Las carreteras de Cabrera, destino del turismo ‘motero’

La carretera LE-126 que vertebra la comarca de este a oeste se ha convertido en una transitada vía para motoristas, hasta el punto de que forma parte de una ruta recomendada en una aplicación para móviles presentada en Fitur

El puerto del Carbajal, uno de los preferidos por los motoristas. Foto: Rozacunetas

El puerto del Carbajal, uno de los preferidos por los motoristas. Foto: Rozacunetas

La carretera LE-126 no es la Ruta 66 americana ni cuenta con casi 4.000 kilómetros, pero sus curvas y sus paisajes cautivan a los amantes de la conducción sobre dos ruedas. Tiene poco más de 67 kilómetros entre Castrocontrigo y el límite con Galicia, cerca de La Baña, pero cada vez es más frecuentada por motoristas amantes de las vistas y de las constantes vueltas que da la carretera por la accidentada geografía cabreiresa.

Los negocios que se encuentran a ambos lados de la vía que vertebra la comarca ya han notado que muchos de ellos detienen sus motores para repostar en la gasolinera de Truchas o que hacen un alto en el camino para tomar fuerzas en algunos de los bares y restaurantes que hay en Cabrera. Si hasta ahora se han dejado notar por la carretera que recorre la comarca de este a oeste, a partir de ahora, su presencia puede ser mayor, ya que esta vía de comunicación forma parte de una ruta destacada en una aplicación para móviles de gran uso en Zamora y que la diputación de la provincia vecina presentó en Fitur hace solo unas semanas.

Se trata de la app ‘2 ruedas por Zamora’, disponible para teléfonos IOS y Android, que dedica una ruta de 425 kilómetros a las comarcas de Sanabria y Cabrera, aunque también pasa a Ourense y Carballeda, y que recorre de principio a fin la LE-126 desde Castrocontrigo hasta después de La Baña. Según especifica la aplicación, se trata de una «estupenda ruta por zonas montañosas» con «algunas zonas sinuosas de corto trazado revirado». Y es eso precisamente lo que buscan los moteros, carreteras reviradas en las que desgastar toda la superficie del neumático de sus motos que tiende a quedarse planos de circular por autovías o carreteras en las que no necesitan inclinarse para tomar las curvas.

El puerto del Carbajal, uno de los preferidos por los moteros.

El puerto del Carbajal, con sus más de 6 kilómetros de curvas en desnivel, uno de los preferidos por los ‘moteros’.

Sin embargo, y a pesar de que es una ruta recomendada, la app también alerta de que «el estado de la calzada es regular», que las vías son «estrechas y con poco tráfico», «pero con la posibilidad de encontrarse con animales sueltos (vacas, ovejas, perros), y también ciervos y jabalíes, especialmente en épocas como el inicio de la primavera y mediado el otoño». Por ello recomienda «velocidad moderada y especial control en las zonas donde la vegetación sea espesa». Además, recuerda «respetar siempre las señales de tráfico», por la «seguridad» del motorista «y la de todos».

Por Truchillas y las Gobernadas

Por otra parte, un colectivo que conoce bien esta carretera y las otras de Cabrera es el denominado ‘rozacunetas’, que sugieren una ruta que profundiza más en toda la comarca, accediendo desde Sanabria por el alto del Peñón. Detallan que la carretera es «muy divertida y con buen asfalto hasta Doney de la Requejada, a partir de aquí empieza a picar muy fuerte hacia el alto del Peñón». Recomienda descender «con cuidado en la bajada hacia León» porque el asfalto se encuentra «roto y bacheado» y la pendiente es «muy pronunciada en un principio, con curvas casi de herradura, en las que el asfalto alcanza su peor estado». Tras pasar Truchillas y Truchas, toman la LE-126 dirección a La Baña, una «carretera en perfecto estado». En este tramo está el alto del Carbajal (1.341 m.) con 7 kilómetros «de bajada espectacular» hacia Quintanilla de Losada, un descenso que les hace «descargar adrenalina», aseguran. Tras las «curvas enlazadas y algún que otro tobogán» de Cabrera Baja llegan a La Baña para tomar la LE-164 en dirección norte durante unos 25 kilómetros.

De esta otra vía, destacan el Puerto de las Gobernadas (1.410 m.) antes de llegar a Sigüeya. Después continúan el curso del río Cabrera, para pasar por Llamas (LE-191/19) una carretera en la que «el estado del asfalto no es el mejor, y la calzada, sin quitamiedos ni señalización horizontal, es de escasa anchura, pero en cierto modo queríamos ponernos a prueba a nosotros mismos y a nuestras motos», comentan. A pesar de ello, reconocen que 30 kilómetros por ese «asfalto maltratado y bacheado fue un error por la duración excesiva».
 Al margen de ello y del disfrute que les supuso la ruta, este grupo de ‘moteros’ destacan la «rica comida casera en cantidad y buen precio» que tomaron en Cabrera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *