La junta vecinal de Lomba reclama una subvención por la restauración de la ermita de Santa Elena recibida por una asociación

Ermita antes de la restauración

La ermita antes de la restauración

La alcaldesa pedánea, Adoración Fernández Cabo, conoció la semana pasada que la Consejería de Fomento y Medio Ambiente otorgaba a la Asociación de Vecinos y amigos de Lomba una subvención de 17.500 euros para contribuir a financiar la reconstrucción de la ermita, aunque “no ha participado en los trabajos”, ya que fue la junta vecinal y los donativos de los vecinos los que sufragaron la obra

El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha autorizado una subvención a la Asociación de Vecinos y Amigos de Lomba de 17.500 euros, lo que supone el 22 % del coste total del importe de la obra, con el objetivo de financiar la reconstrucción de la ermita de Santa Elena, perteneciente a la localidad de Lomba en el municipio cabreirés de Benuza.

La ermita fue reconstruida con pizarra, donada por una cantera de la zona, y piedra siguiendo la arquitectura popular de Cabrera. Esta ermita es muy querida por la gente de la comarca ya que los vecinos le profesan gran devoción y acuden a la romería que se celebra el primer fin de semana de mayo. Sin embargo, en mayo de 2013 sufrió un incendio y el templo quedó maltrecho.

A partir de los restos que permanecieron tras el incendio, la junta vecinal de Lomba se encargó de recoger los donativos y aportar el dinero que faltaba para su reconstrucción. Los donativos de personas anónimas y los materiales de empresas de construcción y colaboraciones desinteresadas de profesionales del sector sirvieron para reconstruir la ermita, según comenta la junta vecinal. “Y ahora vemos con verdadero estupor como una asociación privada recibe una subvención que debería recibir todo el pueblo de Lomba y no sólo unos socios” ha manifestado la presidenta de la localidad Adoración Fernández.

Inauguración de la ermita. Foto Bierzo Digital

Inauguración de la ermita. Foto Bierzo Digital

La restauración de la ermita, situada en el valle del río Cabrera, fue inaugurada por el anterior alcalde, Rafael Blanco en agosto de 2014, tras las mencionadas aportaciones públicas y privadas. Este mismo alcalde fue el promotor de la creación de la asociación a la que la Junta le ha otorgado la ayuda de 17.500 euros para la reconstrucción de la ermita.

Estas subvenciones a entidades sin ánimo de lucro las concede la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, a través de la Dirección de Vivienda, Arquitectura y Urbanismo y del programa ‘Arquitectura’, cuya finalidad es la rehabilitación y restauración de edificios y espacios urbanos que forman parte del patrimonio arquitectónico de interés de la Comunidad. Sin embargo, ayer sus responsables no sabían porque se le había otorgado una subvención a una entidad privada cuando la alcaldesa pedánea acudió a los servicios de la Junta para informarse de esta ayuda.

“Se ha solicitado al Delegado de la Junta de Castilla y León que aclare esta subvención ya que el pueblo está sufriendo graves carestías y se debe invertir el dinero en las necesidades del pueblo más apremiantes” aclaró Fernández Cabo a este periódico. La alcaldesa pedánea enumeró las necesidades más apremiantes para el pueblo, como “la mejora de la calidad del agua potable, hay saneamientos rotos, los inmuebles de la junta vecinal tienen goteras y el pavimento de muchas calles esta muy deteriorado”. Por esta razón, considera que “esta subvención vendría muy bien para estas cubrir estas carencias, ya que la junta vecinal hizo un esfuerzo superlativo para la reparación de la ermita”.

Cuenta de la Junta vecinal donde pueden verse los donativos y la gestión para su restauración

Cuenta de la Junta vecinal donde pueden verse los donativos y la gestión para su restauración

La actual alcaldesa pedánea también manifestó que “no se han realizado todos los pagos de los trabajos de restauración ya que faltan facturas y se está investigando a nivel judicial la gestión de la antigua junta vecinal”. “De igual forma se están investigando todos aquellos pagos realizados por trabajos para la junta vecinal durante los últimos 5 años que son opacos y no hay justificante ninguno en sus cuentas”, añadió Adoración Fernández Cabo.

La asociación que ha recibido la subvención se inscribió en el registro de asociaciones de la delegación territorial de León en febrero de 2013 con la finalidad de fomentar la convivencia vecinal y formar una cofradía que al final el obispado no autorizó. Fuentes consultadas por este periódico han informado que “dicha asociación quiere invertir esta ayuda en crear un mirador sin tener en cuenta las necesidades de los vecinos”.

La alcaldía a favor de la junta vecinal

Este lunes, el alcalde de Benuza, el socialista Agapito Encinas, manifestó a este periódico que la subvención pública de la Administración autonómica debe ser canalizada directamente a la junta vecinal de Lomba, dado que es la responsable y dueña tanto de la ermita como del entorno de suelo público que se pretende mejorar.

El actual alcalde asegura que la citada asociación fue creada “para conseguir fondos y seguir de vicepresidente de Asodebi, por parte del antiguo regidor Rafael Blanco.” Y añade que “este tipo de políticas sin contar con los vecinos ha provocado carencias en nuestros pueblos como que ya no tengamos el minibus los lunes”, condenó el actual mandatario municipal.

Encinas afirma que “el Ayuntamiento de Benuza es el responsable de las mejoras en la zona, a través de los responsables de la pedanía de Lomba, y entiende que un colectivo privado, aún cuando represente a un grupo de vecinos, no puede decidir en qué y cómo se invierten los 17.500 euros destinados para la zona o para el entorno de la ermita de Santa Elena”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *