Los forestales de Cabrera limitados por el combustible

Agente medio ambiental

Agente medio ambiental

Los agentes consumen en 10 días lo asignado al mes que son 600 kilómetros

Los forestales y agentes medioambientales que trabajan en la comarca cabreiresa reivindican el cumplimiento del acuerdo suscrito el 21 de junio de 2007 con la Junta para mejorar sus condiciones laborales y que todavía hoy sigue sin cumplirse para los más 145 trabajadores en la provincia de León.

Según el sindicato CSI-F, son muchas las carencias que tienen los trabajadores del sector, sobre el que pesa la responsabilidad de velar por el patrimonio natural de la comarca. Pedro Bécares, responsable de este sindicato, afirma que «Muchas de esas carencias no sólo merman la capacidad de trabajo sino que además suponen una cuestión de seguridad para los propios agentes».

Una de las cuestiones que más repercute para los trabajadores medioambientales es la limitación de kilometraje impuesta por la Junta de Castilla y León que reduce a 600 los kilómetros pueden recorrer al mes con los vehículos del servicio para cumplir con sus obligaciones, que en una comarca tan grande como Cabrera, gastan en menos de 10 días. A esta limitación se une ahora la obligación de repostar en estaciones de servicio de una compañía determinada lo que en muchos casos supone tener que desplazarse hasta 50 kilómetros para hacerlo, cuando podrían repostar en otras gasolineras más cercanas.

Los agentes medioambientales se ven obligados a dejar de atender muchos servicios por esta circunstancia. Pedro Becares añade que, «además del gasto absurdo en combustible que supone este viaje, muchos agentes ven reducido hasta en una cuarta parte los kilómetros de los que disponen al mes para prestar servicios».

Otra de las reclamaciones es la de reposición de los uniformes, ya que se encuentran muy deteriorados, y también la renovación del parque móvil puesto a disposición de este servicio. «Los coches tienen hasta 290.000 kilómetros de media, la mayor parte de ellos recorridos por caminos rurales y pistas forestales, lo que deteriora mucho los vehículos», apunta Bécares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *