La falta de lluvias hace temblar a aficionados a las setas en Cabrera

Recolección de setas

Recolección de setas

Este año los montes de Cabrera están secos y eso es preludio de que habrá pocas setas, que no se conforman con las precipitaciones de septiembre sino que requieren de humedad en primavera y tormentas en agosto

La falta de especies micológicas afecta a la economía local y no solo porque los habitantes de los pueblos no podrán venderlas, sino también porque algunos restaurantes, se resentirán. Hasta ahora apenas ha llovido en la provincia de León. Solo en algunos puntos de la comarca se han registrado tormentas a finales de agosto, pero la sequía del mes de septiembre está provocando un flaco favor a la campaña micológica.

De momento no se está recogiendo nada y la mayor parte de los aficionados a la búsqueda ni siquiera han salido al monte. Sin embargo, no es demasiado tarde para salvar la temporada de setas: “Todo depende de si llueve en octubre y se mantienen las temperaturas”, dice el director científico del Programa de Micología de Castilla y León (Micocyl), Fernando Martínez Peña. No obstante, aclara que algunas de las especies tempranas, como el Boletus edulis y la Amanita cesárea, que son además de las más codiciadas, será difícil localizarlas. Para el rebollón no está todo perdido porque aunque es mejor que se hayan producido tormentas en agosto, “si llueve ahora y no hace frío saldrán, lo que pasa es que vas recortando la temporada”.

Las precipitaciones han sido escasas y la reserva de agua en el las capas superficiales del suelo se encuentra por debajo del 40 por ciento de su capacidad en la mayor parte de las zonas de producción. “Con estas condiciones el inicio de la campaña tendrá que esperar”, añadió.

El retraso del inicio de la campaña micológica de otoño, la más importante en términos de producción, es evidente, tal y como lo demuestra científicamente la red de parcelas de investigación que dispone el Micocyl. Las mismas establecen que en los últimos 20 años se ha producido un retraso medio de dos semanas en el inicio de las campañas, lo que se explica por el efecto del calentamiento global, según el científico.

La previsión de inicio de campaña no es buena por el momento, ya que la Aemet establece que en los próximos siete días en Cabrera las temperaturas serán relativamente altas y no lloverá a excepción del próximo miércoles. Además, en el caso de que llegasen las lluvias, deberían ser superiores a los 30-50 litros por metro cuadrado y su distribución generalizada, para que arranque la campaña.

“Teniendo en cuenta que la mayoría de las especies que se recolectan requieren, al menos, dos semanas para fructificar, aunque llegasen dichas lluvias abundantes al final de la próxima semana no habría fructificaciones relevantes hasta finales de octubre o primeros de noviembre”, destacó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *