La hestoria de las minas de wólfram de Casaio chega a la gran pantalla

Lobos Sucios, la película española que rellata las penurias vivídas durante la Segunda Guerra Mundial na mina de wólfram de Casaio que dirixienun los nazis, yía escoyida pal sou estrenu internacional na 38 edición del festival estadounidense de cine independiente de Mill Valley que se va celebrar el 10 d’outubre

portada_color

 

La Película

El llargumetraxe, basáu no documental históricu del mesmu ñome, “Lobos Sucios” (director: Felipe Rodríguez; añu: 2006), narra los momentos más difíciles que se vivienun na mina d’estracción de wólfram de Casaio, en Galicia. Mina que’l gobiernu español deixóu esplotar a los nazis durante la Segunda Guerra Mundial y que los espías aliaos intentaban sabotiar pur tódolos medios. La película inspírase en personaxes riales pa cuntar la hestoria novelada d’una humilde trabayadora qu’estuvo, sin querere, metida nesi sabotaxe. El títulu d’esti llargumetraxe, Lobos Sucios, xuega cunas palabras alemanas wolf, llobu, y rham, sucio, que sumadas dan cumo resultáu la palabra wólfram, el material que s’estrayía d’estas minas gallegas.

Lobos Sucios yía la ópera prima del director gallegu Simón Casal y cuenta no sou repartu cunos actores Marian Álvarez, ganadora no Festival de Cine de Donostia de la Concha de plata pur “La herida”, Manuela Vellés (“Velvet”), Isak Ferriz (“Los últimos días”) y Ricardo Barreiro (“Los girasoles ciegos”), asina cumo cun actores belgas cumo Thomas Coumans ou Sam Louwyck, y alemanes cumo Pierre Kiwitt. La película foi rodada en Lugo y tamién no milenariu teixadal senabrés chamáu eillí’l Teixedelu.

 

Trailer del llargumetraxe Lobos Sucios (2015)

Los festivales y la promoción

Esti sábadu estrénase no Festival de cine independiente de Mill Valley, en San Francisco (EEUU). Esti festival yía unu de los más recuñocíos, y caracterízase purque las suas películas amuestran el meyor cine independiente internacional pero sin entrar en competición, un perfil que siempre atraye a grandes cineastas y estrellas. La sua andadura principióu no añu 1978 de la mano del California Film Institute, y proyectónunse películas tan recuñocidas cumo “Slumdog Millionaire”, “The King’s Speech” ou “Argo”, antias de ser premiadas nos Oscar.

L’estrenu de Lobos Sucios a nivel nacional va ser en ñoviembre, siendo la película que va abrir la 20 edición del Festival de Cine d’Ourense (OUFF), que va tener llugar del 14 al 22 d’esti mes, y pa la que la organización recibiéu más de 400 trabayos procedentes d’unos 60 países.

 

Los antecendentes históricos

Las minas de wólfram de Casaio, nas que trabayonun duramente mueitos cabreireses y que güei s’alcuentran abandonadas, están encravadas nuna zona de mal accesu onde confluyen las provincias d’Ourense, Zamora y Llión. Un llugar onde s’atopan los cumbres más altos de Galicia, onde esisten mueitas llagunas d’orixe glaciar y el Teixadal, la mayor reserva de teixos d’Europa.

Esta mina de wólfram foi un cotu mineiru de la empresa Montes de Galicia, que perteneciéu al consorciu hispanu-alemán, dende l’añu 1938. El wólfram yía un mineral que se utilizóu na fabricación de los filamentos de las antiguas bombillas incandescentes, pero’l sou usu tamién yía bien apreciáu na industria yá que consigue endurecer l’aceru, cualidá que fizo que los alemanes punxeran el güeyu nestas minas en plena Segunda Guerra Mundial, cuno únicu interés de fabricar armas mueito más resistentes. Esti foi unu de los pagos que’l réxime fascista español tovo que facer pula ayuda que recibiéu de los nazis na Guerra Civil Española, cumo pur casu, cuando bombardeonun Gernika.

 

La esplotación mineira y la esplotación humana

La mina de Casaio yiera un complexu industrial no que trabayaban pur cerca de 1000 personas, de las que casi la metá yieran prisioneiros republicanos que fonun obligaos a trabayar pur fuercia pa redimir las suas penas. Presos y trabayadores civiles vivían en malas condiciones, en barracones amoblaos namás por literas de tres pisos qu’estaban vistías pur un triste xergón y un cobertore.

Las instalaciones de trabayu estaban estremadas en 6 pisos y la mina yiera la base de toda l’actividá de estracción. El material chegaba en bruto dende la mina, piedras mezcladas cun cuarzu que se trasportaban en vagonetas hasta la zona de procesáu. Despuéis pasaban pur socesivas etapas, onde se molía y al traviés d’un procesu de decantación y llaváu, solo quedaba’l wólfram aleáu cun arsénicu.

Las galerías abriénunse nún principiu a maza, abarrenando cun pólvora y dinamita, despuéis utilizónunse tamién los compresores y martiellos hidráulicos qu’apurrienun los nazis. Yieran unas condiciones de trabayu penosas, nas que morriéu mueita xente pur esprendimientu de piedras. Trabayaban cuno llume d’un pequeiñu candil de carburu, que si s’amataba, facía bien difícil la salida de la mina nesa escuridá total. Las galerías estaban chenas de fumu y polvu, y tamién andaba pul aire l’arsénicu qu’esprendían las piedras. Onque los trabayadores llevaban una esponxa moyada pa llimpiar los conductos ñasales, la silicosis llevóu pur delantre la vida de mueitos homes y muyieres xóvenes d’entre 20 y 30 años, pur respirar esi venenu puru que se metía nos pulmones. En Cabreira cuñócense mueitos casos de personas que trabayonun naqueillas condiciones durante años y que terminonun morriendo al pouco pur enfermedades pulmonares.

Documental Lobos Sucios (2006)

L’estraperlu

D’aqueilla, la situación yiera bien dura y pasábase fame. El feitu de que los montes qu’arrodiaban la mina pudieran estar chenos de filones de wólfram fizo que mueita xente se dedicara a la estracción furtiva d’esti mineral, faciendo medrar un mercáu ñegru del wólfram que fizo qu’en la mesma mina tamién se furtiara’l mineral. La Guardia Civil facía batidas pulos montes pa facer escapar a toda esta xente, empreando n’oucasiones maneiras muei represivas. Sin embargu, aquel ouru ñegro cuno que más d’unu fizo fortuna, facía qu’aqueillas probes xentes volvieran a escavar furtivamente poniendo en riesgu las suas vidas.

 

Fugas, sabotaxes y espionaxe

Las instalaciones mineiras fonun un auténticu campu de concentración onde presos políticos antifascistas facían trabayos forzaos. La mayoría yieran andaluces, estremeños, madrilanos y esturianos, y chegonun no añu 1942. En total fonun 461 presos los que pasonun pula mina. Todos eillos tenían condenas d’entre 12 y 30 años, qu’en mueitas oucasiones habían conmutáu pa llibrase de la pena de muerte.

La presencia de la Guerrilla antifranquista, que rondaba pur esos montes, y de los espías aliaos foi constante durante aqueillos años. A diariu salían camiones cargaos cun wólfram que se dirixían al puertu de Vigo pa cargar en barcos alemanes. Onque esistían controles de la Guardia Civil que controlaban esti trayectu, na mesma mina comercializóuse la venta del wólfram a los aliaos americanos y ingleses, quienes facían esviar esti cargamentu, pur que nun cayiera en manos de los nazis, y botábanlu a la ría de Vigo, evitando que fora utilizáu pa construyir armas. Según avanzaba la guerra y víase que los alemanes perdían, el réxime de Franco intentóu amazcarar la cantidá de wólfram que salía de las minas gallegas pa que nun se viera una vinculación cun Hitler.

Nestos últimos años, y ante la euforia de que los Aliaos diban ganando la guerra, houbo no añu 1944 una fuga de presos de la que dalgunos escaponun pal monte xuntándose cuna resistencia antifranquista, la Guerrilla. La final de las minas chegóu’l mesmu día qu’Alemaña capitulóu ante las fuerzas aliadas, el 25 d’abril de 1945. Esa mesma ñueite la sala de máquinas que controlaba la instalación mineira foi volada cun esplosivos. El sabotaxe atribuyiéuse a la Federación de Guerrillas León-Galicia, sin embargu parez más probable que la destrucción de la maquinaria fora mandada pul inxenieiru alemán Georg Burk, pur que nun cayiera no dominiu aliáu.

 

11039126_787147224665634_6792015236962061560_o

Fotografía del rodaxe de la película “Luis y Virginia”. Fotografía de Reyes Abades

Cabreira na gran pantalla

Aqueilla historia de miseria, guerra y espionaxe internacional queda ora retratada no celuloide. Yía la primeira vez qu’una historia tan estreitamente unida a la ñuesa comarca cabreiresa yía llevada a los circuitos de cine internacional. On asina esta nun yía la primeira vuelta que Cabreira se deixa ver no mundu del cine.

Cabreira foi llevada al cine pur primer vez no añu 1982 de la mano del director de cine Jaime Chávarri. La película titulada “Luis y Virginia” foi rodada en Marrubiu y Manzaneda entre febreiru y marciu d’esi añu, durante seis selmanas, nún acontecimientu no que participonun los vecinos d’estos puebros cabreireses. La película, que foi producida pur Televisión Española, narra la hestoria y vivencias de dous mayestros rurales (interpretaos pur Joaquín Hinojosa y Carme Elías) que se traslladan a un pequeiñu puebru de los montes de Llión.

Tamién houbo un intentu de llevar a las salas de cine la difícil vida que viviera durante la posguerra española el cabreirés Antonio Bayo. Una vida que foi novelada no añu 1977 pul escritor vascu Ramiro Pinilla no llibru tituláu “Antonio B. El Ruso, Ciudadano de Tercera”, pero que nesti casu, la ideya de llevar al celuloide la hestoria d’esti vecinu de La Baña nun chegóu nunca a cuayar.

One thought on “La hestoria de las minas de wólfram de Casaio chega a la gran pantalla”

  1. Pingback: La película «Lobos Sucios» nun se va estrenar güei en nenguna sala llionesa – El Cabreirés
  2. Trackback: La película «Lobos Sucios» nun se va estrenar güei en nenguna sala llionesa – El Cabreirés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *