Las lluvias de la primavera reducen la producción de miel cabreiresa

Miel1La cosecha de la miel cabreiresa cae alrededor de un 80% y el 30% de las abejas mueren por el mal tiempo

La reducción de la producción de miel se ha notado en toda Cabrera, según afirmó el presidente de la Asociación Leonesa de Apicultores, Javier Morán, que representa a un total de 465 socios en toda la provincia, aproximadamente la mitad en el Bierzo. El 80% menos de producción estimada se nota en cada colmena. De hecho, Morán explicó que si bien a estas alturas una colmena debiera tener entre 22 y 25 kilos de miel, ahora mismo hay unos seis o siete kilos por unidad. Alrededor de dieciocho kilos menos de lo acostumbrado y conveniente para garantizar la producción. Si el tiempo se estabiliza, la próxima floración de los castaños permitirá remontar una parte de la producción y, más allá de esto, ya en septiembre, quedan los mielatos de encinas y robles.

518 kilos menos por colmena

Las incesantes lluvias y la inestabilidad climatológica que llegó hasta bien entrada la primavera han provocado una ostensible caída de la producción, tanto que «las colmenas no tienen miel ni reservas para ellas mismas», lamentó Javier Morán, cifrando en un 80% la caída de la producción y eso si la situación mejora y la floración del castaño se produce con normalidad. La mortalidad en las colmenas está siendo muy importante. Más de un 30% han muerto ya de hambre», explicó Morán.

Sin rastro de la ‘velutina’

Un telón de fondo nada consolador para un sector que mantiene también la vista puesta en la posible entrada de la temida ‘vespa velutina’ o avispa asiática. Precisamente, en el control de cualquier posible ejemplar de este avispón también ha afectado negativamente el mal tiempo. Las trampas para detectar su presencia ya se han colocado, por orden de la Junta de Castilla y León, pero aunque la ‘vespa velutina’ haya entrado ya en Cabrera, es imposible detectarla. «Cuando llueve, no sale ni se mueve», dijo Javier Morán. Por ello, la Administración autonómica ha ampliado el plazo del ‘trampeo’ hasta el 30 de junio. Lo único cierto hasta el momento es que «en ninguna de las trampas colocadas ha caído ningún individuo de ‘vespa velutina’, aseguró el presidente del colectivo leonés de apicultores. Una noticia que, de momento, es positiva.

«Los daños son ya irreversibles porque las bajas son las que son. La producción no va a llegar ni a un 20% con respecto a un año normal», afirmó. «Si mejora el tiempo, en el castaño sacamos la mitad de la producción, pero hay que contar con que las colmenas no tienen nada de miel. Ahora mismo, el Bierzo está sin producción. Todos los apicultores tenemos las miras puestas en el castaño cuando, ahora mismo, todas las colmenas deberían estar llenas y produciendo a pleno rendimiento».

El presidente de la Asociación Leonesa de Apicultores asegura que en los 17 años que él lleva dedicando a la producción de miel en la comarca vecina berciana «no había visto nunca las colmenas vacías y las abejas muertas por falta de alimento».

Concurso de mieles de la universidad

Hace un mes la Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales de la Universidad de León (ULe) celebró en el Laboratorio de Microscopía el II Concurso de Mieles ULe-Uzarpa’ donde un jurado popular y otro público integrado por una decena de estudiantes y ciudadanos interesados en asistir a esta cata, llegados de Asturias, Villablino, Astorga, Cabrera o Bilbao.

La cata fue dirigida por la profesora Rosa Valencia y realizada sobre 10 muestras de miel ha sido valorada por un jurado popular formado por Bernardo Prieto, profesor del Departamento de Higiene y Tecnología de los Alimentos, Juanjo Losada, cocinero-chef del restaurante Pablo de León, Adolfo Benéitez, presidente de la Asociación de Sumilleres de León, Pablo Gutiérrez, apicultor y gerente de Industria del Envase y el escritor Alberto Rodríguez Torices.

Antes de llegar a la selección de estas diez mieles un jurado técnico tuvo que realizar la primera criba de entre las 35 que se presentaron a concurso. Este jurado estuvo integrado por Félix Adanero, farmacéutico de la Junta de Castilla y León e investigador apícola, Sandra Lobato, bióloga de Urzapa y los profesores del Departamento de Higiene y Tecnología de los Alimentos, Rosa Valencia y Bernardo Prieto, que tuvo la difícil tarea de escoger las diez que a su juicio reunían las mejores características de aroma, sabor, consistencia, y resto de peculiaridades organolépticas que dotan de calidad a este producto. Al mismo tiempo, la Facultad de Biológicas se encargó de los análisis polínicos de todas las muestras, con el fin de identificar qué plantas destacan en cada miel, un factor que se puede conocer a través del nivel y tipo de polen que predomina.

El público asistente tuvo ocasión de probar y valorar las mieles, que se ofrecían en copas, con cucharillas dispuestas para poder catar convenientemente el producto y tanto a este jurado como al popular encargado de calificar las mieles, se les ofrecía una manzana verde ya que según explicó Rosa Valencia es el mejor sistema para aclarar y limpiar la boca, de manera que no se mezclen los sabores de una y otra muestra de miel, y sea posible efectuar la valoración correcta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *