La ermita de Santa Elena sufre un ataque

La ermita de Santa Elena en la localidad de Lomba amaneció este pasado sábado con la puerta forzada y varios desperfectos en su interior. La voz de alarma la dieron unos vecinos de la localidad que se acercaron a comer hasta allí y vieron los desperfectos causados. Inmediatamente avisaron a la Junta Vecinal

Los vecinos de la localidad de Lomba, en Benuza descubrieron el pasado fin de semana que alguien había irrumpido en la ermita del pueblo, provocando destrozos pero sin robar absolutamente nada. Fue entonces cuando avisaron a la presidenta de la localidad, Adoración Fernández Cabo.

Este lunes, la presidenta de la junta vecinal de la localidad presentó una denuncia en el cuartel de la Guardia Civil de Puente de Domingo Flórez. En ella declara que los hechos tuvieron que ocurrir entre el día 1 de febrero y el sábado 11 a las 14:30 de la tarde. La Guardia Civil, por el momento, no tiene indicios de quiénes podrían ser los autores del robo que forzaron la puerta y que trataron de abrir los armarios de las limosnas a la Santa.

Ya hace unos meses, otro robo en una fragua de la junta vecinal con el robo de las herramientas de la misma consternó a la localidad, ahora este nuevo suceso vuelve a irrumpir la paz de sus vecinos. La propia denuncia admite que no falta nada del templo, por lo que “se cree que puede ser un acto vandálico” en este sentido, la presidenta admite que “desconozco si tuviese alguna relación con las investigaciones judiciales que se están llevando a cabo de algún vecino de la zona” declaró Adoración Fernández Cabo, muy disgustada por lo sucedido. “No es normal que suceda esto en nuestros pueblos”, añadió Fernández, aludiendo a la falta de seguridad en la zona.

No es la primera vez que Lomba sufre un robo, ya el 12 de noviembre de 2013, dos personas, que posteriormente fueron detenidas, tras violentar la puerta de una caseta auxiliar perteneciente a una empresa de la localidad de Lomba, accedieron al interior de una nave pizarrera y sustrajeron tres mesas de trabajo, diversa tornillería para recambios, piezas de repuesto de maquinaria y un conjunto motor-bomba para la extracción de agua, todo ello valorado en unos 10.000 euros y del que se pudo entonces recuperar el motor-bomba y diverso material sustraído. El pasado enero fue turno de la fragua de la localidad y ahora fue turno de la famosa ermita de Santa Elena que congrega a todos los cabreireses el primer domingo de mayo.

El constructor Plácido Rodriguez ya se ha ofrecido a reponer las cerraduras de la ermita sin coste alguno para la localidad como ofrenda al santuario. La presidenta está agradecida por la voluntariedad de dicho constructor.

En las siguientes fotografías pueden verse varios de los destrozos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *