La subida de los pendones a Peña Ramiro, como nunca antes la habías visto

La tradicional romería de pendones a esta mítica cima cabreiresa grabada a golpe de dron da como resultado un impactante vídeo en el que se aprecia desde el aire esta ancestral costumbre de las enseñas leonesas y se descubre la milenaria fortaleza de Cabrera Alta

La tercera subida de pendones al Castillo de Peña Ramiro, que tuvo lugar el pasado septiembre, fue el centro del objetivo de innumerables cámaras que ese día inmortalizaron la romería. Sin embargo, una muy especial, montada en un dron, ha dado unas espectaculares imágenes que gracias a elcabreirés.com han sido montadas en el impactante vídeo que acompaña estas líneas.

Los pendones al viento, los esforzados pendoneros en su romería y la fortaleza medieval de Peña Ramiro cambian de perspectiva en la imágenes aéreas tomadas por el geólogo de la Universidad de Salamanca Javier Fernández Lozano durante el especial desfile. Las imágenes, acompañadas de otras tomadas de varias cámaras estáticas en tierra, no tienen desperdicio.

 

Centenares de personas, hasta 400, participaron el primer domingo de septiembre en la tercera ascensión de pendones al castillo de Peña Ramiro, organizada por el Ayuntamiento de Truchas y Pendoneros de León. Un total de 17 pendones y 3 pendonetas venidos de todos los rincones de Cabrera y de la provincia congregaron a centenares de personas que ascendieron hasta la fortaleza medieval cabreiresa, situada a 1.400 metros de altitud. La dura ascensión actualizó un año más la ancestral tradición de los pendones en tierras leonesas y recuperó los valores de este tipo de desfiles, como la unidad entre vecinos en torno al símbolo de cada localidad, la ayuda entre pueblos y la colaboración con leoneses de otras comarcas con un fin común.

La marcha partió después de 10.00 horas de la ermita de San Roque de Valdavido y concluyó en la cima de Peña Ramiro. Aunque la jornada no terminó ahí. Tras el descenso al pueblo de Truchas, los pendones volvieron a desplegar su colorido para atravesar la localidad y llegar a La Llama, donde se celebró una comida de hermandad para todos los asistentes. Los cálculos del Ayuntamiento estuvieron acertados y se sirvieron las 400 comidas previstas.

El alcalde de la localidad, Francisco Simón, se mostró satisfecho con el transcurso de la jornada que devolvió el colorido de los pendones a la fortaleza medieval que fue reconstruída el pasado año. «Estas tradiciones no se deben perder» destacó el primer edil del Ayuntamiento de Truchas al término de la jornada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *