Una voladura en una cantera de Cabrera pone en alerta al servicio de detección de terremotos de Portugal

El Instituto Português do Mar e da Atmosfera, que se encarga de vigilar la sismología y que tiene un sensor en la ciudad de Braganza, a escasos 50 kilómetros de Cabrera, alertó del temblor a las autoridades competentes

Localización del temblor ofrecida por el servicio portugués.

Localización del temblor ofrecida por el servicio portugués.

Este jueves 5 de mayo, una detonación en una cantera de Cabrera puso en alerta al servicio de detección de terremotos de Portugal. Este organismo del país vecino alertó de que un temblor de tierra de magnitud 2,1 de la escala Richter había tenido lugar a las 19:44 horas en un punto cercano a la localidad de Sigüeya. Las coordenadas que ofrece este servicio (42°22’12.0″N 6°40’12.0″W) arrojan que el movimiento sísmico o, en este caso, la detonación, se registró en un punto cercano a esta localidad del municipio de Benuza, que cuenta con varias explotaciones de pizarra en sus cercanías.

El movimiento sísmico detectado por el Instituto Português do Mar e da Atmosfera, que se encarga de vigilar la sismología y que tiene un sensor en la ciudad de Braganza, a escasos 50 kilómetros en línea recta de Cabrera, alertó del temblor a las autoridades competentes. Sin embargo, y como recoge el portal infobierzo.com, el Instituto Geográfico Nacional de España descartó que se debiera a un movimiento sísmico y atribuyó tal sacudida a una voladura en una de las canteras de Cabrera. Este organismo, que no ha recogido en su web este temblor, explicó a este medio que el movimiento detectado por los sensores portugueses está «relacionado con las voladuras que se producen en las canteras de la comarca y no con los movimientos sísmicos». Se da la circunstancia de que en las inmediaciones de Sigüeya se concentran varias canteras.

El valle donde se encuentra Sigueya y Lomba, en el que ha varias canteras.

El valle donde se encuentra Sigueya y Lomba, en el que hay varias canteras.

Tres temblores

Según la información que ofrece el servicio sísmico portugués en su página web, al temblor de las 19:44 horas del jueves le precedieron otros dos menos potentes a las 16:42 horas y a las 19:20 horas del mismo día, lo que ha llevado a pensar al IGN a que se trata de las voladuras o detonaciones controladas y autorizadas que se realizan con explosivos en las canteras cabreiresas.

Localización del temblor por las corrdenadas del servicio portugués. Here

Localización del temblor por las corrdenadas del servicio portugués. Here

Por ello, y después de los tres temblores registrados en Cabrera en 2015, o el más grave de los últimos años, el terremoto de Castrillo de 2006, cabe preguntarse cuánto de temblores tienen o cuánto de detonaciones. Tras la sucesión de movimientos sísmicos del pasado año, el geólogo valderiense Javier Fernández Lozano indicó que todos estos movimientos sísmicos vienen a demostrar que se trata de una «zona sísmica activa». Sin embargo, este doctor en Geología y profesor de la Universidad de Salamanca explicó que «la corteza terrestre acumula energías y bien por las voladuras de las canteras o por causas naturales se liberan en forma de terremotos», explicó este experto. «Habría que saber a cuál de los dos factores ser deben», aclaró en 2015. Solo un año más tarde, algunos de estos movimientos que registran los sismógrafos ya tienen su explicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *