La pugna entre pizarreras cabreiresas impide la ampliación de una cantera en La Baña

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León anula una autorización de la Junta que permitía a Pizarras La Baña al desarrollo industrial y ampliación de una pizarrera

Cantera de La Baña. Foto: S. Fernández

Imagen de una explotación pizarrera en La Baña. Foto: S. Fernández

La sentencia, que no es firme, puede ser recurrida, aunque la Fiscalía investigará los hechos por si fueran constitutivos de delito penal por una presunta falsedad documental en la tramitación de la autorización.

En este procedimiento judicial han intervenido como apelantes las sociedades mercantiles Pizarras El Carmen S.A., Pizarras Albar S.A., Leonstone S.L. y Slate MB S.L., todas ellas empresas bañesas, quienes solicitaron la anulación de la resoslución de 5 de agosto de 2011 de la Delegación Territorial en León de la Junta de Castilla y León (Servicio Territorial de Industria, Sección de Minas) donde se autorizaba a la sociedad Pizarras La Baña S.A. a la actualización y ampliación del proyecto de explotación de la cantera de pizarra “Fuidemalo”, situada en La Baña, así como los proyectos de escombreras “Fuidemalo-Pradín” y “Valdeculebras”, en la misma localidad cabreiresa.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJCyL, organismo que se ocupa de este procedimiento, ha decidido además remitir los testimonios al Ministerio fiscal «por si de los mismos pudiera inferirse que se ha incurrido en responsabilidad penal teniendo en cuenta el recorrido procedimental seguido en vía administrativa con resolución autorizatoria carente de toda motivación pese a las numerosas alegaciones efectuadas por las mercantiles afectadas, posibilidad de legalización de trabajos de explotación no cubiertos por las autorizaciones mineras, falsedad documental  que se insinúa en relación con una certificación y no resolución en años de un recurso de alzada cuando a juicio de los técnicos la resolución recurrida en alzada era manifiestamente ilegal».

Pinche aquí para leer la sentencia completa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *