Los ataques de los cánidos crean malestar en los ganaderos y en los defensores del lobo

Después de un mes en el que se han sucedido varios ensañamientos contra varias ganaderías cabreiresas se reabre nuevamente el debate sobre la difícil relación de convivencia entre lobos y ganaderos

merinas

Rebaño de ovejas merinas. Foto: Fir0002 (CC BY-NC)

3 ovejas en La Baña, 16 en Losadilla, 27 muertas y 11 desaparecidas en Truchillas. Este es el balance que dejan los ataques de los depredadores desde el mes de septiembre, una situación que ya ha conseguido que alguno de los ganaderos haya tenido que trasladar su cabaña a otra localidad del municipio con mayores expectativas para la seguridad de su ganado.

Este es el caso de Amador Madero, último ganadero en sufrir el ataque de los cánidos, quien ya ha decidido abandonar Truchillas debido a los lobos y el mal estado del monte, que lleno de matorrales y arbustos supone un peligro constante para su ganado ovino. Madero se trasladará a Baillo, a apenas 8 kilómetros, donde según afirma “siempre ha habido ganadería” y el monte está “mejor atendido” por el concejo.

Las pérdidas ocasionadas suponen como mínimo “100 euros por cabeza de ganado”, eso sin contar el dinero invertido en los pastos o en los mastines que defienden a los animales del lobo. Por este motivo el ganadero pide que se invierta más en el mantenimiento del monte y demanda a las administraciones un “control de la población” del lobo, aunque por otra parte también asegura ser partidario de la convivencia del lobo junto con la ganadería.

La defensa del lobo

Desde la Asociación Cabrera Natural de Valdavido, en el mismo municipio, el miembro de la asociación y vocal de esta pedanía José Antonio Bachiller ha pedido “que no se atribuyan al lobo los ataques al ganado si no existen evidencias científicas, como pruebas de ADN que lo demuestren, ya que los daños los podrían haber causado perros asilvestrados”.

Bachiller ha manifestado que la Asociación Cabrera Natural “ni busca la polémica ni que el ganadero no reciba una indemnización, sino compatibilizar la presencia del lobo con la actividad ganadera, mediante un manejo adecuado del ganado”.

Asimismo, esta asociación pide que se cambie la imagen negativa que en ocasiones se transmite sobre este depredador, ya que la figura de este cánido podría convertirse a medio plazo en un recurso económico para la comarca, al igual que sucede en otras zonas de España donde empresas de turismo ecológico trabajan en torno al hábitat y la figura del lobo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *