Ruta del mes de noviembre: La mina de oro “La Casarina” de LLamas de Cabrera

Galería de la Casarina

Galería de la Casarina

Este mes nos acercamos con Roberto Matías y los amigos de “La Cabrera Secreta” a conocer la mina “La Casarina” de Llamas de Cabrera. Al final del texto podréis ver los capítulos de “La Cabrera Secreta – El corazón de la Montaña”

Tipo de ruta: a pie
Tiempo de duración: 45 min
Distancia: 3,47 Km Ida
Desnivel acumulado Subiendo: 168 m.
Desnivel acumulado bajando: 0 m.
Circular: No
Época recomendada: todo el año.

Situación y acceso:

Se puede acceder desde Ponferrada por la carretera a Puente Domingo Flórez, de esta localidad parte a la carretera que siguiendo el curso del río Cabrera, afluente del Sil, nos conduce al pueblo de Llamas de Cabrera (inicio de Ruta), desviándose hacia Castrillo de Cabrera en la intersección de la LE-164 a la LE-191/19. El regreso se puede efectuar por Cabrera Alta, bien por el puerto de Carbajal o bien por Peña Aguda (Corporales) y de aquí a Castrocontrigo para salir de la Comarca hacia la Bañeza o Astorga.

ruta

Interés:

El principal atractivo de esta ruta es el arqueológico e histórico, ya que podremos conocer in situ un lugar privilegiado en el que se pueden observar y recorrer espectaculares tramos de canales tallados a pico y visitar algunas de las labores del mayor complejo de minería aurífera romana subterránea del noroeste de España. En este recóndito valle se suceden a los canales de abastecimiento de Las Médulas la red de canales que fue construida para la explotación del complejo minero de Llamas de Cabrera, que cuenta con más de 26 km de canales y 11 depósitos de agua. Ambas redes de canales se distinguen fácilmente por la anchura de las obras de abastecimiento, de 1,35 m para Las Médulas y de 0.80 m para los de la mina de Llamas de Cabrera. Es preciso reseñar que la actividad en este complejo minero destruye por completo la red meridional de abastecimiento de Las Médulas, por lo que puede considerarse que hubo aquí una importante extracción de oro tras la paralización de estas.

Llamas de Cabrera

Llamas de Cabrera

El yacimiento de oro de Llamas de Cabrera está formado por un conjunto de filones de cuarzo que se encuentra repartido por un área de cerca de 2 km2 que fueron trabajados mediante minería hidráulica, utilizándose posteriormente la minería subterránea para su aprovechamiento en profundidad, especialmente en el paraje de “La Casarina”, donde se concentran la mayoría de los trabajos subterráneos, consistentes en chimeneas de extracción sobre filones, galerías transversales y de drenaje.

La denudación meteórica natural de este yacimiento es la que ha suministrado la mayor parte del oro libre que dio lugar a los aluviones auríferos del río Cabrera a partir de su intersección con el Arroyo de Valdecorrales, que drena el Valle Lleiroso, y que fueron también intensamente trabajados por los romanos hasta más allá de la localidad de Pombriego.

Canales desde el Valle del Lleiroso

Canales desde el Valle del Lleiroso

Itinerario:

El recorrido propuesto tiene una distancia total de apenas 3,47 km (sólo ida), sólo practicables a pie, con una dificultad baja, dado el escaso desnivel y la utilización de caminos carreteros en casi todo el trayecto. Se parte de la localidad de Llamas de Cabrera para adentrarse en el Valle Lleiroso por el canal C-3 convertido en “carril” (Camino del Palomar) hasta alcanzar las labores subterráneas inferiores del complejo minero de Llamas de Cabrera.

Los romanos encontraron en la mina de Llamas el yacimiento primario o núcleo fuente del que procedía el oro que lavaban sistemáticamente en todas las terrazas fluviales aguas abajo del enclave de la explotación, o que extraían por bateo en las pozas del arroyo Valdecorrales y del curso bajo del río Cabrera.

Galería de la mina de oro La Casarina

Galería de la mina de oro La Casarina

La Casarina

El origen romano de las galerías subterráneas de Llamas se hace patente por los lucernarios que salpican cada pocos metros las paredes de las cavidades. En ellos se colocaban lámparas que hacían posible el trabajo en la negrura absoluta de la mina. Las labores principales de este complejo minero se distribuyen por un área aproximada de casi 4 km2, en los que se encuentran abundantes vestigios tanto de minería hidráulica en superficie, como de minería subterránea.

Hasta el momento han sido localizadas más de 20 labores subterráneas en el paraje de La Casarina, lo que convierte a la mina de Llamas en la más importante en su género a nivel nacional. El cuarzo extraído era machacado en morteros de piedra al pie de la mina para obtener luego el polvo o las partículas de oro mediante bateo. Si bien no resultan sencillos de localizar ni de interpretar, los restos de estos morteros, que fueron realizados en bloques de cuarcita o arenisca, se ubican preferentemente al pie de las bocaminas.

Con posterioridad a los trabajos en superficie, los romanos realizaron, en el paraje de La Casarina, no menos de 20 labores bajo tierra, muchas de las cuales superan los 50 m de profundidad. Su estudio global parece indicar la existencia de un conjunto estructurado de pozos y galerías, que se repartían por una empinada ladera, salvando un desnivel de 350 m.

El oro

Las galerías estaban regularmente repartidas para facilitar el acceso a los filones auríferos y para permitir, al mismo tiempo, la evacuación del agua por medio de cunetas.

Una vez se extraía todo el cuarzo aurífero accesible desde una galería, se procedía a profundizar la explotación, abriendo una nueva cavidad a una cota inferior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *