Polémica en torno a la protección de los graftolitos de Salas de la Ribera

La falta de entendimiento y las acusaciones cruzadas entre el alcalde de Puente de Domingo Flórez y el descubridor del yacimiento geológico desvelan la desprotección en la que todavía se encuentra este enclave

Graftolitos

Graftolitos

En junio de este año se produjo un fatal acontecimiento al quedar sepultado un importante yacimiento de fósiles de graftolitos, organismos marinos invertebrados, durante el arreglo de la carretera N-536 a la altura de Salas de la Ribera. Se trata de un lugar de relevancia mundial que permitió descubrir la razón de ser de estas colonias de graptolitos, rebatiendo así teorías admitidas hasta entonces como verdaderas por la comunidad científica internacional. Fue descubierto a mediados de los años 90 por el investigador de Geociencias del CSIC Juan Carlos Gutiérrez. Un talud de pizarra, ubicado a las afueras, alberga miles de estas estructuras radiales, denominadas sinrabdosomas, formadas por colonias de unos remotos organismos marinos microscópicos, más pequeños que la cabeza de un alfiler, que atestiguan el pasado submarino de estas tierras hace 420 millones de años.

El descontento contra la falta de protección y por la pérdida de este registro de fósiles no se hizo esperar tras el fatal incidente. El Instituto de Estudios Bercianos lo atribuyó a la falta de coordinación entre las administraciones competentes para lograr salvaguardar este espacio catalogado como de especial relevancia, y el director general de Patrimonio de la Junta de Castilla y León, Enrique Sáiz, trasladó la responsabilidad de no haber conservado el yacimiento de fósiles al Ayuntamiento porque en su momento, Patrimonio recomendó a la corporación que implantase sus propias medidas de protección con una recalificación urbanística del suelo.

Cuando ya casi ha pasado medio año del lamentable suceso, asistimos a un nuevo episodio de esta crónica que se prevé larga. Hace unos días el alcalde de Puente de Domingo Flórez, Julio Arias, indicaba que tras conversaciones con el paleontólogo Juan Carlos Gutiérrez Marco se mostraba el interés del municipio por retomar las labores de estudio del yacimiento poniendo a disposición del investigador todos los medios de los que dispone el Ayuntamiento y la Junta Vecinal de Salas de la Ribera para proteger este lugar de interés geológico.

Sin embargo, era el científico quien al día siguiente desmentía las declaraciones del alcalde señalando que éste había actuado de forma negligente, e indicaba que la labor del político ante esta calamidad fue “cuando menos desidiosa, rayana en la ignorancia, cuando no en la pura negligencia, por no haberse preocupado de conocer y gestionar un lugar de interés de rango internacional, de sobra conocido en los catálogos oficiales disponibles a nivel provincial, regional y nacional”.

A los pocos días el alcalde Julio Arias se defendía del geólogo asegurando que sí se habían comunicado vía Facebook y añadió que Gutiérrez Marco “sólo busca el protagonismo que en su día no consiguió y que ha buscado desde que se puso debajo de las perforadoras de las obras que se estaban realizando sólo para fotografiarse”. El Alcalde de El Puente de Domingo Flórez también lanzó unas duras acusaciones al indicar que el paleontólogo “nunca se preocupó por el yacimiento, ni se volvió a poner en contacto con el Ayuntamiento, pero sí que se dedicó en los últimos años a organizar viajes de autobuses para expoliar el yacimiento”.

Asistimos pues al enésimo capítulo de esta historia que parece traerá cola. Mientras, los graftolitos continúan en un estado lamentable, cubiertos por una capa de mortero, junto con mallazo de hierro y bulones de doce metros introducidos en el terreno para afianzar el terraplen. Un yacimiento en el que se encuentra, o encontaba, el 90% del registro mundial de sinrabdosomas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *