en la mitoloxía romana, rei de los arcadios) n’honor de Pan Licéu (tamién chamáu Faunu Lupercu, el que protexía al llobu, y protexía contra Februus, dious de los muertos y la purificación, ou tamién contra Plutón, el dious del inframundu).

Rómulu y Remu, sacrificios, purificación, y fertilidá

Un cuerpu especial de sacerdotes, los Lupercos ou Luperci (Sodales Luperci ou amigos del llobu) yieran escoyíos añalmente entre los ciudadanos más reputaos de la ciudá, que tenían de ser no sou orixen mozos que sobrevivían de la caza y la vida no monte durante la sua iniciación na edá adulta, lo que ñestoncias daqueilla yiera un tiempu sagrau y transitoriu no qu’actuaban cumo llobos humanos. Reguníanse’l 15 de febreiru na cuevona del Lupercal (más tarde chamada «Ruminal» n’honor a Rómulu y Remu) no monte Palatinus. Según la tradición foi nesti llugar onde Faunus Lupercus, tomando l’apariencia d’una lloba (Luperca), diera de mamar a los mielgos Rómulu y Remu, polos que se facía la fiesta no sou honore. La tradición cunta qu’eillí había una figal y que las suas rayíces detuvieron la cesta na que s’atopaban no sou interior los mielgos Rómulo y Remu y que diba baxando pol rieu Tíber.

Baxo la selombra d’esta venerable figal, la “Ruminalis”, celebraban el sacrificiu d’un perru y d’un castrón, animales que yieran consideraos impuros. Despuéis tocábase la frente de los luperci cono cuchiellu tiñíu cona sangre del sacrificiu y de siguío borrábase la mancha con llana moyada en lleite de cabra. Ésti yiera’l momentu en que los lupercos estoupaban nuna risotada ritual. Despuéis curtiaban el pilleyu de los animales sacrificaos en tirelos, chamaos “februa”, que xunto cona deidá sabina “Februus”, y el apodu de Xunu, Februalis (la que purifica), son los posibles candidatos a da-ye ñome al mes de febreiru. Con esti aspectu y casi desnudos, namás tapaos con unas tiras de cueru, salían alredor del monte Palatinus onde golpiaban a tódolos qu’atopaban al sou pasu. El ser azotáu polos tirelos de cueru de los luperci equivalía a un actu de purificación, y yiera llamáu “februatio”.

Esti actu de purificación principióu no reináu de Rómulu y Remu cuando las muyieres romanas ficiéronse estériles. Despuéis de consultar l’oráculu de la diosa Xunu, diosa de la maternidá, no monte Tosquilu, ésta respondiéu “Madres del Laciu, que vos fecunde un castrón peludu”. Y yíe ésta la razón pola que los luperci van desnudos y untaos en sangre d’animales impuros (cumo si vinieran de caza) con pilleyos de llobu, sascudiendo cono llátigu cumo si fora un miembru viril.

Pa las muyieres, esti ritu aumentaba la sua fertilidá poniéndo las suas carnes de color púrpura. Esti color representaba a las prostitutas de la época, sobremaneira las que facían la prostitución sagrada conos lupercos na Ara Máxima, tamién chamadas lupas ou llobas. D’esti color vistiéu Helena de Troya pa ofender al sou home Menelao.

Esta celebración yía adoptada pol emperador Iustinianus I no imperiu d’Oriente del añu 542, cumo remediu pa una peste que yá se llevara por delantre mueitas vidas n’Exiptu y Constantinopla y qu’amenaciaba’l restu del imperiu.

Las Candelas en Villaseca

Las Candelas en Villaseca

La cristianización del ritu

Cono pasu del tiempu’l Papa Gelasius I prohibiéu y cundenóu, no añu 494, la celebración pagana de las Lupercales. Quixo cristianizar esta festividá y foi mudada al 14 de febreiru, fecha na que murriéu el martir cristianu chamáu Valentín, no añu 270 d. C.

Las Lupercalias mudóronse ñestoncias por una procesión de candelas que pidía, en cánticos y lletanías, la mesma protección contra la muerte y la fertilidá que procuraba Faunus Lupercus, ora alzada a asperancias d’una vida y salú mueito más alta. Con todu y con eso, esta procesión de las candelas desterróu’l ritu paganu mueito meyor que tódalas prohibiciones anteriores.

Esta celebración xuntóuse más tarde a la lliturxa de la Presentación, pola referencia que Simeón fa, no sou cantare, a Cristu cumo “lluz de las naciones”, vinculada a los cirios, antorchas y candelas prendidas nas manos de los fieles. El 2 de febreiru cumplían cuarenta días desque, na dómina de San Ambrosiu, se señalara’l 25 de deciembre cumo fecha de la ñacencia de Jesús, tamién pa desterrar el festexu paganu del cultu al Sol.

“Portavelas” pieza del mes de Febreiru de 2015 del museu etnográficu

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *