Los pondones de diecisiete puebros van arroupar al castiellu de Valdaviéu

pendonesEl castiellu que s’alza sobre l’outeiru de Valdaviéu, va recibir el próximu diumingu a los pondones de diecisiete localidades de las tierras bañezanas y del propiu Ayuntamientu de Trueitas

Alredor de trescientas personas se comprometierun a xubir hasta eillí -a pesar de la dificultá del trayectu- conas suas enseñas, pa cumprir cuna inauguración de las obras de restauración del castiellu, y cunel 50 aniversariu de la estatua del Sagráu Corazón que lu corona

El castiellu de Peña Ramiro ameyoróu recuperando’l sou buen aspectu perdíu. La construcción medieval yá lluz cumo la fortaleza que foi y nou cumo la muria que yiera fa namás dous meses. Terminadas yá las obras d’arregru, que permitierun mantener la principal güella medieval de Cabreira, la fortaleza vuelve alzase n’unu de los llugares cun más recramu turísticu de la comarca.

Rematada la obra y cumpríos los prazos previstos, la fortaleza medieval volviéu esti branu a recibir no conceyu un continuu gutéu de turistas. L’obxectivu yíe “convertir este lugar en un reclamo de primer orden turístico, porque el lugar es único” y amás, supón “un incentivo más para la hostelería” del llugare, asiñalóu l’alcalde de Trueitas, Francisco Simón.

La intervención, aprobada pula Comisión Territorial de Patrimonio, permitiéu amás, ameyorar los accesos y l’apariencia de la redolada, lo que s’envaloróu nunos 10.000 euros, entre qu’outros 23.000 euros s’empreorun pa quitar los pasales de la escaleira interior de la torre que xubía a la estatua del Sagráu Corazón y en arregrar los daños propios del pasu’l tiempu y la falta d’inversión pur parte de los sous propietarios, los heredeiros del Conde de Villafranca.

50 aniversariu del Sagráu Corazón

Pero la inauguración de la rehabilitación de las obras, nun yíe l’únicu motivu qu’axuntará a la xente a los pías del castiellu, senou que tamién se celebrará’l 50 aniversariu de la construcción de la estatua que s’alza a lo cimeiro del Castiellu. Foi’l 5 de sanmiyiel de 1965 cuando s’aconceyorun los vecinos pa inaugurar esta imaxen que se convirtiéu en todu un símbolu pa la comarca. Un faru que cuando se ve de lluenxe la xente yá sabe qu’está en tierras cabreiresas.

El programa principia cuna concentración de pondones a las 10 de la mañanica na armita de San Roque. De caminu a l’aldeya de Valdaviéu a las 12:00 va tener llugar una misa a los pías de la efixe, pa dar pasu al alcalde Francisco Simón que va dicir unas palabras d’agradecimientu. D’eigual xeitu Gloria Teresa Miguélez Lobo va participar cumo yá lo feciera nel añu 1965. D’aqueilla recitóu una poesía escrebida pula mayestra y nesta oucasión, 50 años despuéis, va lleer un alegatu propiu del momentu.

Pincha eiquí pa escueitar la Homilia de la misa de 1965

Yá a las 14:30, una vez baxaos los pondones, va tener llugar una paellada popular na Llama de Trueitas, nún llugar preparáu pa eillo pul conceyu.

Estandartes militares

Conel vocablu “pondón” fazse referencia a un tipu de bandeira ou estandarte, que finca las suas rayíces na Edá Media. Nesta dómina, los únicos soldaos profesionales, bien poucos en númberu, yieran los caballeiros. Cuando un Rei anunciaba una guerra ou encomenzaba una ñueva campaña de la Reconquista (711-1492), los siñores feudales, la Igresia y los conceyos apurrían homes vistíos y armaos cun aspectu y formas distintas. Esto facía muei difícil estremar a los aliaos de los enemigos, provocaba equívocos y facilitaba’l “fuegu amigo”. Pa evitalo, principiorun a utilizar los pondones, que permitían a los soldaos recuñocese y arrexuntase alredor a eillos.

Los pondones d’anguaño, sigún los estudiosos, proceden directamente d’aqueillos pondones usaos pulas mesnadas medievales. Onque cunel final de la Reconquista, los pondones perdierun el sou usu militar y llogrorun una ñueva función, esta vez, social y civil. N’efectu, manteniendo la forma y los colores, los pondones principiorun a tener un ñuevu papel nas celebraciones relixosas, las romerías, las manifestaciones folclóricas y las fiestas populares.

Pondones na fiesta de Cabreira

Pondones na fiesta de Cabreira. Foto: Denis Soria

La herencia medieval del pondón foi mantenida relixosamente. Tódolos puebros de la provincia llionesa tuvierun unu (esistierun unos 1.300 pondones) y, dacuandu, dous: unu grande; y l’outru pequeiñu, la “pondoneta”, que yiera portada pulas muyieres y los ñiños. Pula contra, cunel pasar de los años, los pondones cayerun en desusu. Pur eso, mueitos desaparecierun; y outros durmierun el sueñu de los xustos nas igresias, onde l’estáu de conservación de los mesmos nun foi’l meyor deseyáu.

A pesar d’esto, nas últimas décadas, los pondones llioneses rexurdierun de las suas cenisas, forun rehabilitaos, recuperándose asina una bella y multicolor tradición. Los pondones qu’estaban en buen estáu salierun del armariu y los deterioraos forun restauraos a xeitu: güei, hai unos 400 en perfectu estáu de revista. Y mueitos de los irrecuperables forun ou están siendo repuestos y sustituyíos por outros ñuevos, respetando las formas y el cromatismu orixinales.

Un desfile de pondones yíe un xenuinu espectáculu multicolor y una amuestra de fuerza y de remangu del pondoneiru, que lu porta y que lu fai beillare. Güei los pondones son un sinu de la cultura, de la tradición, de la identidá y de la hestoria del vieyu Reinu de Llión. Son un arguyu y un símbolu del puebru ou de los ñuesos conceyos y entidades menores. Y cumpren funciones representativas, ceremoniales, y de pertenencia a un grupu.

Ruta de xubida al Castiello

Ruta de xubida al Castiellu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *