L’augua que calez el banduyu

Nun hai una sola casa cabreiresa na que nos sous cilleiros nun guardaran dalguna vez una botellina d’aquesta preciada bebida sanadora, l’auguardiente… sí, sanadora, yá qu’antias nunca nun foi una bebida d’ociu, senóu una verdadeira melecina

Destilación del auguardiente

Destilación del auguardiente

Yá na edá media empregábase cumu se fora un fármacu, una melecina que yiera a curar y allonxar toda crase de males. Y hasta’l siegru XX utilizábase cumu un escelente anestesiante pa quitar los dulores de muelas ou las llagas de la boca; desenfestaba y curaba las feridas. Tamién s’utilizaba pa sanar los cornuzuelos y los piqueiños dulores de güeyos y ouyíos. Las fregas cun auguardiente tenían mueitas virtudes beneficiosas. Pur una parte sirvían pa meyorar la circulación de la sangre, quitar los dulores musculares y las maniotas, peru tamién sirvían pa quitar los catarros cuando se daba la frega no peitu y no llombu.

Sin duda nenguna, unu de los usos más empregaos que l’auguardiente tenía yiera’l de calecer el cuerpu. Esi yera’l meyor remediu qu’utilizaban los llabradores cabreireses antias de dir a trabayar al campu nas frías mañanas d’enviernu. Una copina que calecía’l banduyu, el cuerpu, y l’espíritu.

Nun sabemos cun exactitú cuando principióu a destilase pur primer vez l’auguardiente en Cabreira, y no noroeste peninsulare, rexón pur excelencia del aguardiente. Onque sí se sabe que los exipcios yá destilaban alcohol dous milenios antías de la era cristiana; lo más probable yía que foran los árabes quien introduxeran la técnica de la destilación na península ibérica. Tamién hai quien diz que’l primeiru en consiguir convertir el vinu n’auguardiente foi l’alquimista valencianu Arnau de Vilanova (1240-1311), quien estando en busca del brebaxe de la eterna xuventú dióu cuna fórmula de la destilación del auguardiente, tal qu’esti súbditu del Reinu d’Aragón esplica na sua obra más célebre: “Elixir de vinorum mirabilis specierum et artificiatum vinum”.

Lo que sí yía verdá, yía qu’a pesar de nun ser el noroeste peninsular el briezu y la enxendra d’aquesta apreciada bebida espirituosa, la tradición que tien na ñuesa tierra puede venir pur varios factores; la climatoloxía y compricada orografía de montaña, xunto cuna economía de subsistencia y el feitu de que tódalas familias foran propietarias de dalgún terrenu ou faceira, pur piqueiña que fora, facilitóu que tanto la producción de vinu, cumu l’aproveitamientu del sobrante de la colleita que sirvía pa la destilación del auguardiente, sirviera cumu un recursu más pa las familias de llabradores. Na actualidá l’auguardiente forma parte de la idiosincrasia cabreiresa, de la sua cultura y costumes. Yía imposible que nun estía presente en cualesquier actu social ou festivu; bodas, bautizos, cumpleaños, santos, aniversarios, etcétera, ou inclusive nas matanzas ou en todu tipu de facendeiras y trabayos comuñales.

Antias destilábase de xeitu artesanal, empregando una pota (alambique) que sirvía pa llograr l’auguardiente. Esti yiera l’oficiu del poteiru, qu’en más d’una oucasión s’exercía na clandestinidá pa evitar los impuestos. El meyor oruxu ou auguardiente facíase destilando el vinu de pouco cuerpu, yía dicire, el que se facía cun uvas que nun estaban cumpridas dafeitu, peru tamién s’empregaban los restos que quedaban d’apachacar las uvas, cumu los pelleyos, las granas, ou los rabos.

Peru sin duda, la meyor maneira de preparar y tomar l’auguardiente, d’un xeitu máxicu, cultural y folclóricu, qu’inclusive tien los sous propios ritos y esconxuros, yía la de la queimada.

 


QUEIMADA


alain-crespo

La queimada. Foto: Alain Crespo (CC BY-SA 2.5)


Ingredientes

  • 1 llitru d’auguardiente.
  • 1 cáscara de llimón ou naranxa.
  • 150 gramos d’azúcara.
  • Un puñadicu de granas de café.

Ellaboración

Vertimos nuna pota de barru l’auguardiente, l’azúcara y las cáscaras de llimón. Remexemos bien tódolos ingredientes.

Cun un cuyarón de barru coyemos un poucu de l’auguardiente y prendémos-ye llume. Cuando veamos queimar l’oruxu no cuyarón, deixámoslu cayer sobre la pota de barru pa que’l sou conteníu principie a ardere. No intre añedimos las granas de café.

Vamos remexendo la queimada por que se vaya consumiendo l’azúcara y s’evapore gran parte del alcohol, y cuando casi nun queden chamas podemos deixar que s’amaten. Yá estaría llistu pa consumire.

Recuerda, la queimada yía alcohol. Bebe con moderación.

ESCONXURU GALLEGU

Mouchos, coruxas, sapos e bruxas;
demos, trasnos e diaños;
espíritos das neboadas veigas,
corvos, pintegas e meigas;
rabo ergueito de gato negro
e todos os feitizos das menciñeiras…

Podres cañotas furadas,
fogar de vermes e alimañas,
lume da Santa Compaña,
mal de ollo, negros meigallos;
cheiro dos mortos, tronos e raios;
fuciño de sátiro e pé de coello;
ladrar de raposo, rabiño de martuxa,
oubeo de can, pregoeiro da morte…

Pecadora lingua de mala muller
casada cun home vello;
Averno de Satán e Belcebú,
lume de cadáveres ardentes,
lumes fatuos da noite de San Silvestre,
corpos mutilados dos indecentes,
e peidos dos infernais cus…

Bruar da mar embravecida,
agoiro de naufraxios,
barriga machorra de muller ceibe,
miañar de gatos que andan á xaneira,
guedella porca de cabra mal parida
e cornos retortos de castrón…

Con este cazo
levantarei as chamas deste lume
que se asemella ao do inferno
e as meigas ficarán purificadas
de tódalas súas maldades.
Algunhas fuxirán
a cabalo das súas escobas
para iren se asulagar
no mar de Fisterra.

Ouvide! Escoitade estos ruxidos…!
Son as bruxas que están a purificarse
nestas chamas espiritosas…
E cando este gorentoso brebaxe
baixe polas nosas gorxas,
tamen todos nós quedaremos libres
dos males da nosa alma
e de todo embruxamento.

Forzas do ar, terra, mar e lume!
a vós fago esta chamada:
se é verdade que tendes máis poder
ca humana xente,
limpade de maldades a nosa terra
e facede que aquí e agora
os espiritos dos amigos ausentes
compartan con nós esta queimada.

 

 

3 thoughts on “L’augua que calez el banduyu”

  1. Fragerllion says:

    Gran comentario y gran anécdota , me ha encantado Juan Pablo.

    1. Juan Pablo says:

      Muchísimas gracias Fragerllion

  2. Juan Pablo says:

    Melecina es una palabra que guarda para mí un significado especial, puesto que trae a mi mente a mi difunto padre. El siempre llamaba melecina al aguardiente, según el porque así lo decía mi abuela (su madre) que era natural de Truchillas, y de la que no guardo recuerdo alguno salvo lo que el me contaba de ella. Precisamente una de las cosas de las que más me hablaba mi padre era de la forma de hablar de mi abuela, según el porque hablaba fatal, pero en realidad lo que hablaba era Cabreirés, y yo me doy cuenta ahora, cuando el ya no está.

    Como me hubiera gustado explicarle que lo que hablaba mi abuela teresa era una lengua propia, de la que el (y probablemente ella), nacido en el Madrid de 1938 y criado en la posguerra, desconocía existencia. Le hubiera hecho ilusión saber que esa palabra, melecina, que tanto difundió y defendió por Madrid y sobre todo por Móstoles, llegando incluso a acostumbrar a su uso a algún que otro camarero, no era una deformación fruto de supuesta ignorancia, sino que guardaba significado e historia propias.

    En fin, gracias a esta web y sus autores reavivo un vínculo emocional con una tierra que siento profundamente mía, aunque sea madrileño por nacimiento y crianza. Habrá que tomarse unas gotinas de melecina para celebrarlo y reconfortar el espíritu. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *