Xuegos Tradicionales III: La Cocha

imageEsti xuegu yiera desenvueltu fundamentalmente no intre de tiempu no que que s’iba a la veceira cuno ganáu y nas oucasiones nas que la mocedá tenía oportunidá d’axuntase, pus onque nun esiste un númaru fixu de participantes pierde competitividá cun menos de cuatru.

Cuna navaya, cada participante fai un buracu no suelu pa que seya lo fondu y anchu necesariu pur que pueda soportar tiesu’l sou palu (caña de piornu ou outra madeira, cun una combadura llixeira, similar al stick d’hockey). Cada unu d’estos buracos está separáu pur unos 2,5 ou 3 metros d’outru central, peru ésti cun un diámetru que na midida d’aqueilla época yiera “l’anchu d’una gorra”.

Utilizando cualquiera de los mueitos sistemas pa facer el sortéu, escuéyese d’entre todos quién va a mano, pulo qu’esisten tantos buracos cumo xugadores menos unu. La distancia de la mano al buracu central establezse de común alcuerdu. El xugador agraciáu (el cocheiru) ponse na mano -entre 5 y 6 metros- provistu del sou palu y una cepa; la sua misión consiste en llanzar la bola y intentar metela no buracu grande, peru los que forman el círculu van tratare, antias de que caiga al suelu, de sacala violentamente lo más lluenxe posible, dándo-ye un buen estacazu, cuno qu’el que sacóu va dase una soberana caminada pa recuperala. En casu de que naide llogre espulsala y efectivamente caiga dientro del buracu, esti xugador nun entra no siguiente sortéu pur qu’outru saque de nuevu.

image

Se la cepa nun entra, nin tampouco yía golpiada pur naide, tien de quedar no suelu sin que la puedan tocar los componentes del círculu, permaneciendo cada unu cuno sou palu taponando los buracos desde l’intre que la cepa toca la yerba, y hasta qu’el desafortunáu tirador s’achega pa comprobar cun plasmu, que nun yía precisamente al golf a lo que s’está xugándo nesti campu, yá que no intre que toca la pelota de madeira, una nube de palos descarga con toda la furia sobre eilla (y dacuando sobre los sous cadriles) nun deixando que siga la trayectoria contra la fuesa meta, pero nun queda la sua misión fracasada pur eillo, pus, se mientras los xugadores del círculu tratan d’enzancar la xugada de metela no buracu, el tirador llogra meter el sou palu en dalgún buracu, el propietariu del mirmu yía’l que tien de dir a tirare, siguiendo nuevamente la competición.

Nun yía difícil alvertir que, amén del valor necesariu p’aguantar los emburriones na lluita pur gulpiar la nou tan redonda cepa, la práctica d’esti xuegu -del que descuñecemos la procedencia de tan mal denomináu nome pa definir esti preciáu “mata tiempos”- tien incluyíos tamién, outros qu’actualmente se practican pur separáu, lo que demuestra las cualidades d’aqueillos embravecíos “profesionales” sin cremas, masaxes, nin cheques de nueve cifras pur llevar un nome al llombu, y xugar, al mirmu tiempu nuna sola partida, a la rana, beisbol, golf, hockey y esgrima. Esisten versiones d’esti xuegu no qu’aproveitaban el llanzamientu de la bola pa facer los buracos del sou oponente más grandones.

Atopamos tamién el mirmu xuegu pa la zona de Castiella chamáu cumo Gurria, y cumo “A porca” en Galicia.

A porca yía un xuegu de Galicia parecíu al golf que se practicaba nos curtios días d’enviernu pa calecer el cuerpu faciendo exerciciu. A esta diversión de palos, bolas y buracos chámase “A porca” y según los entendíos, tenía cousas bien asemeyadas al actual hockey, sobremaneira’l xeitu d’emprear las ferramientas. Cuno tiempu foise perdiendo, peru la tradición popular recuerda ditos parecíos a esti: “Couto o meu nicho, Con chave de ferro, O que a el vaia, Bótalle un berro”.

image

Foi un xuegu de mozos, teniendo en cuenta que yieran bravos y atrevíos, que pur tratase d’una diversión de contactu acababa casi siempre siendo violentu. Tamién cuntaba cun importantes variaciones según na zona na que se xugara.

El material necesario consiste nún palu cuna mirma función que los de golf, esto yía, pa da-ye a la bola. A esti enriedu chamábase-ye “cacheira”, que va tiempu se facía de codesu ou d’urz. El mirmu precisaba d’un mazaricu n’unu de los sous estremos. Al pía d’un palu había que disponer d’una bola, “A porca”, feita cun un cachu de madeira dura pa evitar que pulos golpes se rumpiera.

La finalidá del xuegu yía meter la bola no buracu del “porqueiro central”, que tien de dirixir el xuegu. Ésti llanza “a porca” al aire y tien de mirar se cai no sou buracu. Cuando esto asocede, no intre tien que gritare: “¡Hai tueros!”. Nestoncias nesi puntu tódolos demás xugadores tienen d’intercambiar los sous nichos. Se nesi intre’l porteiru llogra meter el sou mazaricu n’unu de los nichos de los sous contrincantes, pasa a ocupar esi puestu, entre que l’outru va pasar a ser porqueiro.

Cuando “a porca” caye fora del nichu central (ou curral), el porqueiro va tratar d’introducila en cualquier outru nichu. Nesti casu tamién va intentar intercambiar el sou puestu cuno dueñu del nichu en cuestión.
Cuando dalguién consigue meter “a porca” no nichu del porqueiro, esti va dicir de nuevu: “¡dalle á porca de novo e muda!”. Nestoncias de nuevu produciríase la ruxideira y una vuelta más, el porqueiro tendrá d’aproveitar pa facese dueñu d’un nichu.
N’outras variantes d’esti xuegu, tras un partíu de dous tiempos (15 minutos cada unu), gana’l xugador que meta más veces “a porca” no buracu del porqueiro.

Precísase d’un espaciu abiertu y abondo ampliu pul námeru de xugadores qu’intervienen y, más bien, pul xuegu en sí. Las partidas yieran de normal no monte. Cada xugador tenía qu’apicar un buracu no suelu (nichu), poniéndose’l conxuntu d’eillos alredor d’un buracu central mueito más grande, defendíu pur outru xugadore.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *