El Seranu de Cabreira cono sentimientu de Manolín el Viaxeiru y Fran Allegre

manuyfran

Fran Allegre y Manuel el Viaxeru

Unu de los mayores praceres vinculaos cona lliteratura yíe que dalguien te cunte una hestoria. Pero nun val cualesquier oradore. Tien de ser dalguien que lo faiga con sentimientu

 

La lliteratura oral puede dase casi por perdida, ora todu está rexistráu en papel y en cualesquier requeixu de la rede. On asina, podemos atopar la figura del cuentacuentos cumo continuador de la tradición oral.

Pepín el Viaxeiru, y Fran allegre intercambian hestorias tradicionales, reflexones de la vida d’antaño y la música tocada cumo se tocaba antias. Van cerrar el seranu de la fiesta de Ñogare y van siguir cona sua actuación tanto pa ñiños cumo pa mayores nesta fiesta de Cabreira 2015.

Manuel Ferrero yíe un cuentacuentos, contador ou cuenteiru, ñacíu en Llión y ciudadanu de la vida. Criyáu a base de narraciones, mina de carbón, amore, ñieve y mueita paciencia. Decidiéu deixar el mundu de l’abogacía y vivir del cuentu. Recueye hestorias de la xente mayor y vuelve a facelas rodare. Escribe tamién las suas propias pa siguir el rastru de la estrella, fugaz ou eterna, de los miles de soñadores (qu’a la lluz del fuegu ou na selombra de la ñueite de los tiempos), ficieron de la emoción y de la palabra un arte.

Fran Allegre, músicu y artesanu d’instrumentos tradicionales llioneses, toca distintos instrumentos qu’él mesmu fabricóu. Tal que s’escueita la gaita llionesa, el rabel, la zanfoña, la chifra y el tamborín, mezclaos con hestorias, asocedíos y picardías.

El seranu ou filandón cultural d’anguaño yíe dalgu abiertu y fomenta’l dialogo entre todos, de xeitu que la xente tamién puede cantar y cuntar cousas. Todos en círculu y al mesmu nivel. Úsanse técnicas d’animación sociocultural p’harmonizar y moderar las actuaciones de todos. D’outramiente, el filandón, ou seranu en cabreira yía una tradición que consistía na regunión de vecinos alredor del fuegu del llar pa compartir presencia y conecencias. Realizábase sobre todu pol enviernu.

Xuntábanse nuna casa, ou nuna corte, de normal de ñueite. Mientras las muyeres filaban, cuntábanse hestorias, cantábanse romances, esmenuzábanse anécdotas, beillábase, etc. Na actualidá esti tipu de reguniones creyadoras de cultura, onque se van potenciando con fuerza, on nun tienen la importancia de la que gocioron no pasáu, hasta tal puntu que la palabra filandón nas suas distintas variantes ( Hila, fila, fiadeiru, seranu, calechu etc) yíe la que define estas reguniones y nun se sustituyiéu por una más moderna, quiciabes porque la creyación de cultura y la regunión pa compartila, anguaño nun son abondas entre tanto consumu artísticu; mercaos que nos oufiertan la creyación cultural cumo dalgu zarráu.

Por esta rezón, no programa de la fiesta de Cabreira aparez el seranu, de mano de Pepín el Viaxeru y Fran Allegre, güei entrevistámos-yes a dambos:

– Manuel ¿Cúmo chegóu al mundu del cuentacuentos?

Cuando you yera rapaz la mía güelina cuntábame cuentos. Los cuentos dacuando pueden ser una evasión que nos allonxa de los sufrimientos cuando nun estamos preparaos pa las verdades y n’outras ocasiones abren la puerta a la trescendencia, a la ternura, al alcuentru con nós mesmos y conos demás.

– Puede dicise qu’hai dous crases de cuentacuentos. Quienes tienen un repertoriu propiu y quienes recurren a los cuentos populares ou a los d’outros escritores. ¿En qué grupu enmarcaríase usté?

You estoi nos dous grupos. Tengo un repertoriu bien ampliu de cuentos tradicionales y tamién tengo los míos propios. Yíe más raru que trabaye con cuentos d’outros escritores, pero esisten dalgunas esceiciones a esto que digo.

– Fran, sabemos que tien un discu de cantares de briezu ¿cúmo xurdiéu la ideya de grabar el discu? ¿Ónde llogróu’l repertoriu?

L’ideya chegóu d’un amigu antopólogu catalán responsable de lo que se face nel museu etnolóxicu del axuntamientu Barcelona, y you sele, mueito sele, a la fin, puse las fuercias y lo demás pa qu’en unos tres años saliera. Los cantos d’arrollar que tien son 16, en 9 temas, la metá del canciuneiru l.lionés de Manzano, dous recoyidas por Ambás, (músicu, etnógrafu, presantadore de la TPA y amigu), y las outras del mieu archivu de recoyida própia.

– Manuel y Fran, mueita xente piensa que los cuentacuentos son cousas de ñiños al eigual que los cantares d’arrollare. On asina, hai cuentacuentos y cantares de briezu p’adultos. ¿A quéi creye que se debe esi prexuiciu?

M: Parez ser que cuanto más nos vamos allonxando de la inocencia y nos volvemos un pouco más recios, más nos cuesta conectar cono senciellu. Dacuando, cuentos aparentemente pa rapaces, sin embargu pueden tener un impactu bien potente na xente. Las grandes verdades de la vida; las que nos conectan cono esencial, suelen estar escondídas no más senciello. La ternura y la capacidá de confiar incondicionalmente no mundu que tien los rapaces, presente en dalgunos cuentines, puede mancar a aquellos que se desconectoron de la sua inocencia. Por eso siempre trato de cuntar desde la sencellez, pa que la xente pueda conectar con esa parte interiore. Nun son las palabras ampulosas las que nos cambian, sinon las que se dicen con sinceridá humilde.

F: You pienso qu’arrodiáos de tópicos, de maneiras de facer a las que dicimos sí, por prexuiciu, por querer ser aceptáos, paura, etc, un adultu nun puede permitise amosase cumo un rapá, amorosín, cun inocencia, (güei paecería bobu sigún dalgunos). Estas serían unas razones, y outras que nun tienen que ver cola pergunta, pero que afectan a l’arte o tradición arimáo a unu, ye que estamos cogüelmáos de cousas artísticas y d’outru xeitu en tolos medios de descomunicación, unas nas que deprendes, outras nas que nun deprendes, y outras colas que unu volve a la inorancia. Buonas o malas, tamos cogüelmáos. Tengo que dicir que cuentos hailos pa adultos tamién na tradición, que a la fin, siempres acababan escuitando los rapaces, y que falando de los mios cantos d’arrollar, que debían cantar los vieyos a los ñuevos, nun son más que tres o cuatru pa dormire, los demás son sueños amovidos, pesadiellas, na maneira de representalos, ya que quisi facer un discu ricu en melodías, instrumentos y emociones, nun toos los temas amorosos y pa dormire, pa que-y presten a tolos que-ys presta la música variada.

– Manuel, ¿a quéi colectivu suel dirixir usté los sous cuentacuentos?

Los mios cuentos nun tienen edá y son pa tódolos colectivos. Un día dime cuenta, al cuntar hestorias, que la vida enteira puede estar representada en cada cuentu. Cuando cuntas una hestoria siempre hai dalgunu que se siente tocáu, representáu por dalgún de los personaxes o que de repente descubre de que nun puede esplicar conas palabras. Cuntéi pa rapaces, pa personas vieyas, p’adolescentes y pa xente de mediana edá. Cuando tienes un grupu que mezcla edades o yíe bien heterogéneu, fai qu’estar bien listu pa escoyer aquellas hestorias que puedan sirvir pa chegar a todos.

– Fran, usté yíe luthier, fabricante de d’instrumentos musicales tradicionales. ¿Da-ye pa vivire?

He, he, he. Home de mueitos oficios, probe de siguru. Güei you m’alcuentro ricu.

– Tamién yíe músicu y vamos desfrutar d’eillo no seranu, ¿cúmo prencipia todu, cuando decide dedicase a esto?

Podemos dicire que de manéira própia a los 18 años, al rematar COU. La mia madre sosprendióuse de que nun fuera a bioloxía dispuéis d’acetame. Taba fartu de estudiare, y del mundiu. N’esi tiempu, vi que la música y l’artesanía, podían ser un xeitu de vida en sin mancar, o mancando lo menos posible a too lo que taba nel mieu alredore. Agarréi la frauta de plásticu, mientras facié una gaita con un guante de goma y dalgunas outras frautas y p’alantre. Diendo polas raices de la xente del país hasta las suas gorxas, poniendo l’oreya a eillos y a los que trabayorun antias, y escachando mueita madera.

– El sou discu d’arrollare está cantáu n’asturlliones, ¿Que-ye parez que güei-ye fagamos esta entrevista en cabreirés? ¿Yíe necesariu usar la llengua de los ñuesos güelos? ¿Creye que tien de defendese’l ñuesu idioma tradicional?

Pienso que yíe una pena tolo que supon nun tener amor própiu, lo que güei dicimos “autoestima”, nun alcontrar el caminu d’unu mesmu y nun saber cual foi o yíe el de la tua xente. Dícennos: “sos asina, asina que p’acó, y nos, acobardáos, creyemos que somos lo que dicen que somos, y p’acul.lá vamos”. Esto ye perbuonu pa mueitos malos quereres que nun son los nuesos. L’acobardamientu que foi esti sieglu pa nos, supon un convertimientu de ser humanu a ouveya. Nun digo que eso nun se diera siempres, pero col tema de la pérdida de l’idioma y outros colores que perdemos, somos más marionetas. Unu que nun sabe lo que yíe, y-ye dicen que yíe tal o cual, puede creelo, y a partir de ahí, yíe más cumo la vara d’ablanu, va pa onde quieren los que quieren tenete amaestráu. Los tópicos escarramiáos n’esti sieglu por cima de lo l.lionés amenazan con esborriar la verdá de lo que somos, fumos, y podemos sere. La verdá hai que la cuñocere. ¿Quieres vivire engañáu? Qué guapu yíe tamién pa mí el cudiar tolas froles d’esti l.lugare redondu que va alredor del sol. ¿Va entovía non?

– Manuel, nos cuentacuentos infantiles lo más complicao yíe mantener l’atención de los ñiños. ¿Con qué recursos cunta usté pa consiguilo?

Primeiro’l respetu al estáu d’ánimu que los rapaces tengan esi día. Tratu d’escuitar en qué situación están eillos y onde estoi you. Facer un equilibriu bueno pa todos. A la vez que cunto los cuentos, estoi educando cono mio exemplu y la mía maneira d’actuare. Si quiero que m’escuiten tamién voi tener qu’escuitar you. Percibilos del todu y trata-yes con cariñu yíe la meyor receta. Tamién s’utilicen técnicas teatrales, la música, los títeres, l’usu la mirada, pero eso yíe infinitamente menos poderosu que’l cariñu verdadeiru puestu palabra a palabra.

– Outra cousa muei común nos cuentacuentos infantiles yíe que los participantes interrumpan la narración pa intervenir de dalguna forma. ¿Cúmo se toma estas interrupciones? ¿tienlas previstas?

Esisten muitos cuentacuentos a los que nun-yes parez nada bien que los rapaces interrumpan. A mí préstame. Yíe mui común, faceles preguntas abiertas a los mozos para que xeneren eillos el guirigay y respuendan. L’egu del artista nun quier interrupciones, porque cumo tien todu’l filu de las cousas bien preparadas, deseya rellumbrare, pero you primeiro qu’artista soi educador y paisanu y si dalguna cousa nun me dai lluz por interrupción, pero sirve por que un rapaz o rapaza atoupe una verdá o esprese daqué que precisa espresare, doi-ye focu. La mia voz nun yíe más importante que la del públicu y si yíe, yíe porque’l públicu-ye da fuerza a la mía voz. Por eso cuando’l públicu toca’l cielu conos mios cuentos, nun yíe responsabilidá mía. Escuitar con corazón abiertu da-ye alas a las mias palabras.

– ¿Cuáles son las posibilidades didácticas de los cuentacuentos?

Pa mi cuntar yíe ser un diapasón. Yíe más importante que lo que se cunta’l silenciu desde’l que se cunta. Crear espacios pa estar presentes al traviés de la palabra yíe bien educativu. Los cuentos guardan memorias inconscientes de la hestoria de la humanidá, cada nivel de comprensión nun cuentu que you coloquéi no mío corazón, ayuda a qu’outru lu axeite. Los cuentos son el símbolu del gran ríu de la vida que nunca está termináu, pero siempre va p’alantre.

– Manuel y Fran, ¿Cúmo yíe’l vuesu espectáculu? ¿vamos pasalo bien?

M: Espectáculu yíe un amiestu de sones tradicionales de Llión y cuentos de toda la vida. Esperamos que la xente lu desfrute en tódolos sentíos. Caminamos por tódalas emociones, la risa, la ternura, el miedu, la tristeza. Siempre me gusta dicir que los cuentos son el viaxe contra la serenidá. Transitar por todos esos llugares emocionales y facelo con calma y desfrute, parezme importante.

F: Depende’l die que tengamos. Si da tiempu presento’l l.libru de puemas “Deixándo’l cuerpu”.

GLOSARIU

Requeixu: Rincón.
Ñueite: Noche.
Selombra: Sombra.
Escueitare: Escuchar.
Asocedíu: Suceso.
Anguaño: En la actualidad, este año.
Outramiente: De otro modo.
Llar: Hogar.
Corte: Cuadra.
Abondu/a/o: Suficiente.
Briezu: Cuna.
Arrollare: Acunar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *