La Junta de Castilla y León da luz verde al parque acuático sobre los canales romanos

Canal romano

Canal romano

La familia Karling ya puede solicitar al Ayuntamiento de Castrillo y de Truchas la licencia municipal para iniciar el Roman Canal Park. La obra comenzará con la canalización desde el Eria hasta el canal de Peñaguda

El proyecto de la familia Karling para construir un parque acuático sobre los canales romanos de Cabrera va superando uno a uno todos los trámites. Ayer salvó uno más con la aprobación por el Gobierno de la junta de Castilla y León del Plan de sostenibilidad de los canales Romanos en el ámbito de Castrillo y Truchas. Ahora al proyecto ya solo le falta la licencia municipal de los dos ayuntamientos que están obligados a agilizar, dada la condición de inversión estratégica del equipamiento turístico.

Debido a la falta de protección de los canales romanos y la no inclusión como parte de la declaración de patrimonio de la humanidad de Las Médulas, la familia Karling se ha hecho con el derecho a uso de los mismos. Esta familia que ya cuenta con varios parques acuaticos, varios en España y en el resto del mundo, se interesó por crear un proyecto mixto entre turismo y arqueología, así el visitantes puede ir por varios tramos de canal en una colchoneta hinchable, mientras visita los restos arqueológicos de más de 2000 años.

Con anterioridad al paso de ayer, también en Consejo de Gobierno se había aprobado el proyecto de decreto para agilizar la construcción del parque acuático Roman Canal Park en los dos municipios antes citados considerándolo una inversión estratégica para la comarca.

Este proyecto también ha sido sometido a la preceptiva evaluación ambiental estratégica por parte del gobierno de la comunidad y no ve impedimento alguno ya que si lo comparara con los destrozos realizados por algunas de las canteras, “tampoco es para tanto” afirma el responsable del servicio de medio ambiente.

Por su parte, el ayuntamiento de Truchas y de Castrillo han ido facilitando los trámites que permitirán contar con el nuevo negocio turístico de los Karling en la comarca. El último trámite en este sentido, completado a finales de este mes, fue la aprobación por confederación de aguas del Duero y del Sil el trasvase entre ambas cuencas. Solo este proyecto, básico para la construcción posterior del parque acuático, se calcula que costará unos dos millones de euros, según informaron los respectivos responsables de las cuencas del Sil y del Duero la semana pasada.

inocentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *