Técnicos antiincendios realizan quemas controladas en Pozos

Por otra parte, prueban en la provincia nuevos sistemas de defensa contra incendios forestales consistente en ‘balas’ de agua embolsada o pulverizadores automáticos

Quema controlada en Pozos. Foto: Brif Tabuyo

Quema controlada en Pozos. Foto: Brif Tabuyo

Este miércoles, equipos de prevención integral de incendios forestales (EPRIF) de Tabuyo junto a la brigada de refuerzo contra incendios forestales (Brif) de esta misma localidad han realizado quemas controladas en el pueblo cabreirés de Pozos. Estas quemas persiguen dos objetivos prioritarios: reducir la carga de materia combustible y establecer una línea de seguridad para que, en caso de emergencia, los distintos medios puedan trabajar de forma segura afrontando la emergencia en cuestión.

Por otro lado, durante estos días, -miércoles, jueves y viernes- en la localidad leonesa de Fontanos de Torío la Asociación ‘Advanced Forest Fire Fighting (AF3), que podría traducirse por Lucha avanzada contra los incendios forestales ha probado una nueva arma para sofocar los fuegos que cada año arrasan demasiadas hectáreas en Cabrera y en las comarcas vecinas.

Los 19 socios de esta sociedad, procedentes de 10 países diferentes, atendieron este jueves a una jornada en la que el nuevo dispositivo debía sofocar un fuego real en un simulacro realizado en el Centro de Defensa del Fuego (CDF).

Una de las nuevas herramientas para prevención y extinción. Foto: Pyro Fire Extinction

Una de las nuevas herramientas para prevención y extinción. Foto: Pyro Fire Extinction

Sin embargo, los novedosos ‘proyectiles’ de agua embolsada para sofocar las llamas no dieron el efecto deseado. El helicóptero encargado de transportar y tirar sobre el fuego el agua embolsada en envases biodegradables falló en todos sus intentos y tras varias pasadas sobre el incendio tuvo que retirarse. Al parecer, las balas de agua no salieron de la aeronave porque la trampilla que debía permitir su salida no se abrió.

Por otro lado, los 80 técnicos desplazados al lugar pudieron comprobar los nuevos avances en la lucha contra los incendios, como cápsulas extintoras que se descargan como aspersores cuando detectan fuego o innovadores sensores de campo capaces de predecir las condiciones futuras del fuego y la posible evolución de las llamas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *