Xuegos tradicionales V: Las Tabas

Las Tabas

Una taba nun yíe más qu’un astrágalu, yíe dicire, un güesín de las patas de las ouveyas, curdeiros y carneiros, que desde fa miles d’años s’empregóu pa xugare

Las escavaciones arqueolóxicas apurrieron numarosos testimonios de tabas esgastadas pur un usu continuu; tamién nuna escultura griega conservada no Muséu de Berlín puede vese a una muyier xugando cun tabas. Y yíe que, según parez, hasta la invención de los dados, fabricaos de marfil ou d’outru material, las tabas, que tamién tienen seis caras y todas distintas, yieran empregadas en todu tipu de xuegos, incluyíos los d’azar.

Hasta fai nou mueitos años las tabas foron probablemente’l xuegu más practicáu pulas rapazas, especialmente, nos llargos días del outoñu y l’enviernu.
Tódalas rapazas tenían la sua piqueiña colección de tabas que diban consiguiendo poucu a poucu, cada vez qu’en casa se cumía un curdeiru ou una ouveya. N’oucasiones había auténticas reñas entre hermanas pur consiguir el preciáu güesín, al que, una vez estrayida la xixa, había que llimpiar y curare. Cuntan qu’antias punían la taba cerca d’un formigueiru pur que las formigas cumieran tódolos restos y quedara una taba perfecta. Tamién sabemos qu’outras veces teñían las tabas cun anilina ou outra sustancia p’ameyorar el sou aspectu.

La taba tien cuatro posiciones distintas, cadaguna d’eillas tien un ñome distintu. En cada llugar esas posiciones reciben ñomes distintos. Onque n’outros llugares se xuega cun cinco tabas y hai xeitos bien distintos de facelo. De normal xugábase cun doce tabas y una “pita” (una piedrina qu’en dalgunos llugares chaman “pitón” ou “pitona”). Trátase d’un xuegu que solía practicase en cualesquier llugar chanu, xeneralmente nas puertas las casas, a l’abrigada, pero tamién no interior, cunas participantes de rodiellas ou sentadas no suelu.
Pa principiar cuéyense las doce tabas entre dambas manos y llánzanse. Al cayer al suelu van facelo cadaguna d’un llau y asina encomienza’l xuegu. Tírase la pita al aire y antias de recoyela, sin deixar que cayera al suelu, coyíase una taba del suelu y tamién la pita. Cumo yieran 12 tabas, había que tomar 3 en cadaguna de las posiciones señaladas y n’orden; en casu de que nun houbiera trés nuna determinada postura, facíase un llanzamientu pa dala la vuelta, coyiéndola no siguiente.
Cuando la pita cayía al suelu perdíase la vez y xugaba la siguiente rapaza. Tamién se perdía la vez cuando nun se recoyía nenguna taba ou ésta nun yiera de la posición correspondiente. Ganaba aqueilla participante que llograba recoyer las 12 tabas, dalgu que yiera muei dificultosu.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *