Los Campanones volvieron a tomar las calles de Quintanilla de Yuso

La Asociación Cultural San Yusto revive esta tradición como cada Domingo de Pascua recreando este ancestral antruido que este año ha recuperado más personajes

Los Campanones de Quintanilla de Yuso, este domingo. Foto: ELCABREIRÉS.COM

Los Campanones de Quintanilla de Yuso, este domingo. Foto: ELCABREIRÉS.COM

Intensa mañana la que ha vivido este domingo la localidad cabreiresa de Quintanilla de Yuso con la celebración de este antruido cabreirés o ‘entruiedo’ como se dice en este pueblo de Cabrera Alta, en torno al cual se congregó medio centenar de personas. La representación, con sus particularidades, es similar a la de otras localidades de la comarca llamadas con nombres tan sugerentes como Campaneiros, Remixacos, Farramacos, Mantarracos o Cernadeiros. Todas ellas forman parte de esta celebración del invierno, del solsticio en el que la luz vence a la oscuridad.

Los campanones, el lloubo, la vieya y el vieyo volvieron a recorrer las calles de Quintanilla de Yuso con sus grandes cencerros y terroríficas máscaras. La Asociación Cultural San Yusto, con la colaboración de la Junta Vecinal de Quintanilla de Yuso, el Ayuntamiento de Truchas y ELCABREIRÉS.COM, pusieron todas las condiciones para que los míticos personajes, volvieran al pueblo como cada Domingo de Resurrección.

Al filo del mediodía, los personajes volvieron a salir sigilosamente de las inmediaciones de la iglesia para asustar y perseguir a los rapaces y a las mozas, mientras los ‘vieyos’ pedían el aguinaldo como antiguamente hacían de casa en casa. «El año pasado no me pareció bien porque no pidieron por las casas», comentaba en esta edición una octogenaria de la localidad con el aguinaldo en la mano, mientras esperaba la llegada del ‘vieyo’ que portaba el cesto. El aguinaldo de este año «servirá para sufragar parte de los gastos de pieles, telas y otros materiales utilizados en la mascarada, que hasta ahora han sido pagados por adelantado», aseguran los organizadores que ya piensan en recuperar viejos personajes que hace décadas que no salen con el resto de Campanones. Como curiosidad, todas las máscaras y trajes han sido renovados, quedando el cayado del ‘vieyo’ como único elemento que salió en las mascaradas de principios de los 80 y que ha repetido en este 2017.

Esta tradición ha perdurado en el tiempo y desde hace tres años San Yusto realiza la mascarada en su fecha tradicional del Domingo de Resurrección, ya que en años precedentes y de forma discontinua se ha celebrado en las fiestas de verano. La celebración de los Campanones el Domingo de Pascua supone un traslado evidente para no coincidir con otras mascaradas de los pueblos cercanos, ya que resulta muy extraña su celebración fuera del tiempo de Cuaresma.

Los Campanones volvieron a perseguir y atizar a la gente, un rito relacionado con la purificación y con la fertilidad, que este año se ha visto mejorado gracias a la investigación que ha realizado la propia asociación, que además, ha decidido integrarse en la federación de antruejos de la provincia de León. La mascarada de Quintanilla de Yuso, incluida en el libro ‘La Semana Santa desconocida de la provincia de León’, de Héctor Luis Suárez, que la diputación presentó este año en Fitur, sale revitalizada y promete seguir mejorando en el tiempo para que esta tradición cabreiresa no muera. «Ahora, no lo ‘piérdais’», comento la mujer octogenaria al término de la mascarada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *