Arquitectura tradicional y bioclimatica en Cabrera: Viviendas de nueva planta

Nueva vivienda en Iruela con buena estética tradicional

Nueva vivienda en Iruela con buena estética tradicional

Muchas veces parece que en Cabrera existe la necesidad de olvidar lo viejo porque recuerda penurias y mucho trabajo, sin embargo, si se analiza el entorno con ojo critico, no todo lo tradicional y antiguo es malo, sino que se puede aprender mucho de ello.


Pues en arquitectura pasa exactamente lo mismo. Es posible aprender de los materiales tradicionales y, con las nuevas tecnologías, implantarlos para una mejora mucho más eficiente de nuestras edificaciones y, estéticamente, mucho más cercana a la arquitectura tradicional cabreiresa.

Sin embargo esto no es así, y los primeros culpables son las administraciones, empeñadas en que por cada alcalde que pase, dejar su impronta en edificios de extrema fealdad y con un coste muy superior a lo necesario. Hablamos de edificios para museos y las propias casas consistoriales de Cabrera que lejos de dar ejemplo, nada tienen que ver con la arquitectura tradicional y bioclimática de la zona. Pero a ello se unen los constructores que buscan la sencillez de otros materiales fuera de nuestra comarca como por ejemplo el marmol para un verteaguas cuando siempre se hizo con pizarra. Además de consumir materiales que favorecen a la industria local, mejora la estética de las viviendas acordes al paisaje. ¿A alguien se le ocurriría colocar teja roja o gris en una cubierta de una nueva vivienda habiendo pizarra en nuestra comarca? Pues sí, y a muchos… y esta lucha sólo se consigue con una buena normativa que acote las formas y los materiales.

Edificios HorriblesA falta de esa normativa que algunos ayuntamientos cabreireses copiaron de otros municipios y que no sin profundizaron en el problema y sin particularizarla para nuestra comarca, nosotros aportamos unas recomendaciones para una nueva vivienda que se desarrollarán a lo largo de dos capítulos, el primero este que versará sobre la estructura, y el segundo y último de esta serie que tratará sobre las instalaciones interiores acordes al reglamento del código técnico de la edificación.

La nueva arquitectura residencial deberá hacerse inspirándose en las formas constructivas de la arquitectura popular cabreiresa, sin que se produzca una mera copia, a modo de recuerdo de esta arquitectura, como falsificación folklórica. Se trata de crear una casa actual que enlace con aquellas formas y donde se reconozca su modernidad, pero una modernidad integrada y que aporte la continuación evolutiva de la arquitectura popular local. Debemos seguir básicamente las mismas normas que para la restauración de una vivienda tradicional.

Debe evitarse la proliferación de viviendas unifamiliares aisladas, tipo chalets, que también comienzan a parecer en algunos lugares, y las posibles tiras de viviendas unifamiliares en hilera o en vivienda adosada, donde se repite sistemáticamente el mismo modelo, a modo de colmena repetitiva, que todavía hoy queda ausente en al comarca. El primer tipo debería realmente ajustarse a la tipología de vivienda aislada tradicional, que ofrece y conforma con su cuerpo principal el espacio público, mientras se preserva el espacio libre trasero como espacio de jardín y huerta libre. El segundo modelo en el hipotético caso de aparecer debería disponerse del mismo modo que las agrupaciones tradicionales, en pequeñas unidades o manzanas, donde la variedad parcelaria y la disposición diferenciada de cada vivienda le dota de variedad y complejidad, evitando ese tipo suburbano anodino que está teniendo un desarrollo amplio en multitud de lugares.

En todo caso la nueva arquitectura conservará la misma altura de la edificación de la agrupación de viviendas donde se construya y, si existen diferencias, ajustándola a las edificaciones a las que se adosa o las vecinas, debiendo acomodarse a la altura de las cornisas o aleros. Debería prohibirse alturas superiores a tres plantas, y si existe el tercer nivel lo debe ser en función del ajuste al relieve del terreno, no superando en los puntos más elevados las dos alturas, ni tampoco poder elevar la pendiente de la cubierta para convertir el espacio superior en habitable. Si existieran medianerías vistas deberán tener similar tratamiento a las fachadas, a fin de integrar adecuadamente la arquitectura, evitando los grandes planos ciegos encalados .

La cubierta se formará con losas de pizarra de tipo irregular, evitándose las de pizarra de corte industrial regular, material que se extenderá al remate de chimeneas y buhardillones. Estos últimos emplearán las modalidades tradicionales, tanto los elementos de carácter mínimo como los de mayor entidad dotados con cubierta a dos aguas y paredes laterales verticales, no permitiéndose los grandes buhardillones continuos que cambian completamente la pendiente del faldón. Debe excluirse en todo caso el fibrocemento, que tiene a menudo una presencia no deseable en la comarca, sustituyendo las antiguas cubiertas vegetales por la marca “Uralita”. Los aleros y cornisas dispondrán de organizaciones similares o paralelas a las tradicionales, siendo la solución más simple la de un perfil en fábrica lisa. Los buhardillones deberán disponerse con cubierta a dos aguas y de proporción vertical, no permitiéndose utilizar los de proporción horizontal y cubierta a un agua que abundan en las nuevas construcciones.

Vivienda en Quintanilla de Yuso sin ninguna estética cabreiresa

Vivienda en Quintanilla de Yuso sin ninguna estética cabreiresa

Las fachadas se parecerán a las tradicionales, dominando los muros de piedra ciegos sobre los huecos. Estos últimos tendrán proporciones verticales, pudiendo emplear solanas o balcones, con disposiciones derivadas de las tradicionales. Se evitará en las peanas de balcones las disposiciones con grosores de forjado, empleando soluciones ligeras de cerrajería, o pudiendo incorporar miradores verticales de proporciones verticales. Desde luego también se puede emplear composiciones equilibradas jugando con el contraste de zonas amplias acristaladas, pero esta utilización moderna ha de ser controlada adecuadamente para no resultar impactante con el resto de la arquitectura tradicional.

Se evitará en ellas fachadas de ladrillo visto, ni tampoco los chapados cerámicos o de piedra irregular. Se podía emplear fábricas revocadas, de piedra en forma de mampostería vista rejuntada con piezas de sillería de refuerzo en esquinazos, zócalo, incluso en formación de huecos. En las fábricas revocadas se seguirán los criterios de tratamiento y color recomendables en la rehabilitación.

Se emplearán preferentemente en los huecos de fachada carpinterías de madera, o imitación madera, que para su protección se recomienda se pinte, evitando los barnizados brillantes sobre la madera natural, que si se barniza habría de dotarse de un tintado que les dote de un color natural envejecido para evitar los tratamientos excesivamente brillantes de las carpinterías nuevas barnizadas. Se evitarán las carpinterías de aluminio anodizado y de pvc, así como aquellas otras que por sus tamaños y secciones sean excesivamente diferentes a las tradicionales de madera. Debería prestarse atención a las puertas evitando los modelos habituales de puertas castellanas prefabricadas por sus escasas y limitadas secciones y molduraciones. Se recomienda emplear soluciones entabladas o encasetonadas simplificadas si no se quieren reproducir los puros modelos tradicionales. Evitar las soluciones de persianas exteriores de aluminio y pvc, se recomienda para su obscurecimiento el empleo de contraventanas interiores de madera, o en todo caso exteriores y en los balcones volados, los fraileros móviles de madera.

Vivienda en Truchillas perfectamente construida según la características cabreiresas

Vivienda en Truchillas perfectamente construida según la características cabreiresas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *