Ruta del mes de octubre – Trabazos-Castillo de Peñavellosa

Peñavellosa

Peñavellosa

Octubre, mes en el que comienza a hacer frío, y que mejor para combatirlo que descubrir los restos de un antiguo castillo que se izaba en la roca Peñavellosa

Trabazos – Castillo de PeñaVellosa.
Tipo de ruta: a píe.
Tiempo de duración: 2 horas y 30 min.
Época recomendada: Primavera, Verano y Otoño
Distancia: 7,2 km.
Desnivel: 375 metros
Circular: No
Época recomendada: Todo el año si la climatología lo permite

Situación y acceso:

Desde Astorga y La Bañeza llegamos a Castrocontrigo y allí tomamos la carretera secundaria de la red provincia que conduce a la comarca de Cabrera. Llegamos a Truchas y seguimos rumbo hacia Encinedo pasando por las localidades de lruela y Quintanilla de Losada. Antes de llegar a Encinedo tomamos un desvío que sale a nuestra derecha que nos llevará directamente a
Trabazos.

Peñavellosa

Interés:

La gente mayor de Trabazos recuerda que se entretenían cuando eran niños tirando piedras por orificios que comunicaban con mazmorras y escuchaban el ruido que su caída originaba. Externamente se observa algún muro; el efecto de los incendios y, sobre todo, las excavaciones incontroladas están acabando con los pocos rastros que quedan del castillo que aquí se levantó. Cuenta la leyenda que una campana fue llevada por los moros a Peña Vellosa y que su sonido era tal que se oía en Peña Trevinca, Casa la Cueva o en El Morredero; y que al ser éstos expulsados, los vecinos de Trabazos o de Odollo, según del lado que se comente, llegaron los primeros para llevarse la campana. Según versión de los de Trabazos la campana estuvo no en Peña vellosa sino en una roca, al lado del camino que unía este pueblo con Odollo, en el lugar llamado Piñeo la Campana. Es creencia popular que el primitivo pueblo de Trabazos estuvo situado en el “Testeiro de la Caliyona”, al noroeste del actual emplazamiento. Otro barrio se alzó en Las Carralizas, explanada por debajo de las Peñas del Mouzo. Sea o no verdad, lo cierto es que han venido apareciendo en ambos lugares monedas, piezas de cerámica, hornos de pan, etc. de la época de los romanos. Existe variada toponimia que nos habla de castros y fortificaciones. Al lado de la referida “Caliyona” están “Trillo Castro” y “El Torriyón” con su foso correspondiente y convertido en un túmulo de piedras.

Corrales a la salida de Trabazos

Corrales a la salida de Trabazos

Itinerario:

2,5 km de longitud tiene la empinada carretera que une la general LE-153 con Trabazos (1.155 m); al acabarse el asfalto, tres posibles caminos se nos ofrecen: el de la derecha -camino de los Corrales- que pronto deja a esa misma mano La Mata; el de la izquierda, con piso de cemento, que lleva al barrio de “Pico Llugar”; y el de enfrente –camino de Peñas del Mouzo-. Elegimos este último y pronto pasamos al lado de un estanque que almacena el agua de riego; algo más arriba está el nuevo depósito; 150 metros por encima abandonamos el que hemos traído y nos desviamos a la derecha, cruzamos la presa, dejando un abrevadero por debajo y uniéndose este camino al que he llamado “de los Corrales”, asciende suavemente describiendo una gran curva hacia Saliente, y al situamos al Sur de la Portilla de los Conforcos (1.530 m), atraviesa una torrentera, denominada El Areneiro, y sube -NO- hasta los Corrales. Desde casi todo el itinerario de subida vemos hacia el NE una caseta de observación en el Cotarro El Cabezo.

El Veladeiro

El Veladeiro

Desde los Corrales nos dirigimos hacia Poniente por un trazado casi horizontal, dejando al N el Cueto de Bornil (1.596 m) y al Sur las Peñas del Mouzo, muy abarrancadas por la erosión; al acercamos al collado que nos facilita el paso al Bustio vamos dejando a nuestra izquierda una campera bastante llana que llaman Fiyuelos. Traspasado el Veladeiro (1.527 m) -éste es el nombre del collado- pronto nos desviamos hacia el SO para caer al fondo del valle -que en su parte alta se conoce como El Bustio y más abajo Llama el Corral-. Ya en la vertiente contraria queda a nuestra izquierda la cabaña Llama la Vallada y la senda asciende lentamente cruzando los arroyos de La Salgueiruela y la Vallina Grande -con agua para beber- que bajan de Cubiellas y de Cueto Barballas, hasta situarnos en el lomo del cordal cuando éste inicia el descenso hacia el N y que se conoce con el nombre de Las Emponedeiras. Siguiendo el cresteo, libre de vegetación a causa de los incendios, y dejando a nuestra izquierda el Fontanal y a la derecha el Sardonal perdemos una altura de poco más de doscientos metros hasta la collada previa a la torre cuarcítica de Peña Vellosa (1.326 m), llamando Piñeo de los Mouros a su parte más alta, coronada por una mata de encinas.

Acercándonos a Peñavellosa

Acercándonos a Peñavellosa con Odollo al fondo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *