Retiran de la lista roja los canales romanos de Cabrera pese a su estado de «abandono»

«Están abandonados a su suerte y a merced del olvido y de los desaprensivos, invadidos por maleza y desprendimientos», según la Asociación Hispania Nostra que considera que no están en «riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores, al objeto de darlos a conocer y lograr su consolidación o restauración»

Canales romanos de Cabrera. Foto: Hispania Nostra

Canales romanos de Cabrera. Foto: Hispania Nostra

Los canales romanos de Cabrera Baja o carriles, como los denominan los lugareños, son una colosal obra de ingeniería poco conocida que construyeron los romanos. Estos viales se utilizaron para llevar el agua del deshielo y de los ríos Cabrera, Eria y Oza, hasta las colinas de las minas romanas de Las Médulas y de Cabrera, donde se extraía oro. Para ello, construyeron una red de canales de más de 600 kilómetros de longitud y la captación de aguas se efectuó a lo largo de las dos vertientes de los Montes Aquilanos y de la sierra del Teleno, partiendo de cotas que, según el canal, oscilan entre los 1.860 metros y los 980 metros de altitud, para llegar al yacimiento situado entre 960 y 720 metros de altitud.

Estos canales, han estado durante años en la lista roja que elabora la Asociación Hispania Nostra con el objetivo de llamar la atención de las administraciones en su estado de deterioro y en su riesgo de desaparición.

Esta asociación, preocupada por el patrimonio, ha decidido sacar los canales cabreireses de la lista roja, aunque admite que «están abandonados a su suerte y a merced del olvido y de los desaprensivos, invadidos por maleza y desprendimientos». En su informe, indican que «se retira de la Lista Roja y pasa a la sección Patrimonio restaurado o en restauración», aunque, de momento no hay ningún plan para su restauración o protección, ya que mientras la mina de las Médulas está considerada Patrimonio de la Humanidad, la red de canales que la abastecía, quedó fuera de esa protección.

Principales riesgos

La asociación, además, detalla que los principales riesgos que corren los canales es la «pérdida de tramos por desprendimientos, maleza, canteras y escombreras de pizarra, basura, además de repoblaciones y pistas forestales».

Canales romanos de Cabrera. Foto: Hispania Nostra

Canales romanos de Cabrera. Foto: Hispania Nostra

En la lado positivo destaca que se «se conservan tramos de canal y túneles en buen estado entre la zona de Llamas de Cabrera y Benuza, y a pie de mina» y que «gracias a las labores de limpieza realizadas durante los últimos años, se han recuperado». Además, se han descubierto minas de oro en su recorrido, y otros muchos tramos.

Por otra parte, elogia el trabajo que «durante más de 7 años», los Amigos del Patrimonio Cultural de León ProMonumenta han realizado, como es la limpieza de multitud de tramos en la zona de Llamas de Cabrera, «incluso descubrieron una gran mina», destaca. Por otra parte, indica que el Consejo Comarcal del Bierzo, gracias a una subvención de ASODEBI (Asociación para el Desarrollo Económico del Bierzo), está realizando labores de limpieza y señalización de 45 km de sus tramos, que finalizan en mayo.

Los canales romanos de Cabrera Baja están tallados en la roca de la montaña, formando una caja de dimensiones regulares (90 cm. de alto y de 120 cm. de ancho) de una pendiente media del 0,2%-0,5% por la que discurría el agua hasta la explotación de oro y donde era utilizaba para ‘romper’ la montaña. Uno de estos canales, el denominado C3, tiene 143 kilómetros de longitud y es la segunda conducción de agua más larga del mundo antiguo, considerándose como la mayor obra hidráulica llevada a cabo por los romanos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *