Mazcaradas d’enviernu en Cabreira

Remixacus de Quintaniella de Llousada. Foto: Merche

Remixacus de Quintaniella de Llousada

Güei vivimos nuna sociedá capitalista y industrial, pero esto nun foi siempre asina, Cabreira viviéu de la llabranza y de la ganadería de subsistencia hasta bien entráu’l siegru XX. Los ñuesos puebros heredoron dende las tradiciones que-yes caracterizan  adaptándolas cunos años a tiempos más modernos

Las sociedades antiguas concebían el tiempu cíclicu y nou llineal cumo anguaño, pur eso, unu de los momentos más importantes pa eillos yiera’l solsticiu d’enviernu, cuando la lluz vencía a la escuridá. Yíe nesti momentu cuando los ñuesos antepasaos pasan revista a los qu’on estan vivos y aparez la figura de los “demones” que nos vienen a ayudar a pasar de las tiniebras a la lluz a aqueillos que lo merezan.

En casi tódalas localidades de Cabreira, a finales d’añu y principios del siguiente, aparecen unos personaxes curriendo, cun chucayos culgando, entiznando, atronando, golpiando y las caras cubiertas cun caretas espantosas, son estos “demones” que los chaman campanones, campaneiros, farramacos, remixacos… acompañaos pur outros seres zoomorfos que representan a animales, y pur personaxes más modernos agregaos éstos pa facer comedias y cuntar hestorias nos últimos años. Son las mazcaradas d’enviernu.

Campanones de Pozos

Campanones de Pozos

La diferencia cunos entroidos medievales son la presencia de caretas, l’empréu de chucayos cumo elementu sonoru, l’usu d’elementos pa zurrare, l’empréu de cenisa pa entiznare, el pidíu d’aguinaldu, la participación de toda la comunidá, y la organización esclusiva de los mozos de cada puebru.

Sobre l’antigüedá de las mazcaradas hai que tornar hasta época prerromana. Las primeiras aparecen no norte de la península Ibérica, el norte de la península itálica y la zona de los Balcanes. Dende un indefiníu orixen remotu convirtiéronse cuna chegada del cristianismu, creyando asina ñuevos tipos sobre la mirma base, nun hai qu’esquecer que todas siguen el mirmu patrón, acciones, personaxes y actuación. Caúna d’eillas evolucionóu representando los seres mitolóxicos antiguos pa dir añediendo personaxes de la vida cotidiana de forma que nun hai una eigual.

Las mazcaradas, na sua enxendra y hasta fa bien poucu tiempu, siempre foron representadas en tódolos sous personaxes pur homes, los mozos del puebru, incluyíos los personaxes femeninos, onque anguañu participen muyieres en mueitas d’eillas.

Máscara de Campanones de Villar. Foto Nati

Máscara de Campanones de Villar. Foto Nati

La mázcara nun tapa, sinóu que representa a estos seres cunos sous chucayos. Son mazcaradas pulo xeneral, ñegras y coloradas cun cuernos y pilleyos d’animales. La igresia entendiéulas cumo demonios, cuando n’orixen esos seres son benefactores, “demones” que s’atopan a metá entre los diouses y los homes, nos que s’encarna l’espíritu de los antepasaos. Todos eillos interpretan el sou papel cun carreiras, persiguiendo a las mozas y pidiendo l’aguinaldu nas casas. Pur eillo la igresia desterróulos al Entroidu.

Poucu a poucu principioron a añedir más personaxes cun tódolos elementos d’un teatru profanu medieval nos que tamién participa la comunidá. Unu de los primeiros personaxes qu’apareciéu foi la “Vieya”. Esti personaxe interpretáu pur unu de los mozos, yíe una vieya vistida de ñegru cuna cara cubierta, que suel pidir l’aguinaldu y qu’en mueitas oucasiones paría un animal muertu. N’outras mueitas tamién llanza cernada a la xente. Una de las figuraciones d’esta deidá ancestral yíe l’arcu iris, que se vincula a esti ente en varias llenguas d’Europa, cumo la llionesa, na qu’esti fenómenu meteorolóxicu yíe ñomáu cumo l’arcu la Vieya, en Cabreira, ou cinta la Vieya, en Senabria. Esti yíe ñestoncias, el conxuntu de características de la Vieya llionesa: vive no monte, aparez no cielu cumo l’arcu iris, yíe filandeira y rellaciónase tamién cuna lluna, configurándose cumo un personaxe llexendariu que finca las suas rayíces n’estratos culturales muei vieyos, pero que mantien la sua alcordanza cumo un tesouru na tradición de la sociedá rural hasta los ñuesos días al traviés de mueitas mazcaradas d’enviernu.

Campanones de Quintaniella. Foto: Sergio

Campanones de Quintaniella. Foto: Juan Calvete

Outru personaxe que suel aparecer en Cabreira yíe’l “Toru” que n’outras llatitudes más al norte pasa a ser l’Osu. Más personaxes que foron añedidos cuno tiempu son el Cura, el Médicu, el Guardia Civil, los Guapos y Feyos… todos eillos cuntan cun un escenariu, las caleyas de los puebros, participando los sous personaxes y tamién los sous espectadores. Cuntan cun tódolos elementos d’una obra de teatru, presentación, ñuedu y final, deixando las diálogos a la improvisación de cada personaxe.

Yíe bien difícil atopar mazcaradas a partir de marciu. Onque sí pasa que n’oucasiones el mirmu Entroidu se combina cun dalgunas mazcaradas. Amás, de seguru yíe posible que neillas estea l’orixen d’esta fiesta, mueito más actual. N’España la mayor concentración tien llugar na zona norte y el centru peninsulare, sobremaneira no antiguu Reinu de Llión, siguíos d’Esturias, Cantabria, el País Vascu y Navarra.

Campaneirus de La Cuesta

Campaneirus de La Cuesta

Al mirmu tiempu qu’en dalgunas comunidades y puebros va recuperándose nos últimos años esta tradición, tamién se dan casos nos que sumiéu pa siempre, on teniendo no sou día un gran protagonismu.

Mazcaradas en Cabreira

On hai puebros en Cabreira que mantuvieron la tradición hasta fa bien pouco, unu d’eillos yíe Pozos, onde mantién la tradición de la mazcarada de xeitu más puru cun inclusive un cultu arbóreu amestáu directamente cuno ramu llionés. Outros puebros que mantuvieron hasta bien entraos los años 80 foron Mazaneda cunos sous Campaneirus, Quintaniella cunos sous Campanones y La Baña cunos sous Mantarracos. En La Cuesta, onque perdida la tradición van yá 50 años, recuperoron la mazcarada l’añu pasáu y foron a varias concentraciones d’esta peculiar tradición.

Van unos días, el gobiernu declaraba l’Entruidu patrimoniu cultural inmaterial pul sou interés antropolóxicu. Asina podemos lleelu según aprobóuse na  “Resolución de 25 de noviembre de 2015, de la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales y de Archivos y Bibliotecas, por la que se incoa expediente de declaración del Carnaval como manifestación representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial”.  Esto va significar que quiciás haya dotación presupuestaria pa todas aqueillas mazcaradas na ñuesa tierra qu’on estean vivas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *