Un nuevo trotamundos peregrina por Cabrera a Compostela

Omar Ruiz-Díaz, que se autodenomina un ‘nómada moderno ‘, es un exrefugiado político de nacionalidad canadiense que viaja en bicicleta por la ruta jacobea de Madrid a Santiago

Omar Ruiz-Díaz, junto a Marina Losada, del Ayuntamiento de Truchas.

Omar Ruiz-Díaz, junto a Marina Losada, del Ayuntamiento de Truchas.

Un nuevo trotamundos ha hecho escala en Cabrera esta semana en uno de sus periplos a través del planeta. Si hace menos de dos meses el belga Ricardo Thys atravesaba la comarca en su vuelta al mundo, en esta ocasión, Omar Ruiz-Díaz, un exrefugiado político paraguayo con nacionalidad canadiense, se ha tomado varios días en la zona para conocerla a fondo en su particular peregrinación a Santiago.

Ruiz-Díaz es un periodista y aventurero que un día de 1991 decidió dejar su acomodada vida en Paraguay para dedicarse a viajar por el mundo. En las últimas semanas, ha tomado el ramal del camino de Santiago que de Madrid parte hacia Compostela y que le ha llevado a tierras de Segovia, Zamora y León. De Pozuelo de Tábara pasó a Cubo de Benavente y desde este punto remontó el Valle del Ería para pasar por Torneros de la Valdería, Quintanilla de Yuso y Truchas donde selló su particular credencial de peregrinación a Santiago, según ha dejado constancia en sus perfiles en las redes sociales.

En el Ayuntamiento de Truchas, Marina Losada y Sofía Cañal atendieron a este viajero que se mueve por el mundo en una bicicleta con dos carros —hasta alcanzar los cuatro metros de longitud—,  en los que lleva todo lo que necesita para sobrevivir.

El propio Omar ha declarado abiertamente que «una vida es suficiente si se vive con intensidad». En Cabrera se ha mostrado encantado y se ha fotografiado en varios lugares del entorno. En su libro de viaje se llevó una rúbrica dedicada del alcalde del municipio, Francisco Simón, y, de recuerdo, una fotografía del lago de Truchillas que Marina y Sofía improvisaron de un folleto editado por el Ayuntamiento de este enclave declarado Monumento Natural de Castilla y León.

Los diferentes ramales del Camino de Santiago reconocidos por la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago y el recorrido realizado por Omar Ruiz-Díaz a través de Cabrera.

Los diferentes ramales del Camino de Santiago (en amarillo) reconocidos por la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago y el recorrido realizado por Omar Ruiz-Díaz a través de Cabrera (en rojo).

Tras dejar la casa consistorial de Cabrera Alta, este ‘eco-aventurero’, que ha recorrido ya tres continentes y que viaja con la única compañía de su bicicleta, tomó rumbo a Corporales donde pernoctó antes de afrontar los empinados repechos del Morredeiro, camino a Ponferrada.

Lejos de convertirse en un destino del turismo de masas, Cabrera ofrece en los últimos tiempos unas etapas interesantes y curiosas para muchos viajeros qué deciden atravesar estas tierras en bicicleta, moto, coche o andando para conocerla y descubrirla de primera mano.

Aunque no es muy habitual ver peregrinos que acuden a Compostela por Cabrera, lo cierto es que nunca ha habido un sólo camino a Santiago y que los diferentes ramales han sido usados o han caído en el desuso en función de varios factores como la accesibilidad (buenas infraestructuras en la red de caminos, puentes etc.), la seguridad, las comodidades o la hospitalidad. En este sentido varios investigadores, entre ellos Nicolás Benavides Moro o Sergio Carracedo, sostienen que Cabrera y las comarcas colindantes pudieron ser zonas de paso de peregrinos a Santiago, procedentes del sur de la península.

En su juventud, Omar trabajó en una emisora de radio clandestina crítica con el dictador de Paraguay Alfredo Stroessner. Su padre, que era policía, le informó de que estaba amenazado por lo que en 1982 dejó su país para exiliarse en Argentina. En el país vecino estudió periodismo en la universidad y trabajó para un periódico en el que escribía artículos contra el régimen en su país. En 1989 Stroessner fue derrocado y Omar pudo volver a su casa. En Asunción, la capital paraguaya, relanzó su carrera de periodismo hasta que se entregó a la aventura en 1991. Desde entonces, no ha parado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *