La Junta presenta su propuesta de ordenación territorial en la que divide Cabrera en dos

La unidad rural de Cabrera estaría formada por los ayuntamientos de Truchas, Encinedo y Castrillo, pero dejan fuera los municipios de Puente de Domingo Flórez y Benuza que entrarían en la de Bierzo Sur. El Gobierno autonómico asegura que está abierto al diálogo para buscar un consenso

mapa-areas1La Junta de Castilla y León pretende ordenar de nuevo su territorio. De momento, solo ha presentado un borrador con las unidades rurales y urbanas, pero previsiblemente lo aprobará en primavera. Esta nueva ordenación territorial y de servicios se realiza con el fin de “asegurar la autonomía y pervivencia de los municipios, y para garantizar la adecuada prestación en ellos de servicios esenciales”, según la norma aprobada.

Tras la apertura del plazo de información pública para explicar este proceso, de tres meses, se procederá a la tramitación administrativa y parlamentaria antes de su definitiva aprobación (por los dos tercios de la Cámara), según los cálculos que ha expuesto en Valladolid el consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez.

El “mapa del futuro” de Castilla y León, como ha denominado a esta reordenación territorial, está basado en la agrupación de municipios en función de la población y la densidad demográfica, con arreglo a unos baremos, que se materializa en la figura denominada Unidad Básica de Ordenación y Servicios del Territorio (UBOST).

Con ello, Castilla y León (2.248 municipios y 2,4 millones de habitantes) quedará dividida en 176 UBOST rurales -incluidas siete excepciones que no alcanzan los criterios exigidos- y otras 15 UBOST urbanas que se corresponden con los municipios de más de 20.000 habitantes donde figuran las nueve capitales de provincia.

Esta nueva configuración “no se ha diseñado en un despacho”, aseguran desde la Junta, y además la pertenencia a esas unidades territoriales o agrupaciones de municipios es voluntaria “porque forzar no sirve para nada”, de ahí esa “pedagogía absolutamente vital y necesaria” que protagonizará la Junta durante este periodo de información pública entre todas las partes implicadas, añadió el consejero antes de subrayar como objetivo esencial el de que las entidades locales “sean más fuertes sin forzarlas”.

Cabrera, una de las siete excepciones

El promedio de población por cada UBOST es de 6.718 habitantes y el número medio de municipios incluidos en cada de esas unidades es de 12,8. Sin embargo, en este mapa hay siete excepciones, es decir aquellas agrupaciones que no cumplen los requisitos para ser UBOST pero que sí la asumirán, entre las que se encuentra la unidad de Cabrera, la única excepción en León, y las cercanas de Sanabria y Benavente, en Zamora. Según De Santiago-Juarez, esta excepción a la norma se explica en la concurrencia de estrechos vínculos de índole geográfico e histórico, que sin embargo no contemplan para dejar fuera de esta unidad a dos de los municipios cabreireses, los de Benuza y Puente de Domingo Flórez que quedan enmarcados dentro del Bierzo Sur.

Ante las más que posibles reclamaciones, los impulsores de esta ordenación se han mostrado abiertos al diálogo para buscar el consenso. Así, el delegado territorial de la Junta, Guillermo García, ha celebrado esta semana en Astorga la primera reunión sobre la propuesta autonómica de ordenación territorial. Al encuentro asistieron la mayoría de los alcaldes del partido judicial de Astorga, en concreto, los catorce municipios que integran Maragatería, los diez de la Ribera del Órbigo y los tres de Cabrera, que son tres unidades básicas contempladas en el nuevo mapa.

El delegado insistió en que «no se busca desarraigar a nadie», argumentando que el objetivo de las nuevas áreas es «asegurar la mejor calidad de vida de los ciudadanos, tratando de conseguir los mayores niveles de cohesión social y territorial y la mejor prestación de los servicios públicos». Además, insistió en que las nuevas áreas se refieren a la prestación de las competencias de la Junta, como sanidad, educación o infraestructuras, «de modo que son perfectamente compatibles con los servicios que prestan los municipios o las mancomunidades ya existentes».

García insistió en que el consenso también deberá presidir la aprobación de la nueva norma que, con fuerza de ley, deberá contar con el respaldo de las Cortes de Castilla y León por dos tercios de los procuradores, una vez oídos a los ciudadanos, los municipios, la Diputación, Consejo Comarcal del Bierzo y Consejo de Cooperación Local. El delegado matizó que las posibles adaptaciones no comenzarán a regir hasta tres años después de la aprobación del mapa. Finalmente, destacó que los cambios que se proponen en la nueva normativa garantizan el mantenimiento tanto de los municipios como de las entidades locales, potenciándose asimismo la asociación voluntaria de municipios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *