Sopas d’ayu de mia gulica

Lus d’antias saben que nun hai meyor melicina pal cuerpu qu’unas buenas sopas d’ayu. Esti yía un pratu humilde, propiu del enviernu y la Semana Santa, peru que pur cuenta de la sua senciella preparación y del sou buen sabor tamién pue cumese durante todu l’añu

Sopas d'ayu

Sopas d’ayu

La enxendra d’esti pratu de cuchare piérdese no tiempu, y yía que lus sous ingredientes, tan humildes cumu un poucu de pan duru, augua, ayu, sal y pimentón, yieran abondus pa facer de las sopas d’ayu’l prencipal almuerzu qu’antias tomaban lus llabradores cabreireses.

El sou sabor agradable, la sua testura, el picor que fa calentar el banduyu de quien las toma, ou las propiedades antibióticas qu’apurre l’ayu, son las prencipales cualidades que facen a estas sopicas unu de lus pratus más populares de la cucina llionesa.

Nesta oucasión vou recuperar la receta que preparaba mia güela Graciana, que yiera de Quintaniella de Llousada. Quiciás nun seya la receta más auténtica, ou la más sabrosa, peru yiera la que se facía na mia casa, la que facía mia gulica.

Ingredientes (6 personas)

  • 1 fugaza piqueiña del día anteriore.
  • 1 llitru de caldu.
  • 4 dientes d’ayu.
  • 2 cucharas de pimentón picante estremeñu de la Vera.
  • 2 güevus.
  • Aceite d’oliva.
  • sal.

Ellaboración

Ponse’l caldu a calentar nuna perola, y mientras, vamus curtando’l pan en cachus allargaus y bien finines. Onque antias el pan yiera de normal de centenu, cuando las sopas se preparaban nuna fecha especial, en dalgunas casas utilizábase pan sobáu que se trayía de Ponferrada pa la oucasión.

Despuéis salamus el caldu al ñuesu gustu y cuando principie a ferver eichámuslu nún pucheiru de barru onde vamus añediendo’l pan hasta qu’engorde y absuerba todu’l líquidu.

Batemus lus güevus, qu’añedimus al pucheiru, y vamus remexendo a modín cun una cuchare de madeira pa que cuayen un pouquinín y queden asina envueltus pur eigual no pucheiru. No intre añedimus purcima’l pucheiru lus ayus, el pimentón y l’aceite, que primeiru heimus mayáu nún morteiru y freído durante un minutín nuna payiella.

Pa rematar punemus el pucheiru dientru’l fornu a una temperatura media, y deixámuslu cucer hasta que queden unas sopas espesinas y secas, y pa que quede purcima una rica costra bien turradina.

¡Buen proveitu!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *