La mayoría de las Juntas Vecinales cabreiresas podrían desaparecer a partir del próximo 31 de octubre

Cuando apenas quedan unos pocos días hábiles para que venza el plazo de presentación de la liquidación relativa al ejercicio 2014, un gran número de entidades locales menores de Cabrera siguen sin entregar al Consejo de Cuentas de Castilla y León la documentación pendiente.

A un escaso mes y medio de que concluya el plazo para presentar la liquidación perteneciente al año pasado, únicamente las localidades de Benuza, Cunas, Iruela, Llamas de Cabrera, Lomba, Pozos, Sigüeya y Silván han entregado la documentación fiscal.

Concejo abierto leonés

Concejo abierto leonés

Desde que entrara en vigor la conocida como “Ley Montoro”, año tras año se repite entre las Juntas Vecinales de nuestra provincia la misma situación de apuro, llegando al extremo de que en el año pasado el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas tuviera que emitir una moratoria.

De no entregar esta contabilidad, 963 de las más de 1.200 pedanías leonesas podrían perder su personalidad jurídica, de tal forma que los activos y pasivos del pueblo pasarían a depender directamente del Ayuntamiento. Esta amenaza supondría la supresión de la administración más próxima al ciudadano con la que cuenta actualmente la población rural, ya que las Juntas Vecinales, los Concejos, son las entidades mediante las que los ciudadanos pueden tener una participación más directa y democrática en la toma de decisiones sobre los bienes comunes del pueblo.

Para los pueblos cabreireses esto se traduce, entre otras materias, en que los pueblos perderían la capacidad de poder gestionar los recursos naturales tales como el agua, los montes, las canteras o los cotos de caza. Con su pérdida desaparecería la tradicional y centenaria gestión comunal cabreiresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *