Los vecinos de Puente siguen sin agua apta para el consumo

El ayuntamiento de este municipio cabreirés tendrá que seguir repartiendo garrafas después de dos semanas cada dos días a razón de 550 por jornada ya que los niveles de arsénico no disminuyeron.

Desde primeros de este mes de junio, el consistorio de Puente de Domingo Flórez, emitió un bando en el que prohibía el consumo de agua tal y como adelanto EL CABREIRÉS debido a un resultado del análisis realizado al agua de consumo doméstico de la red de abastecimiento municipal. La presencia de este compuesto altamente tóxico obligó a este ayuntamiento cabreirés a prohibir su consumo y también su uso para cocinar «hasta nuevo aviso», según consta en el bando emitido por el alcalde, Julio Arias Escuredo.

Ya se cumple casi un mes desde esta prohibición, y los vecinos tendrán que seguir con el consumo mediante garrafas de agua ya que un nuevo análisis ha dado superior a los 10 mg/l del nivel de arsénico permitido. Arias lo ha intentado todo para poder tener una solución, analizando el agua proveniente de los dos focos que surten la traída, puesto que uno de ellos podría estar en niveles de 4 mg/l y se contaminaría con el segundo, el más caudaloso, que procede de la Aquiana.

La siguiente prueba que realizará el consistorio será recoger el agua a analizar antes de que esta entre en los depósitos «porque en ellos hay mucho sedimento y tenemos miedo de que se esté contaminando el agua desde dentro de él». Pero mientras tanto la única solución está en el reparto de agua en garrafas de cinco litros a los vecinos los lunes, miércoles y viernes. Se mantendrán las zonas de distribución de agua embotellada a las que podrán acudir los vecinos en diferentes horarios. El Ayuntamiento de Puente de Domingo Flórez ha indicado además que si alguna persona se encontrara impedida para poder desplazarse hasta el lugar de reparto, el Ayuntamiento se encargará de llevarla hasta su domicilio llamando previamente al teléfono 987 460 181. Cada jornada se reparten 550 garrafas.

El popular, Arias considera que no habrá problema en seguir con la medida temporal, porque incluso muchos vecinos se abastecen de pozos propios, pero manifiesta que hay que encontrar una solución al este tema ya que «esta medida es un rollo y admiro la paciencia de la gente», agradece Arias.

La solución a este problema, que no es nuevo y que la sequía obliga a repetir cada cierto tiempo, sería el bombeo desde el río Cabrera, algo para lo que necesita los permisos de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil que aún está tramitándolo «esperamos que sea cuanto antes. Los análisis seguirán realizandose cada 5 días para ver si la situación cambia, aunque hasta el momento ni la tormenta de granizo que cayó el pasado miércoles ha empeorado ni mejorado el problema», manifiesta Arias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *